Ir a contenido

TRATAMIENTO

Desarrollado un nuevo fármaco, probado en ratones, contra el cáncer de pulmón

Investigadores descubren cómo atacar a Myc, un gen clave en el desarrollo de la mayoría de tumores

El ensayo clínico en humanos comenzará a partir del 2020

El Periódico

La doctora Marie-Eve Beaulieu (izquierda) y Laura Soucek (derecha).

La doctora Marie-Eve Beaulieu (izquierda) y Laura Soucek (derecha). / VHIO

Investigadores del Vall d'Hebron Institute of Oncology (VHIO) han logrado desarrollar un nuevo tratamiento, que se ha probado con éxito en ratones y que esperan probar en fase de ensayo clínico en humanos en el 2020, para inhibir un gen que causa, entre otros, el cáncer de pulmón más agresivo. En España se detectan 28.645 nuevos casos de cáncer de pulmón cada año y este es el tipo de cáncer más frecuente en el mundo.

Ahora, el equipo liderado por Laura Soucek, investigadora del Grupo de Modelización de Terapias Anti-Tumorales en Ratón del VHIO y cofundadora y directora ejecutiva de Peptomyc SL, han hallado una nueva manera de atacar a Myc, un gen clave en el desarrollo de la mayoría de tumores.

Soucek ha recordado que comenzó a desarrollar su idea de inhibir a Myc, hace 20 años, y para ello diseñó Omomyc, un transgén que inhibía esta proteína sin generar efectos adversos y que ahora ha conseguido convertir en un fármaco administrable.

Según publica hoy la revista 'Science Transational Medicine', en un artículo cuya primera autora es Marie-Eve Beaulieu, anteriormente investigadora en el grupo de Soucek y ahora directora científica de Peptomyc SL, han demostrado que Omomyc puede usarse como terapia anti-Myc contra el cáncer de pulmón no microcítico, el subtipo más agresivo y mortal en mujeres y hombres.

El cáncer de pulmón no microcítico (o cáncer de pulmón de células no pequeñas) representa del 80% al 85% de cánceres de pulmón. Los tres tipos principales de cáncer de pulmón no microcíticos son el adenocarcinoma, el carcinoma de células escamosas y el carcinoma de células grandes.

Intranasal o intravenoso

Soucek y su equipo han conseguido producir Omomyc como miniproteína y administrarlo como fármaco antitumoral en modelos de ratón con cáncer de pulmón no microcítico.  Según Soucek, "la administración de Omomyc por vía intranasal se tolera bien, reduce el grado tumoral y bloquea su crecimiento, además de que también puede ser administrado por vía sanguínea".

"En este estudio demostramos que Omomyc puede ser administrado por vía intravenosa sin producir efectos secundarios en el ratón e impidiendo el crecimiento tumoral, hecho que nos permite extender esta nueva terapia para tratar otros tipos de cáncer y sus metástasis", según Soucek.

La importancia del gen Myc en el desarrollo de cáncer es conocida desde hace tiempo, ya que es un factor de transcripción implicado en múltiples procesos biológicos esenciales para el desarrollo del cáncer: interviene en la proliferación y división celular, en el metabolismo y en la regulación de la respuesta inmunitaria.

Atacar las células cancerígenas

Así, según Soucek, inhibir Myc tiene el potencial de atacar las células cancerígenas a través de varios mecanismos: primero bloquea la proliferación celular y limita que el tumor crezca, luego impide que actúe en el metabolismo de la glucosa, lípidos y formación de nuevas estructuras de la célula, afectando así al crecimiento y supervivencia celular, y por último facilita que las células tumorales sean detectadas y atacadas por el sistema inmunitario. Actualmente no existe ningún inhibidor de Myc disponible para tratar el cáncer en la práctica clínica.

"Los beneficios de inhibir Myc eran conocidos, pero faltaba la herramienta precisa. Ahora hemos demostrado que Omomyc, en su nueva forma de miniproteína, tiene capacidad para penetrar hasta el núcleo e inhibir Myc para bloquear la progresión del tumor", ha precisado Marie-Eve Beaulieu.

El estudio también ha combinado la administración de Omomyc con paclitaxel (terapia estándar para tratar el cáncer de pulmón), sin efectos secundarios añadidos ni interacciones farmacológicas, con mayor bloqueo del crecimiento tumoral respecto a las dos terapias individuales y prolongando la supervivencia de los ratones.

Líneas de investigación

Según Soucek, el fármaco también tiene la capacidad de reclutar células del sistema inmunitario en el foco tumoral. Este efecto sobre el sistema inmunitario, según la investigadora, abre nuevas líneas de investigación combinando este inhibidor de Myc con la inmunoterapia, una estrategia terapéutica novedosa que está demostrando un gran potencial en diferentes tumores.

"Después de validar la eficacia de este nuevo fármaco para tratar tumores de pulmón en modelos preclínicos, estamos ahora escalando la producción y la purificación de la miniproteína a nivel industrial para tratar a pacientes reclutados para futuros estudios clínicos", ha concluido Beaulieu. Si no hay ningún contratiempo, está previsto que los estudios clínicos empiecen en el año 2020.

El presente estudio ha sido posible gracias a ayudas como la del Worldwide Cancer Research (WCR/AICR), una beca de consolidación del European Research Council (ERC), una beca FIS del Instituto de Salud Carlos III, la Fundación BBVA y la Fundación FERO entre otras.