01 abr 2020

Ir a contenido

un tiempo para "redefinirse"

La promotora del vertedero de Rubí pide al Ayuntamiento la suspensión de temporal de la tramitación del proyecto

La empresa reclama más tiempo al consistorio para "definir la fórmula más idónea" con la que aportar un estudio sobre el impacto medioambiental requerido por la Junta de Gobierno Local

El Periódico

Fachada del Ayuntamiento de Rubí.

Fachada del Ayuntamiento de Rubí. / ayuntamiento de rubí

La mercantil promotora del vertedero de Can Balasc, AJK Inversiones Cantábricas y Portuarias SL, ha presentado en el Ayuntamiento de Rubí un escrito solicitando la suspensión temporal de la tramitación del Proyecto de Actuaciones Específicas (PAE). 

El motivo que alega para pedir la suspensión es la necesidad de definir con el Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya la fórmula más idónea para dar cumplimiento al requerimiento contenido en el acuerdo de la Junta de Gobierno Local municipal de 21 de noviembre de 2019.

Y es que, en la citada Junta de Gobierno Local, se requirió a la mercantil AJK Inversiones Cantábricas y Portuarias SL que, previamente a la resolución del Ayuntamiento de Rubí sobre el PAE que se está tramitando, la empresa aportara un estudio de impacto ambiental en el seno de este PAE, o bien acreditara que lo había inrcorporado al expediente de adecuación que se tramita en la Direcció General de Qualitat Ambiental i Canvi Climàtic del Departament de Territori i Sostenibilitat.

En contra del vertedero

El pasado viernes 14 de febrero, más de 2.000 personas se manifestaron en contra de la apertura del vertedero de Can Balasc, en la localidad rubinense.

Los vecinos aseguran que el proyecto inicial que la compañía propuso en 1994 "ha cambiado sustancialmente" porque "el depósito de residuos procedentes de la construcción que se quería hacer se ha convertido en un vertedero de materiales no peligrosos". Y alertan que las viviendas se encuentran demasiado cerca y recuerdan que también hay una escuela en esta zona.

Después de que la Direcció General de Qualitat de l'Aire i el Canvi Climàtic de la Generalitat desestimara la mayoría de las alegaciones que el Ayuntamiento y la plataforma  Rubí Sense Abocadors habían presentado, el único requisito que queda para que el vertedero empiece a funcionar es que el consistorio dé luz verde al Plan de Actuación Específica (PAE) y a la licencia urbanística, así como la necesidad de disponer de una Declaración de Impacto Medioambiental.

Ahora, este trámite se encuentra parado, pendiente de un informe de la Oficina de Gestión Ambiental del Departament de Territori.

Más noticias de Rubí en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA