Ir a contenido

SITUACIÓN DE LA EPIDEMIA

La OMS se propone acabar con la infección del VIH antes del 2030

Diagnóstico masivo y tratamiento para un 90% de afectados son objetivos prioritarios

El sida acabó con la vida de 1,2 millones de personas en el 2014

Àngels Gallardo

La Casa Batlló iluminada de rojo con motivo del Día Internacional del Sida.

La Casa Batlló iluminada de rojo con motivo del Día Internacional del Sida. / ALVARO MONGE

Sin objetivos ambiciosos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no podría existir, ya que gracias a sus vistosas pretensiones consigue mantener la atención de gobernantes, activistas sanitarios y científicos. Esto explica que el organismo de Naciones Unidas vinculado a la OMS, ONUSIDA, esté difundiendo esta semana el optimista mensaje de que 'vamos hacia el cero' en la epidemia del sida, y de que ese objetivo se habrá alcanzado en el 2030. Antes, en el 2020, los países afectados, es decir, todo el mundo, deberían estar en disposición de diagnosticar al 90% de la población infectada por el VIH, así como de ofrecer tratamiento antirretroviral a ese 90% de diagnosticados.

Con ello, añade el plan de ONUSIDA, se podría mantener en límites indetectables la carga viral de ese 90% de afectados, es decir, la epidemia habría entrado en una fase de apreciable control. Diez años después, en el 2030, esas proporciones habrían alcanzado al 95% de los infectados, con lo que el aspirado fin estaría francamente próximo.

MECENAZGOS

La magnitud de la epidemia habría quedado así notablemente mermada, en comparación con sus cifras actuales. La inyección presupuestaria aportada en el último decenio por organismos humanitarios y mecenazgos como el de la Fundación Bill & Melinda Gates han reducido las cargas del sida, en especial, en África, pero es indudable que la epidemia sigue siendo devastadora en aquel continente.

El virus del sida causó la muerte de 1,2 millones de personas en el 2014, año en que más de dos millones de individuos se iniciaron en la infección. En el mundo, son portadores del VIH 37 millones de personas en la actualidad, de las que 15,8 millones reciben tratamiento. El coste de las terapias, fármacos que el sistema sanitario público de Catalunya, al igual que el del resto de España, financian en su totalidad, es un freno incuestionable para la mayoría de países donde la epidemia es endémica.

VALOR ECONÓMICO

Tratar a un infectado por el VIH supone para el Servei Català de la Salut (CatSalut) un coste anual de 8.500 euros, aproximadamente, si el paciente no sufre infecciones o enfermedades concomitantes. Esa cifra, informa Salut, supera los 16.000 euros anuales si el enfermo ha descubierto que sufre el sida cuando su sistema inmunitario le ha advertido de ello causándole una tuberculosis, un cáncer o una toxoplasmosis cerebral, dolencias no raras cuando el VIH ha permanecido tres o cuatro años en el organismo sin ser acotado por ninguna medicación.

El objetivo de la OMS -reducir a niveles ínfimos la expansión de la epidemia- es visto por los investigadores como menos utópico que eliminar al VIH una vez ha infectado a una persona. Ambas pretensiones, no obstante, exigen unas circunstancias geopolíticassanitarias y económicas que están muy lejos de ser una realidad en dos tercios del planeta. Algunos objetivos ya se han cumplido en numerosos países, como es el de ofrecer fármacos antirretrovirales a las mujeres embarazadas que sufre la infección del VIH. Un 78% de ellas, en todo el mundo, acceden a esa medicación, indica la OMS.     

           

Temas: OMS Sida