Salut y las enfermeras sientan las bases para un decreto catalán de prescripción

El preacuerdo establece que no se debe exigir "ninguna acreditación adicional" para dispensar fármacos sin receta

Servicio de urgencias del Hospital Clínic de Barcelona.

Servicio de urgencias del Hospital Clínic de Barcelona. / DANNY CAMINAL

Se lee en minutos

El departamento de Salut y el Consejo de Colegios de Enfermeras de Catalunya han llegado a un preacuerdo sobre las bases de un futuro decreto catalán de indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios por parte de las enfermeras.

El 'conseller' de Salut, Antoni Comín, que ha presentado este jueves el preacuerdo en la comisión de Salut del Parlament, ha asegurado que es urgente contar con una norma que regule el modelo catalán de prescripción para paliar la situación de inseguridad jurídica en que se encuentran las enfermeras en Catalunya desde que, en diciembre, se publicó el real decreto que regula la prescripción de medicamentos y productos sanitarios en España.

ACREDITACIÓN

La normativa estatal establece que las enfermeras podrán indicar y autorizar medicamentos no sujetos a prescripción médica y fármacos sujetos a receta médica (en este caso bajo tutela médica) si cuentan con una acreditación emitida por las autoridades sanitarias.

Discrepancia de los médicos

Aunque esperan a conocer el texto pactado antes de posicionarse, y a pesar de que tienen voluntad “de llegar a un acuerdo”, los médicos ya han sacado a la luz algunas discrepancias. Jaume Padrós, presidente del Consell de Col·legis de Metges, considera que no basta con la titulación y que sí es necesario que las enfermeras obtengan una acreditación para poder indicar fármacos sin prescripción médica. “Las enfermeras han sido formadas en el ámbito de la farmacología, pero no en el de la indicación y recomendación de fármacos”, porque hasta ahora no formaba parte de sus funciones, apunta. Un conocimiento que han incorporado las profesionales en activo mediante la formación continuada. “Acreditemos esos conocimientos y esta habilitación que han conseguido, a través de un sistema ágil que no sea restrictivo”, insiste.

Comín ha precisado que el preacuerdo con el Consejo de Enfermeras establece que no se debe exigir "ninguna acreditación adicional" al hecho de estar graduado para poder dispensar aquellos fármacos que no estén sujetos a prescripción médica.

Respecto a la capacidad de indicar la dispensación de medicamentos sujetos a prescripción médica, el futuro decreto establecerá tres criterios y la autorizará en los ámbitos en los que se reconozca la interacción de actuaciones entre médicos y enfermeros, que sí estará sujeta a la obtención de una acreditación, y también en los casos que esté vinculada a protocolos o guías de práctica clínica.

PRESCRIPCIÓN COLABORATIVA

En relación a la prescripción colaborativa -la que se produce entre médicos y enfermeras-, propone la indicación y uso de tratamientos sujetos a prescripción médica pero mediante los "protocolos y guías asistenciales" que, de hecho, ya existen en Catalunya.

En este sentido "aclara" por qué la identificación de estos protocolos sobre el trabajo de las enfermeras la debe realizar el médico, puesto que es el profesional que normativamente tiene la competencia para hacerlo.

El 'conseller' cree que hay que ajustar el real decreto "a la praxis asistencial" del colectivo enfermero en el sistema sanitario catalán para que no amenace ni la seguridad clínica de los pacientes, ni el sistema asistencial catalán y su calidad.

En la presentación del preacuerdo, el 'conseller' aseguró que, aunque la Generalitat está en desacuerdo con el real decreto y haya recurrido alguno de sus artículos, el futuro decreto catalán se hará "sin vulnerar en ningún caso” esa normativa, sino “interpretándola de manera que no vulnere la dignidad profesional de los enfermeros y enfermeras".

AVAL DEL PARLAMENT

Te puede interesar

La mayoría de los grupos en el Parlament han avalado este jueves, con matices, que se impulse una normativa catalana en este ámbito. El grupo más crítico ha sido el PP, que ha advertido de que el texto legal puede convertirse en “carne de Constitucional”, porque no es normal que las competencias de un colectivo profesional cambien en función de la comunidad autónoma en la que trabajan.

La comisión de Salut también ha aprobado una propuesta de resolución que insta al Govern a crear una normativa catalana reguladora de la actividad profesional de la enfermería (la propuesta de resolución, del PSC, había sido presentada antes de que Comín anunciara el preacuerdo con las enfermeras) y ha solicitado al Ejecutivo central que derogue el real decreto aprobado en diciembre.