Negociación entre socios

El pulso entre PSOE y Podemos para los Presupuestos: ¿qué gana y qué pierde cada uno?

  • Los socialistas se plantan y no acceden a reactivar la tramitación de la ley de vivienda, mientras los morados logran incrementar el gasto social de Derechos Sociales e Igualdad

María Jesús Montero y Yolanda Díaz.

María Jesús Montero y Yolanda Díaz. / RICARDO RUBIO / EUROPA PRESS

4
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

Cualquier negociación en el seno del Gobierno de coalición suele servir de termómetro para medir las fuerzas del PSOE y Unidas Podemos. Y más aún la negociación de los Presupuestos Generales del Estado en la que socialistas y morados intentan imprimir sus máximas ambiciones. Aunque intensas, complicadas, enrevesadas -y muchas veces eternas-, la dinámica de las negociaciones presupuestarias de los últimos años ha sido sencilla: los morados plantean sus exigencias y, después, se abre un duro debate en el que los socialistas, algunas veces, terminan dando su brazo a torcer. Otras muchas, no. Las conversaciones que se han cerrado con el pacto firmado este martes pertenecen a estas últimas.

Hasta bien entrada la madrugada del lunes al martes, los equipos de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, por parte del PSOE, y de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, por parte de Unidas Podemos, se mantuvieron enfrascados en una negociación en la que los morados obtuvieron pocos éxitos ante un ala socialista que se mostró rotunda en algunos aspectos.

Mayor gasto social

Una de las principales exigencias planteadas por Unidas Podemos fue elevar el gasto social y, en este sentido, han logrado su objetivo. El ministerio de Derechos Sociales, dirigido por Ione Belarra, contará en 2023 con 620 millones más para Dependencia, cumpliéndose así una de sus demandas centrales. También se incrementa en un 14% el presupuesto del Ministerio de Igualdad, liderado por Irene Montero, y, concretamente las partidas destinadas a la lucha contra violencia de género y al Plan Corresponsables, aunque no en las cuantías inicialmente solicitadas.

Reforma fiscal

Los morados llevan más de un año denunciando que no se ha cumplido el acuerdo de coalición firmado al principio de la legislatura en materia fiscal. Pese a que en anteriores Presupuestos se han elevado los impuestos a las rentas más altas, aún quedaban pendientes distintas cuestiones. No obstante, el plan que presentaron la pasada semana, en el que se incluye un impuesto a las fortunas de más de 3 millones de euros se ha visto como un éxito de los morados ante un PSOE que, en junio, votó en contra de tramitar una ley de Podemos que planteaba un gravamen similar para riquezas superiores a los 10 millones. Además, la reforma pactada también incluye un incremento del IRPF a las rentas del capital superiores a 200.000 euros. Los morados, aún así, lo consideran insuficiente.

Ley de familias

La ley de familias, impulsada por el Ministerio de Derechos Sociales, ha sido una de las principales discrepancias durante las negociaciones. Unidas Podemos lleva meses intentando que el PSOE dé el visto bueno a la norma y le adjudique una partida presupuestaria para que en un futura su aplicación pueda ser real. Tras esta negociación, socialistas y morados han acordado que tramitarán la ley de manera urgente y han reservado una parte del Presupuesto para poner en marcha alguna de las medidas que contiene una vez se apruebe la norma, para lo que podrían faltar todavía muchos meses. Así, no será hasta entonces cuando se amplíe el cheque bebé de 100 euros mensuales para familias con menores de 0 a 3 años.

Gasto militar

Si el PSOE puede reivindicar un éxito en la batalla negociadora con Unidas Podemos es el gasto en Defensa. Pese a las continuas advertencias de los morados de que no permitirían que se incrementara el presupuesto militar, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha anunciado que el Ministerio de Defensa dispondrá de un 6,5% de presupuesto. Un 8,4% si se tienen en cuanta los fondos europeos. Además, el Ejecutivo destinará 4.900 millones de euros a un plan especial de Defensa que no computa en el techo de gasto.

La ley de vivienda y la 'ley mordaza'

Hasta este lunes, el coportavoz nacional de Podemos Pablo Fernández advirtió de que desbloquear la ley de vivienda, parada en el Congreso desde hace más de seis meses, era un requisito indispensable para aprobar los Presupuestos. Sin embargo, el PSOE se ha negado a moverse en este sentido y ha transigido a las peticiones moradas. Tras conocerse que no se incluía en el pacto, Belarra ha llamado a la ciudadanía a movilizarse para obligar a los socialistas a desbloquear la norma.

Tampoco se ha pactado el avance en la derogación de la llamada 'ley mordaza', cuya tramitación lleva desde el principio de la legislatura en el Congreso.

Subsidio de desempleo y el IPREM

Una de las cuestiones que Unidas Podemos más ha reivindicado es la reversión de los recortes del PP en materia de subsidio de desempleo. En 2012, el PP rebajó la prestación por desempleo a partir del séptimo mes del 60% de la base reguladora al 50%. Ahora, socialistas y morados han acordado recuperar ese 10%. Díaz ha asegurado en Twitter que la medida beneficiará a más de 300.000 personas. La vicepresidenta segunda también abogó por elevar el IPREM (Indicador de Renta de Efectos Múltiples) de 579 euros mensuales a 600 euros, lo que repercutirá en el cálculo de ingreso mínimo vital, pensiones no contributivas y otras ayudas autonómicas.