Cese publicado hoy en el BOE

Gobierno y PSOE corrigen a Robles y justifican la caída de la jefa del CNI por el espionaje a Sánchez

  • Sánchez, Bolaños y Lastra subrayan que el cese obedece a un "fallo de seguridad" en los móviles del Ejecutivo, motivo que la ministra de Defensa no citó

  • Los socialistas intentan desactivar el argumento de la derecha de que la destitución se debe a una cesión al independentismo

La ministra de Defensa, Margarita Robles, pasa por delante del presidente, Pedro Sánchez, y las vicepresidentas del Gobierno, en la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso de este 11 de mayo de 2022.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, pasa por delante del presidente, Pedro Sánchez, y las vicepresidentas del Gobierno, en la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso de este 11 de mayo de 2022. / EFE / JUAN CARLOS HIDALGO

7
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

El martes, en la rueda de prensa posterior a la reunión ordinaria del Consejo de Ministros, no hubo forma. Fueron recurrentes las preguntas a la titular de Defensa, Margarita Robles, para que explicase qué motivaba la destitución ("sustitución", enmendó ella) de Paz Esteban como directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). En balde. La ministra achacó el "cambio" natural en la cúpula de los servicios secretos a la necesidad de darles un "impulso", a la obligación de "modernizar" el centro para que tenga "las mayores tecnologías posibles", porque se viven "unos momentos muy complicados, no solamente en el ámbito de la guerra de Ucrania", sino por "las amenazas, los ciberataques". Y es Esperanza Casteleiro, hasta ahora secretaria de Estado de Defensa y exjefa de Gabinete de Robles, mujer de su máxima confianza, quien abre a partir de ahora esa "nueva etapa" en el CNI.

La jefa de Defensa, por tanto, no ligó el relevo a la brecha de seguridad en los teléfonos móviles del presidente, de ella misma y del titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, brecha que detectó el propio Ejecutivo y que llevó a la Audiencia Nacional, justo cuando crecía la presión de ERC y no hallaba la forma de reconducir las relaciones con ERC. Por eso este miércoles el núcleo duro de Gobierno y PSOE intentaron afinar las explicaciones del cese, desligándolo del espionaje a los dirigentes soberanistas, que desplegó el CNI y que contó con aval judicial, con la vigilancia supuestamente ilegal, "externa" e "ilícita" a los miembros del Gabinete con el 'software' israelí Pegasus. Así, Pedro Sánchez, el ministro Félix Bolaños y la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, salieron desde el Congreso y desde la sede socialista de Ferraz para vincular la caída de Esteban, publicada este miércoles en el BOE, a los "fallos" de seguridad. La oposición conservadora sostiene, sin embargo, que el presidente ha entregado la cabeza de la jefa de los espías para salvar la legislatura y su entente con ERC.

"Es evidente que ha habido un fallo en la seguridad de las comunicaciones del Gobierno de España", reconoce Sánchez en respuesta a Cuca Gamarra

El líder socialista, de hecho, lo reconoció a las claras en la primera pregunta de la sesión de control al Ejecutivo en la Cámara baja, en respuesta a la secretaria general del PP, Cuca Gamarra. "Es evidente que ha habido un fallo en la seguridad de las comunicaciones del Gobierno de España, y lo que hemos hecho es lo que hemos hecho siempre, cumplir con la ley, poner en conocimiento de la Justicia estos hechos delictivos y actuar con absoluta transparencia ante la opinión pública", reseñó Sánchez. Recordó que ayer martes el Consejo de Ministros acordó el "relevo" de Esteban, y aprovechó para "reconocer su trabajo y el de los 3.000 funcionarios del CNI".

