Negociación

PSOE y Podemos ceden y rebajan el IRPF a las rentas bajas

El Gobierno extenderá a salarios de hasta 21.000 euros la reducción por rentas del trabajo

Las pymes que facturen hasta un millón de euros tributarán en el impuesto sobre sociedades al 23%, en lugar de al 25%

El Gobierno presenta un impuesto de solidaridad a las grandes fortunas. / GUSTAVO VALIENTE / EUROPA PRESS / VÍDEO: ATLAS

7
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

Subidas de impuestos para contribuyentes con rentas o patrimonios más elevados y rebajas para rentas del trabajo y autónomos. El plan de medidas fiscales pactado entre los dos socios de Gobierno -PSOE y Unidas Podemos- incluye decisiones de cal y de arena que, en conjunto, supondrán una mayor recaudación de 3.144 millones de euros en dos años (2023 y 2024), según ha anunciado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. El plan incluye rebajas fiscales para rentas salariales de hasta 21.000 euros, para autónomos y para pymes con facturación hasta un millón de euros. En el lado contrario, el plan sube los impuestos para las rentas de capital a partir de 200.000 euros y para los patrimonios netos a partir de 3 millones de euros, que tendrán que pagar el nuevo gravamen estatal sobre grandes fortunas. Además, se rebaja del 10% al 4% el IVA de los productos de higiene femenina.

"El conjunto de nuestras medidas no es caprichoso, sino que responde a la necesidad de un reparto justo de las cargas", ha dicho la ministra Montero durante la rueda de prensa de presentación de las medidas. La titular de Hacienda ha defendido su modelo fiscal, frente al de quienes buscan "bajar los tributos a las élites" y "un vaciamiento fiscal que necesita del populismo para alimentarse", ha dicho Montero, en alusión a las rebajas tributarias promovidas desde el PP y desde las comunidades autónomas donde gobiernan los populares.

El nuevo plan de medidas fiscales se produce en medio de la competencia tributaria a la baja reavivada tras el anuncio de Andalucía (PP) de suprimir el impuesto de Patrimonio y la posterior decisión de Valencia (PSOE) de bajar el IRPF para las rentas más bajas. En la práctica, el nuevo gravamen sobre grandes fortunas convertirá en papel mojado la bonificación del 100% del Patrimonio de Madrid y Andalucía, donde las fortunas a partir de 3 millones de euros pasarán a pagar el nuevo tributo estatal.

Con la mayor recaudación propiciada por las medidas fiscales anunciadas, el Gobierno pretende una mejor financiación de los servicios sociales y de medidas para los colectivos más desfavorecidos, ha dicho Monteo, que ha atacado a "los chamanes fiscales y a los fans de [el economista] Laffer", que abogan por bajar impuestos como vía para obtener una mayor recaudación. El secretario de Estado de Derechos, Nacho Álvarez (Unidas Podemos), ha subrayado que tras una negociación entre los dos socios de Gobierno "costosa, intensa y que ha llevado mucho tiempo", se ha llegado a "una propuesta claramente satisfactoria y solvente para ambos socios de la coalición".

Desde la patronal, el presidente CEOE, Antonio Garamendi, ha cargado contra el giro del Gobierno, al que acusa de “castigar y atacar” a los empresarios. Foment del Treball, la principal patronal catalana, ha tachado este jueves de "inmoral, populista y demagógico" el impuesto a las grandes fortunas anunciado por el Gobierno español. En un comunicado, la patronal que lidera Josep Sánchez Llibre considera que el Gobierno crea esta figura "desde un debate ideológico y no desde una perspectiva de política fiscal" y denuncia el afán de "recentralización" del Gobierno español, que cree que "va contra la capacidad normativa de las comunidades sobre los impuestos cedidos".

El grueso de las medidas se incorporarán en el proyecto de Presupuestos del Estado para 2023, sin bien la creación del nuevo tributo sobre grandes fortunas precisará de un proyecto de ley propio.

