La generación 8k llega a los televisores

Todavía estamos cambiando nuestros televisores por los nuevos 4k y ya están aquí los 8k. Esto significa que vamos a dar un gran salto en la definición y la calidad de imagen. Los televisores 4k tienen 3.840 x 2.160 píxeles, lo que supone más de 8 millones de píxeles, y la tecnología 8k nos ofrece una pantalla con 7.680 x 4.320 píxeles, es decir, más de 33 millones de píxeles. Pero no es solo eso, el número de fotogramas o imágenes por segundo se duplica de uno a otro por lo que el movimiento que apreciamos es más natural. Con la tecnología 8k el espectador se sumerge en un mundo de realismo inimaginable, ya sea en una película, una retransmisión deportiva o en un videojuego. Samsung y LG encabezan el mercado con modelos cuyo precio va de los algo menos de 6.000 hasta los 15.000 €. Otras compañías tienen previsto dar el salto a la nueva dimensión 8k en los próximos meses.

Los auriculares de traducción simultánea ya están aquí

Viajar por todo el mundo resultará mucho más sencillo cuando todos seamos capaces de entender cualquier idioma. La torre de Babel se derrumba ante una utopía hecha realidad, porque ya están disponibles en el mercado varios auriculares dotados de inteligencia artificial que traducen de manera automática e instantánea.De momento lo hacen de forma un tanto básica, con imprecisiones y sin capta ni dobles sentidos, ni juegos de palabras u otras figuras idiomáticas, pero cada día nos sorprende con nuevas habilidades. Además importantes plataformas de contenidos trabajan en su desarrollo. Ya hay aparatos programados para traducir de múltiples idiomas y a precios que no superan los 200 euros. Los más recomendables son Google Pixel Buds, Bragi The Dash Pro o Travis Touch. Los dos primeros para 40 idiomas y el tercero para 105 idiomas, con pantalla táctil y carga inalámbrica.

 

Bienvenidos a la era de los teléfonos flexibles

En un hipotético museo del teléfono portátil podríamos ver desde los primeros zapatófonos, móviles del tamaño de un melón de buen tamaño, pasando por diminutos estilizados (fue una moda) con muy pocas funciones hasta la nueva joya de la corona: los teléfonos flexibles. Estos últimos todavía están en desarrollo, pero ya se han presentado algunos modelos. Primeras marcas como Xiomi o Samsung han dejado ver algunos avances de sus teléfonos flexibles aunque ha sido una compañía con poca implantación como Royole la que ha puesto a la venta su primera entrega con pantalla plegable. Su versión más básica sale por unos 1.300 euros y ha demostrado estar todavía un poco verde. No obstante, Samsung quiere sacar a la venta esta misma primavera su modelo Galaxy F (de flexible) con una pantalla interior plegable de 7,4 pulgadas y una resolución de 1.536 x 2.152 píxeles. El dispositivo contaría con otra pantalla exterior de 4,6 pulgadas. Sus previsiones de ventas rondan el millón de aparatos Galaxy F y su precio rondaría los 1.600 euros. Sin duda estamos ante un territorio todavía por explorar pero que en 2019 dará mucho que hablar.