"Errores" que "sin ninguna duda pasan"

Era la primera vez, por tanto, que el Gobierno vinculaba el cese de la directora de los servicios secretos, la primera mujer en el cargo, con las intrusiones a los móviles de Sánchez, Robles y Marlaska, detectadas casi un año después de que se produjeran. El Consejo, de hecho, procedió a la destitución en cuanto el Centro Criptológico Nacional (CCN), organismo dependiente del CNI, acreditó el seguimiento a Marlaska y el intento fallido de agresión al dispositivo del ministro de Agricultura, Luis Planas, en ambos casos en junio de 2021. Robles sí apuntó que en la "nueva etapa", con Casteleiro al frente del centro, habría que "aprender de errores que pueda haber", porque "sin ninguna duda pasan", para que "no se vuelvan a producir". "Pero no existe la seguridad plena, como no existe la salud plena de las personas", precisó. Ella misma, cuando le preguntaron qué había pasado para que pasara de hacer una defensa cerrada de Esteban a firmar su cese, respondió: "No ha pasado nada".

Bolaños habla de "hechos muy graves" y recalca que su ministerio no es responsable de la seguridad de los dispositivos móviles de los altos cargos

Por eso, la Moncloa sentía la necesidad de dotar de más contenido la destitución, de intentar desactivar el argumento de que se forzó para contentar a ERC, socio fundamental de legislatura. Sánchez, como luego hizo Bolaños, presumió de que su Gabinete ha actuado con diligencia: "Con este Gobierno, ni los fondos públicos, ni las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ni tampoco los servicios de inteligencia se van a utilizar para tapar hechos delictivos ni para perseguir a adversarios políticos fuera de la ley", como, recordó, hacía el PP. El líder socialista intentó desviar la atención del "relevo" de Esteban para disparar contra los conservadores por su corrupción: "Los mangantes no están en el Gobierno como sí ocurría cuando ustedes estaban".

"Hemos esclarecido la verdad"

Bolaños, por su parte, admitió que el Gobierno había conocido "hechos muy graves" a través del CCN y por ello actuaron "con la conciencia tranquila". "Lo que hemos hecho es esclarecer la verdad", señaló, conjugando significativamente el verbo en pasado. Eso se lo dijo al diputado del PP Carlos Rojas, a quien le remarcó que su ministerio no establece los protocolos de seguridad de los móviles del Gobierno. "Escucha campanas y no sabe dónde", espetó al parlamentario. Bolaños es, desde julio de 2021, ministro de la Presidencia, pero antes había sido el titular de la Secretaría General de la Presidencia del Gobierno, de la que depende una unidad que se encarga de proporcionar los terminales a los altos cargos, y vela por su mantenimiento, reparación y recambio. La seguridad, ha venido defendiendo la Moncloa, depende del CCN. El cese, dijo el ministro ya por la tarde en la Comisión Constitucional del Congreso, se explica por la necesidad de “reforzar las capacidades” del CNI en materia de ciberseguridad y “luchar contra el ciberespionaje”, no porque el organismo haya incumplido la ley.

Lastra también se remite al "fallo de seguridad" en los terminales y por eso "es necesario acometer esa modernización que se va a hacer"

Noticias relacionadas

A las 13 horas, compareció en Ferraz la vicesecretaria general del PSOE. Lo hacía para responder a Alberto Núñez Feijóo, quien subió el tono contra el Ejecutivo y habló de "caricatura de presidente", de un Sánchez "superado" y de "autoinmolación" del Gobierno, informa Paloma Esteban. Para Adriana Lastra, el nuevo líder del PP imita las formas de su antecesor, Pablo Casado, "pero un poquito más lento". Pero ella misma apuntaló los argumentos de Sánchez y Bolaños al atribuir la caída de Esteban a un "fallo en la seguridad" de los móviles del presidente, Robles y Marlaska, "y por eso es necesario acometer esa modernización que se va a hacer". La número dos pidió que se "desvincule" este hecho de la exigencia independentista de que se aclare el espionaje al soberanismo y a la pregunta de si este cese puede destensar la relación con ERC. La dirigente socialista suscribió las palabras "elogiosas" que el líder dirigió a Esteban y a los 3.000 trabajadores del CNI, de cuya labor el PSOE también se siente "orgulloso".

¿Y es sustitución, destitución o cese, como lógicamente lo llama el BOE (es esa la figura legal)? "Llámelo como quiera —respondió Lastra a la prensa—. No seré yo quien lo llame de una manera distinta a como lo han llamado el presidente del Gobierno o la ministra de Defensa".