Comparecencia desde Roma

Sánchez mantiene su plan de no avanzar medidas y urge a la UE: "No podemos esperar un día más"

  • Rubrica su alianza con Italia, Portugal y Grecia. Los cuatro mandatarios coinciden en que la Unión debe actuar ya, y que no valen "27 respuestas nacionales"

  • Remarca que los dos "pasos" decididos es esperar hasta el Consejo Europeo de la próxima semana para luego aprobar el plan nacional el 29 de marzo

El primer ministro italiano, Mario Draghi (c), recibe al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al ’premier’ luso, António Costa (i), en Villa Madama en Roma, este 18 de marzo de 2022.

El primer ministro italiano, Mario Draghi (c), recibe al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al ’premier’ luso, António Costa (i), en Villa Madama en Roma, este 18 de marzo de 2022. / EFE / EPA / ETTORE FERRARI

8
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Pedro Sánchez continúa resistiendo a la presión. Es plenamente consciente de que existe una "situación de emergencia económica y social" provocada por la guerra en Ucrania, que está disparando de manera "absolutamente inasumible" los precios de la energía, y por eso apremia a la Unión Europea a actuar "ya", que incluso llega "tarde", no se puede esperar "un día más". Y argumenta que como es Bruselas quien debe proporcionar una "respuesta europea a un problema europeo", no se pueden avanzar medidas a escala nacional. Las habrá, reiteró este viernes, buscando tranquilizar a la oposición, las comunidades y sectores como el del transporte que está obstaculizando los suministros, pero el paquete de iniciativas no llegará antes del Consejo de Ministros del 29 de marzo, en la fecha prevista.

A una semana del Consejo Europeo ordinario de Bruselas, el presidente del Gobierno compareció desde Roma tras una reunión con los primeros ministros de Italia, Mario Draghi; Portugal, António Costa, y Grecia, Kyriakos Mitsotakis (este último, por videoconferencia, por ser positivo en covid). Los cuatro países mediterráneos apoyan que la UE adopte medidas para desvincular el precio del gas de la factura de la luz, los que tienen posiciones más próximas. Los cuatro mandatarios manifestaron su total sintonía y su unidad en el mensaje, su apremio a la UE para que adopte decisiones inmediatas, "concretas" y ejecutables porque no caben "27 respuestas nacionales distintas", ya que ello fragmentaría el mercado energético.

Esa alianza de los países del Sur debe ahora convencer a Berlín. Alemania es la más contraria a la intervención del sistema y a su canciller, el socialdemócrata Olaf Scholz, es con el que se reúne Sánchez esta tarde en la capital germana. El martes volará hasta Dublín pero antes se verá la próxima semana con el presidente francés, Emmanuel Macron, nueva estación de su gira que confirmó él mismo después en declaraciones a los medios.

El líder socialista subraya que es preciso actuar a escala europea porque "todos" los Estados miembros se ven "afectados de igual manera" por esta crisis provocada por Putin

El jefe del Ejecutivo, el promotor del encuentro informal en Roma, subrayó que la "volatilidad insoportable" de los precios energéticos no puede ser respondida de "27 maneras distintas", ya que "todos" los Estados miembros se ven "afectados de igual manera" por esta crisis, por una guerra que Vladímir Putin lanzó el pasado 24 de febrero pero que llevaba preparando meses, lo que explica la subida de la factura eléctrica observada desde el año pasado. En septiembre, recordó, los países del Sur ya alertaron al resto del bloque de la "escalada desbocada", que "impactaba" en las empresas y en el bienestar de los ciudadanos y disparaba la inflación.

España, Italia, Portugal y Grecia, sostuvo, comparten por tanto la necesidad de "actuar a escala europea", porque esta no es una cuestión "temporal" ni "inocente" por parte de Rusia. Y aunque todos los Estados hayan puesto de su parte para "minimizar" el daño de esta alza de los precios, la guerra ha hecho "evidente" y "perentorio" que son precisas respuestas "europeas para resolver un problema europeo". Se necesitan medidas de forma "urgente y decidida", insistió.

No afectan a la "robustez" del sistema"

Para Sánchez, no es posible "esperar más allá del 25 de marzo", cuando concluya el próximo Consejo Europeo, puesto que hay una situación de "emergencia económica y social" que no se puede "tolerar más" y que en realidad solo ayuda a "reforzar" a aquel a quien el mundo combate, a Putin. "Tenemos que actuar conjuntamente y hacerlo ya. Vamos tarde, debíamos haberlo hecho antes", imploró. El presidente enfatizó que "el momento de actuar es ahora".

Recordó que los cuatro gobiernos recogieron el guante de la cumbre informal de Versalles de la pasada semana y trabajan de manera conjunta en propuestas "factibles, concretas, ejecutables", que protejan a empresas y ciudadanos y fortalezcan el mercado energético, sin "fragmentarlo", que no alteran la "robustez" del sistema ni afectan a la "estabilidad del suministro" y que proporcionan los incentivos para aumentar las inversiones en las energías limpias. Su mensaje iba dirigido a la Comisión y a los países más refractarios, como Alemania, y su grito sonaba dramático: "No podemos esperar un día más".