Nuevo impuesto de solidaridad

El nuevo gravamen sobre grandes fortunas afectará a 23.000 contribuyentes y permitirá una recaudación adicional de 1.500 millones, según las estimaciones de Hacienda. El impuesto, que deberá tramitarse a través de un proyecto de ley, será temporal, para 2023 y 2024, si bien al final del periodo se evaluará la conveniencia de mantenerlo o no. Para un patrimonio neto entre 3 y 5 millones, se aplicará un tipo fiscal del 1,7%. Entre 5 y 10 millones de patrimonio neto se aplicará un tipo del 2,1%; a partir de 10 millones, será aplicable el 3,5%. Más allá de la tarifa, el nuevo impuesto sobre grandes fortunas se regirá por las reglas del actual impuesto sobre patrimonio para su determinación. Así, por ejemplo, el nuevo tributo conserva la exención de la vivienda habitual hasta 300.000 euros que existe en el de patrimonio o las reglas que se aplican para las empresas familiares.

Del nuevo impuesto sobre grandes fortunas serán deducibles las cantidades abonadas por el actual impuesto sobre el patrimonio que se paga en las comunidades autónomas. Por ello, en la práctica, el nuevo supone una armonización para una tributación mínima en el impuesto sobre patrimonio: en comunidades como Catalunya, el futuro tributo no tendrá ningún efecto adicional sobre sus contribuyentes, pues el impuesto autonómico sobre el patrimonio ya es más gravoso que el nuevo; en comunidades como como Madrid y Andalucía, donde el impuesto sobre patrimonio está bonificado al 100%, pasarán a tributar, al menos en 2023 y 2024, los patrimonios a partir de tres millones de euros. Además, si Madrid y Andalucía conservan la bonificación al 100% todo lo que se recaude por el nuevo tributo irá a las arcas del Estado y no se quedará en la comunidad autónoma.

Rentas del capital

Los contribuyentes con rentas de capital más altas tributarán en el IRPF a un tipo mayor (a partir de 200.000 euros el tipo pasará del 26% al 27%; y a partir de 300.000 euros, pasará del 26% al 28%). Se estima que esta medida afectará a unos 17.814 contribuyentes y permitirá una mayor recaudacion de 204 millones.

Rentas del trabajo

Entre las medidas se incluye ampliar a salarios de hasta 21.000 euros la actual reducción general por rentas del trabajo del IRPF que en la actualidad se aplica a sueldos de hasta 18.000 euros. No solo habrá más beneficiarios, sino que la ayuda fiscal será mayor. Hacienda estima aque esta medida permitirá extender la deducción a la mitad de los asalariados a partir de 2023 y que tendrá un impacto recaudatorio de 1.881 millones. Una consecuencia de la ampliación de la reducción por rendimientos del trabajo s que el mínimo de tributación para un contribuyente soltero y sin hijos pasará de 14.000 a 15.000 euros. En el caso de un asalariado con dos hijos y declaración conjuntoa, el mínimo de tributación pasará, en la práctica, de 18.000 a 19.000 euros.

Autónomos

Para los autónomos, se amplia en 5 puntos porcentuales la rebaja en el rendimiento de los módulos y se eleva del 5% al 7% la reducción por gastos de difícil justificación en la estimación directa. Hacienda estima un coste recaudatorio de unos 184 millones de euros para ambas medidas, que beneficiarán a más de un millón de trabajadores autónomos. Mientras que la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae) considera que las medidas fiscales anunciadas este jueves por el Gobierno van "en la dirección adecuada", la organización ATA las ha calificado de "ridículas" y "tacañas".

Pymes

En el impuesto sobre sociedades, el plan de medidas incluye, por una parte, una rebaja del 25% al 23% del tipo impositivo para las empresas con una cifra de negocios inferior a un millón de euros. Se estima que esta medida beneficiará a 407.384 empresas, con un impacto recaudatorio de 292 millones de euros, de ahorro para los contribuyentes.

Grupos empresariales

Noticias relacionadas

Además, para los grupos de sociedades se limita al 50% la posibilidad de compensar en 2023 las pérdidas de filiales. Se estima que esta medida, de carácter temporal, afectará a 3.609 empresas, el 0,2% de los declarantes de sociedades, con un impacto recaudatorio de 2.439 millones entre 2023 y 2024. Según ha aclarado la ministra Montero, esta medida no supone una subida fiscal sino un aplazamiento del beneficio fscal que supone la compensación de pérdidas.

Productos de higiene femenina

Además, el Gobierno también aprobará una rebaja del 10% al 4% el IVA de los productos de higiene femenina (compresas, tampones, protegeslips), preservativos y anticonceptivos no medicinales. Para esta medida se estima un impacto recaudatorio de 24 millones de euros