1 Paul Thomas Anderson

Cuando en 2017 volvieron al ruedo musical HAIM tras cuatro largos años de ausencia lo hicieron por la puerta grande, con un videoclip dirigido nada menos que por Paul Thomas Anderson. El director de obras maestras como Magnolia y Pozos de ambición ya había colaborado con anterioridad con artistas como Radiohead, pero su alianza con las hermanas californianas se antojó por aquel momento imposible de concebir. Claro que luego se descubrió que lo hacía por su amistad con los padres de ellas.

Ahora el trío parece preparar terreno de cara a su tercer disco, y han vuelto a contar con él para acompañar con imágenes su nuevo single, Now I’m In It. PTA, por cierto, lleva un año movidito en el ámbito musical, y es que hace unas semanas dirigía un cortometraje para acompañar el disco sorpresa de Thom Yorke, Anima. 

 

2 Michel Gondry

Aunque su actividad en el campo de la música se ha ido reduciendo en los últimos años, Michel Gondry sigue siendo capaz de hacer que nos explote la cabeza con videoclips como el que recientemente dirigió para sus colegas The Chemical Brothers. Es algo así como una versión surrealista de Soul Train y viene a engrosar una larga lista de colaboraciones con el dúo electrónico que bien podría recopilarse en un blu-ray. Su currículum también incluye disfrazar a Dave Grohl de Sid Vicious en el onírico clip homenaje a Evil Dead para Everlong de Foo Fighters o la imparable dupla que formó con Björk en los 90: cada pieza es digna de enseñarse en los mejores museos de arte contemporáneo.

 

3 David Fincher

Aparte de uno de los mejores narradores del género criminal en el cine y la televisión, David Fincher también cuenta con un pasado como director de videoclips. De hecho, es uno de los más premiados de los premios MTV Video Music Awards junto a Spike Jonze. Suyo es, por ejemplo, uno de los clips más icónicos de la cultura pop de nuestros tiempos, el Vogue de Madonna. Pero también ha trabajado para Nine Inch Nails (de ahí a que luego Trent Reznor le devolviese el favor componiendo el score de tres de sus películas, entre las que se incluye la partitura ganadora de un Oscar para La red social), Justin Timberlake, Jay-Z y Rolling Stones. 

 

4 Jonas Åkerlund 

Empezó su carrera en el mundo de la música como batería de la banda de black metal sueca Bathory, pero la fama no llegaría hasta 1997 cuando dirigió Smack My Bitch Up de The Prodigy, que generó bastante controversia por su uso de las drogas, violencia y desnudos. Un año después llegaría su celebrado Ray Of Light para Madonna, un vídeo que consiguió el Grammy a Mejor Vídeo Musical. Volvió a colaborar con la Ciccone en piezas como Music, Jump y American Life, que fue censurado por su contenido gráfico y su mensaje antibelicista, que coincidía con la Guerra de Irak. Recientemente ha rodado otros videoclips venerados como Telephone de Lady Gaga y Hold Up de Beyoncé, además de blanquear la escena black metal noruega con el biopic de Mayhem Lords of Chaos.

 

5 Nabil Elderkin 

Ha creado obras para una serie de plataformas desde campañas de publicidad hasta editoriales de revistas, branding de artistas, libros, películas... Cuando sus esfuerzos se volcaron en la realización de videoclips rodó varios para Kanye West, como Coldest Winter y Welcome to Heartbreak. En su currículum hay colaboraciones con artistas tan diversos como Antony & The Johnsons (en el que se pusieron bajo sus órdenes Willem Dafoe, Carice Van Houten y Marina Abramovic), Travis Scott, Frank Ocean, James Blake o The Weeknd. Sus temáticas van desde el sexo a los parajes de ensueño y la violencia. Y su obra maestra es la que acompaña estas líneas.

 

6 Martin De Thurah 

Sus anuncios para marcas como Ikea le han valido mil y un premios del sector. También en el mundo de los videoclips su obra ha sido reconocida. Ha trabajado con artistas como Feist, Editors o Röyksopp. Quizá el mejor ejemplo de su habilidad tras las cámaras sea junto con James Blake, con quien rodó Retrograde, una suerte de versión reducida de Melancolía, en la que una motorista anónima se enfrente a la añoranza en los segundos previos a lo que parece la colisión de un asteroide contra la Tierra. Otro de sus grandes trabajos es con David Byrne & St. Vincent, a quienes dirigió el surrealista y en blanco y negro videoclip para Who. Hace años que le perdimos la pista, eso sí.