Con el nombre de coral se designa a un amplio grupo de animales, normalmente a los antozoos en general, que se unen en grandes colonias, que se alimentan de plancton y pequeños peces y que tienen un esqueleto duro calcáreo en unos casos y blando y flexible en otros. Cuando los pólipos de coral mueren, sus construcciones calcáreas se mantienen y otros individuos las colonizan. A lo largo de milenios, el coral va formado grandes arrecifes, enormes extensiones submarinas que crean un hábitat lleno de biodiversidad, en el que miles de especies encuentran allí su hogar, su alimento y su refugio. Bellísimos lugares repletos de vida. Estos son los más buscados.

Australia. La Gran Barrera de Coral

Este es el arrecife de coral más grande del planeta. Está compuesto por arrecifes sumergidos, casi 3.000, unas 900 islas y la Gran Barrera de Coral que abarca más de 2.600 kilómetros en el Mar de Coral y puede verse desde el espacio. Está situada frente Queensland, al nordeste de Australia. Sus aguas son claras y templadas. Allí se puede observar una gran variedad de especies –se estima que más de 1800 -, desde unos 400 tipos de coral, manta rayas y tiburones (125 clases diferentes), estrellas de mar y más de 500 moluscos distintos, peces multicolores (allí vivía el pez payaso protagonista de la peli `Buscando a Nemo´)  y especies en peligro de extinción como el dugongo (un sirenio, mamífero, similar a los manatíes, único superviviente de la familia Dugongidae) o la tortuga verde. Pero además, en los alrededores hay ballenas, delfines y marsopas, tortugas marinas y numerosas aves. Un espectáculo que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981.

México. Arrecife de Cozumel o de Palancar

El parque nacional Arrecife de Cozumel o de Palancar, es parte del llamado Gran Cinturón de Arrecifes del Atlántico Occidental o Gran Arrecife Maya. Desde 1996, estos corales que orbitan de México han sido salvaguardados gracias a una ley de protección de parques marinos. Eso ha evitado su explotación y la recolección sin control de sedimentos mucho antes de que se convirtiera en un destino de vacaciones. El arrecife Palancar está situado en el extremo sur de la isla Cozumel, que se haya en pleno Caribe mexicano, frente a la península de Yucatán.

Se justifica de sobra viajar hasta allí para nadar con especies únicas, como la gran estrella marina, los corales de cuerno de alce, de fuego y negro, la tortuga carey, la morena verde y la moteada, langostas, barracudas, el pez ángel azul, tiburones martillo o peces damisela. Aunque las profundidades para el buceo oscilan entre los 15 y los 35 metros, para acceder a algunos lugares más profundos, como Punta Sur o Columbia, hace falta un certificado especial denominado Advance Open Water. Gracias a los documentales del oceanógrafo Jacques Cousteau, el mundo entero conoció estos impresionantes fondos marinos a los que muchos buzos denominan el `Jardín submarino del Edén´.

Indonesia. Archipiélago de las islas Raja Ampat

Situado al noroeste de la península de Doberai, al noroeste de la isla de Nueva Guinea, este archipiélago pertenece a Indonesia, aunque administrativamente corresponda a la provincia de Papúa Occidental. Está formado por cuatro islas mayores, Misool, Waigeo, Salawati y Batanta y otros cerca de 1500 pequeños islotes. Se encuentra en el denominado Triángulo del Coral, mide unos 46.000 kilómetros cuadrados y cuenta con más de 600 especies de coral y otras cerca de 1.200 especies de peces.

Es la primera zona protegida de Indonesia y santuario de tiburones y mantas. Es un lugar realmente único, con unos arrecifes en perfecto estado que han permanecido prácticamente inexplorados, a pesar de su extremada belleza, hasta hace muy poco tiempo. No es un lugar masificado ni turístico, a pesar de sus numerosas playas de arena blanca y de ser uno de los mejores arrecifes para bucear. Destacan para la inmersión lugares como Cape Kri, el conocido como Blue Magic, con una espectacular flora marina, o el islote Batu Lima. 

Islas Fiji. Grand Central Station y Chimneys

Denominada como `la capital mundial del coral blando´ cuenta con un lugar especial como es la Reserva Marina de Namena, paraíso internacional del buceo. Buena parte de esta altísima calificación se debe a su estratégica situación, ya que está ubicada a bastantes millas de ciudad desarrollada más cercana. Su orografía escalonada, con profundidades muy variadas, permite una diversidad de hábitats y arrecifes impresionante. También cuenta con paredes verticales en las que se pueden observar esponjas y lirios de mar o `estrellas con plumas´. Allí hay más de mil especies de invertebrados, 400 de corales conocidos y documentadas cerca de 450 plantas marinas.

Entre junio y agosto se convierte en la ruta migratoria de delfines, ballenas piloto, jorobadas y cachalotes. También hay tortugas marinas, cuatro de las siete especies que existen, y se pueden avistar serpientes de mar. Grand Central Station es muy conocido por los encuentros con peces pelágicos como tiburones, barracudas, rayas, mantas, atunes o pargos. Unos arrecifes muy especiales, densos, con corales blandos, que caen en cascada sobre astas, corales estrella  y anémonas, y duros formando rocas y abanicos. Monumentos de vida entre los que destacan los conocidos como Joe´s Best Off Beqa o el John´s Tunnel.

Belice. Barrera de Coral

El pequeño país centroamericano de Belice cuenta con segunda la barrera de coral en cuanto a tamaño del mundo. Un sorprendente arrecife de coral que ofrece una increíble variedad de corales, plantas, criaturas marinas y peces. Se han documentado 65 tipos diferentes de coral, entre las que destacan sus espectaculares gorgonias y el coral cerebral, llamado así por su similitud con un cerebro humano. También hay contabilizadas unas 300 especies de peces. Hay un lugar que está reconocido como una de las mayores maravillas marinas del país y del mundo, se trata del denominado Gran Agujero Azul, situado junto al espectacular Arrecife de Faro. La Barrera de Coral de Belice cuenta también con otro lugar privilegiado como es Hol Chan Cut.

Todos forman parte de una reserva marina general, así calificada desde 1987, que sólo se pueda visitar en excursiones organizadas y con guía. Gracias a estas medidas proteccionistas, se han recuperado muchas especies y actualmente los buceadores pueden disfrutar de un paisaje colorido, variado y vivo. Y ojo, los que han visitado otros arrecifes elogian la barrera de coral de Belice y califican la experiencia de sumergirse en ella como algo realmente único.