21 feb 2020

Ir a contenido

El acusado de violar a una menor tutelada en Sabadell asegura que no pasó nada

La presunta víctima no se ha presentado al juicio y la fiscalía pide diez años de cárcel

ACN

El acusado de violar a una chica tutelada en Sabadell declarando en la Sección 8ª de la Audiencia Provincial de Barcelona.

El acusado de violar a una chica tutelada en Sabadell declarando en la Sección 8ª de la Audiencia Provincial de Barcelona. / ACN

El acusado de violar a una menor tutelada el 14 de marzo de 2018 en Sabadell asegura que no abusó de la chica. La presunta víctima, que no se ha presentado al juicio, declaró que el chico la inmovilizó en uso de la fuerza, le sacó bruscamente la ropa y la violó a pesar de su oposición.

En la Sala 8 de la Audiencia provincial de Barcelona el acusado ha explicado que la chica "no se enfadó" durante todo el tiempo que estuvieron en su piso, que la llevó en brazos a su habitación mientras ella "reía" y "decía que nadie la había cogido nunca como una reina", que durmieron "cada uno a un rincón" y la mañana siguiente se despidieron con "dos besos".

La médica atendió a la chica dos días después no observó "ninguna lesión" pero la médica forense determinó después de hablar con la doctora que la violación era "posible". La fiscalía pide 10 años de cárcel y la defensa la absolución por falta de pruebas.

La amiga tampoco ha asistido al jucio

El acusado, que en el momento de los hechos tenía 20 años, conoció la chica casualmente un día que ella le pidió un cigarro, y después de conversar ella le dio el usuario de Facebook para seguir conversando. Según su versión, fue por este canal que quedaron que se encontrarían en Cerdanyola por la noche para ir a Sabadell en tren. Después de trabajar, el chico pasó por su casa para cambiarse y cuando la fue a buscar se sorprendió que estuviera con una amiga, una chica de 15 años también tutelada.

Se dirigieron a un piso que según explicó el acusado consta de un comedor pequeño y dos habitaciones, con paredes muy finas, donde también vivía otro chico. Ha explicado que hizo la cena y después lo invitaron a fumar “porros” aunque ha asegurado que él habitualmente no fuma y en cambio las chicas sí. Se durmieron en el sofá y una hora después, alrededor de las dos de la madrugada, él cogió a la presunta víctima en brazos para llevarla a la habitación para dormir. Indicó que "en ningún momento" la chica se enfadó. Se durmieron y el día después a las ocho de la mañana se despidieron y él fue a trabajar.

Si bien la presunta víctima no se ha presentado al juicio, en la fase de instrucción explicó que aprovechando su afectación por el previo consumo y pese a su negativa el chico la llevó a su dormitorio, donde cerró la puerta, la puso en la cama y utilizando la fuerza para contrarrestar su oposición a la relación la violó. Según su versión, el chico le sacó bruscamente la ropa aunque ella en todo momento pedía que la dejara. Después habría quedado llorando por lo que había pasado. Su amiga, la chica de 15 años que también fue al piso, tampoco ha asistido al juicio que ha tenido lugar en la Sección 8ª de la Audiencia provincial de Barcelona.

Que se tomara la ‘pastilla del día después’

Dos días después de los hechos la chica presentó una denuncia y se hizo un examen médico. El agente de los Mossos que la atendió indicó que le mostró una conversación de Whats App donde el chico le pedía que se tomara la 'pastilla del día después'. Si bien el agente ha indicado que la vinculación del número de teléfono con el acusado se hizo a través de los datos de la ficha policial, el acusado ha negado tener ese número de teléfono. El agente añadió que el chico compareció voluntariamente y que el seguimiento del caso no lo ha hecho él. La doctora que hizo el examen médico a la menor indicó que no observó "ninguna lesión" que indicara abusos. Por su parte, la médico forense que habló con la doctora y que no vio la presunta víctima dijo que era "posible" que hubiera sido violada.

La fiscalía pide una pena de diez años de prisión por un delito de violación. También reclama la prohibición de acercarse a la víctima durante cinco años y cinco años de libertad vigilada. La fiscal ha expuesto que la chica se negó repetidamente a mantener relaciones y que por tanto lo que pasó es "un acto sexual no consentido". La fiscal ha defendido que no es necesario que haya lesiones porque la violación se produjera.

La defensa reclama sentencia absolutoria

Por su parte, la defensa ha reclamado una sentencia absolutoria al considerar que no se llevó a cabo "ninguna actividad sexual". La abogada ha expuesto que la palabra de la chica "no debe ser suficiente" en un caso en el que "no hay ninguna prueba" y ha pedido que se tenga en cuenta que la chica "consiguió acceder a la 'pastilla del día después' después de hacer la denuncia".

Lamentó que no se hicieron volcados del contenido de los teléfonos ni registros del piso y que la chica de 15 años que pasó la noche en el piso habría dicho que no vio ni sintió nada. También ha criticado que no se hayan abierto más diligencias.

Más noticias de Sabadell en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA