23 sep 2020

Ir a contenido

LA PANDEMIA EN CATALUNYA

Salut alerta del alto número de personas que rechazan el test PCR

La 'conselleria' encuentra negativas a los cribados masivos y a seguir las cuarentenas obligatorias

El Govern considera estabilizados los rebrotes en Catalunya

Carmen Jané

Josep Maria Argimon, secretario de Salut Pública de Catalunya, este martes.

Josep Maria Argimon, secretario de Salut Pública de Catalunya, este martes. / ACN / GERARD ARTIGAS

Las pruebas de cribado masivo de covid-19 que está realizando la Conselleria de Salut en diferentes poblaciones de Catalunya se están encontrando con un alto número de personas que se resisten a hacerse la prueba PCR o que se niegan a seguir la cuarentena obligatoria si son contactos de un positivo. Así lo explicaba este martes el secretario de Salut Pública, Josep Maria Argimon, que reclamaba a las administraciones locales "complicidad" para atender a estos casos, muchos de los cuales están provocados por la incertidumbre laboral o económica si dejan de trabajar y deben confinarse en casa obligatoriamente durante 14 días si han tenido contacto de riesgo (sin mascarilla y a menos de dos metros durante más de 15 minutos) con un positivo. 

Los casos de rechazo se han dado sobre todo en los cribados puerta a puerta, como los que se han realizado en algunas zonas de Ripollet, pero también ante los rastreadores de Salut cuando llaman a los contactos estrechos de una persona que haya dado positivo. En Ripollet, por ejemplo, de 193 personas rastreadas, unas 45 se negaron a ella. Es por eso que Salut instaba a las administraciones a proporcionar confianza a estas personas. "No podemos obligarles a hacerse las pruebas o a seguir las cuarentenas porque no podemos poner un policía detrás de cada uno. Optamos por la persuasión", afirmaba Argimon, que llamaba también a los empresarios a ser comprensivos con estas situaciones. "Una cuarentena está cubierta por la baja laboral, pero hay situaciones de precariedad laboral que han de ser atendidas, y eso ya no es competencia de Salut", señalaba.

Otra situación es la de aquellos que directamente rechazan la prueba porque no creen en la gravedad de la enfermedad. "Si a estas alturas no lo entienden, ya no sé", afirmaba impotente Jacobo Mendioroz, director de la unidad de seguimiento y responsable de los datos. 

En una rueda de prensa en la que los responsables técnicos de la gestión del covid-19 en Catalunya querían exhibir la estabilización del número de nuevos contagios tras los últimos rebrotes, Salut ha evidenciado que hay sobre un 1,6% (1,58% exactamente) de la población catalana que resulta ser portadora asintomática, y que por tanto puede contagiar aunque no presente síntomas de covid-19. "Es gente que igual tendrá síntomas más adelante o no los tendrá pero que puede diseminar la enfermedad", señala el secretario de Salut Pública. "Y son muchos asintomáticos". 

Asintomáticos indetectables

Este porcentaje del 1,6% es el que ha resultado como positivos entre las personas que se han sometido a los cribados masivos supuestamente entre población sana en poblaciones del Vallès como Granollers, Terrassa, Sabadell y Ripollet. Las cifras, sin embargo, van desde el 0,81% descubierto en el centro de Ripollet, al 4,3% que se ha revelado en alguno de sus barrios. O el 0,93% de positivos que han aflorado en Terrassa o el 1,8% en Sabadell. Son personas, señalan en Salut, que no irían al médico a pedir una prueba porque no presentan síntomas aparentes de covid-19, pero que contagian.

Este porcentaje de asintomáticos indetectables hace que Salut haya desplegado una estrategia para continuar los rastreos masivos con PCR en otras poblaciones, porque, como recuerda Mendioroz, "a veces unos contactos te llevan a buscar en otro sitio". Este lunes comenzaron también Vilafranca del Penedès y Santa Coloma de Gramanet y este próximo jueves se anunciarán dos nuevas localidades. Ampliar la capacidad "sería deseable", según Argimon, que reconoció que la presión asistencial sobre la atención primaria y la falta de manos ha obligado a Salut a recurrir a proveedores privados como la Corporació Sanitària Parc Taulí, la Mútua de Terrassa o la oenegé Open Arms, para recoger las muestras. 

No poder llegar a cero en septiembre

Argimon reclamaba lo que llamó "una nueva PCR: proactividad, complicidad y responsabilidad" para no extender la enfermedad y lograr doblar la curva, que tienen claro que no va a llegar a cero en septiembre, cuando los habitantes del área metropolitana que están en sus segundas residencias, además, regresen a sus hogares y la densidad de población aumente en la calle. 

La newsletter del director

Recibe en tu correo el análisis de la jornada de la mano del director de elPeriódico.com, Albert Sáez. 

Suscríbete

En esta franja de estabilización, sin embargo, hay diferencias. En Lleida aún mantienen niveles de contagios de 180 personas por semana, aunque venían de casi el doble a mediados de julio. En Barcelona ciudad, la curva de descenso es menor, aunque está sobre los 80 casos semanales, con una población mucho mayor. En el área metropolitana sur descienden los casos y ya están por debajo del centenar mientras que en el área metropolitana norte el descenso es menor y la curva es casi plana en torno a los 73 casos semanales. 

Nuevo protocolo

Todo el conocimiento adquirido sobre el covid-19 en estos meses de pandemia ha llevado también a la Generalitat a establecer un nuevo protocolo de atención que está a disposición en la web de Salut. En él se establece, por ejemplo, que no es necesaria una PCR negativa para dar el alta médica y reincorporarse al trabajo excepto si se es personal sanitario, de residencias o mosso d'esquadra. También se establece que pasados 14 días del inicio de síntomas no se es contagioso y por tanto se puede dar el alta médica tras 10 días desde la prueba más tres días sin fiebre. Todos los contactos próximos a un positivo, aunque den negativo en su prueba PCR, han de mantener también la cuarentena de dos semanas. Estas normas son, según Argimon, "muy semejantes a las de otros países".