Draghi destaca la "convergencia natural" de los cuatro paíes, la necesidad de una "gestión común del mercado energético" y de que la UE intervenga "de inmediato"

El tecnócrata Draghi admitió la "convergencia natural" entre los cuatro países mediterráneos. Coincidió en la necesidad de una "gestión común del mercado energético", de que la UE intervenga "de inmediato" para respaldar el poder adquisitivo de familias y empresas, que reacciones igual que lo ha hecho ante la agresión de Rusia, de manera "unida y decidida". El primer ministro italiano explicó que Italia, España, Portugal y Grecia defenderán en el Consejo Europeo medidas como topar los precios de la energía, las compras centralizadas, el desacople del coste del gas de la factura eléctrica, las interconexiones (no solo de gas, sino también de hidrógeno), la diversificación de las fuentes de suministro y la aceleración del despliegue de las renovables, porque "hay que recorrer todos los caminos a la vez", y en este objetivo la Europa meridional desempeña un "papel fundamental".

"Decisiones concretas y firmes"

El socialista António Costa también apremió a que el Consejo adopte "decisiones concretas y firmes", "no meras orientaciones", y que redunden en las necesidades de familias y empresas. Apuntó que es clave "controlar el precio del gas" e impedir que contamine al resto del sistema eléctrico. "Ningún país por sí solo puede encarar una crisis como esta. Ningún Estado puede responder por sí sí solo", subrayó por videoconferencia el primer ministro griego. Mitsotakis, miembro del Partido Popular Europeo, señaló que cada país despliega sus propias "medidas de respaldo" —ayer su Gobierno anunció un paquete por valor de 1.900 millones de euros—, pero hacen falta "respuestas europeas armonizadas para contrarrestar la especulación". Porque cuando los mercados caen en ella, se requiere la "intervención centralizada".

Los países del Sur también comparten la Brújula Estratégica diseñada por Borrell, el aumento del gasto militar y la coordinación con una OTAN reforzada

El jefe del Ejecutivo heleno confió en que el Consejo Europeo de la próxima semana no se quede en repetir que el momento es crítico, sino que dé una respuesta "contundente", "enérgica", que conjure el "peligro que amenaza la recuperación después de la pandemia", la "mina en el campo" que puede "despertar la pesadilla del populismo". El conservador Mitsotakis, como había hecho Sánchez, subrayó que la propuesta de los países del Sur no "cuestiona" los ejes centrales de la política energética comunitaria, de nuevo un mensaje dirigido a los Estados más reticentes.

Además, los cuatro mandatarios expresaron su respaldo a la Brújula Estratégica diseñada por el alto representante de la UE, Josep Borrell, y su alineamiento en la necesidad de aumentar el gasto en defensa, porque se hace "necesario para responder a desafíos estratégicos supranacionales", en palabras de Draghi. "La paz se defiende", convino Sánchez, "hay que fortalecer los instrumentos de seguridad y defensa", manifestó Costa. Los cuatro comparten que la Europa de la defensa ha de complementarse con una OTAN reforzada.

El "origen del problema"

Sánchez, pues, confiere importancia máxima a la cumbre ordinaria de Bruselas de la próxima semana, y por eso insiste en que no cabe actuar a nivel nacional antes. En declaraciones posteriores a los medios, recordó que su Ejecutivo ya ha actuado en estos meses, bajando los impuestos de la factura eléctrica, pactando las medidas de ayuda a los transportistas o anunciando una rebaja del 80% de los peajes a más de 600 consumidores electrointensivos. Medidas que, de prorrogarse hasta el 31 de diciembre, costarían entre 10.000 y 12.000 millones al erario público.

Sánchez amplía su gira por Europa antes de la cumbre ordinaria: el lunes visitará a Macron en El Elíseo y por la tarde se desplazará a Bruselas para despachar con el 'premier' belga De Croo

Noticias relacionadas

Pero insistió en que por muchos "esfuerzos" que el Gobierno haga para "amortiguar" el alza de los precios y proteger a los sectores más afectados, procurando un "reparto equitativo" de los costes, no sirven de mucho si no se actúa sobre el "origen del problema", que es el diseño mismo del mercado energético europeo, por lo que no valen "27 respuestas distintas, sino una única respuesta". Así que los "dos pasos" son claros y son esos, a su juicio: primero, Consejo Europeo, y luego, plan nacional el 29 de marzo, que quiere pactar con los grupos, los sectores, las comunidades autónomas y los agentes sociales.

La cumbre de los Veintisiete del 24 y 25 de marzo es "prioritaria" y por ello continuará y ampliará su gira por las capitales europeas para vencer resistencias, según adelantó él mismo a la prensa. Este viernes, Sánchez se ve en Berlín con Olaf Scholz. El lunes viajará hasta el palacio del Elíseo, en París, donde despachará con Macron, y ese mismo día se reunirá con el primer ministro belga, Alexander de Croo, en Bruselas. Dos entrevistas que son nuevas en su agenda y que proceden a la última visita, la del martes 22, a Dublín, para entrevistarse con Michéal Martin. Antes de la parada de hoy en Roma y Berlín, el presidente recibió al primer ministro croata en la Moncloa y luego voló hasta Eslovaquia y Rumanía.