Reuniones con los mandatarios croata y eslovaco

Sánchez defiende ante Podemos el aumento del gasto militar para reforzar la seguridad en Europa

  • El presidente se apoya en el "patriotismo europeo" y en la "solidaridad" con otros países para defender el aumento del presupuesto en Defensa frente a sus socios

  • Sigue sin concretar las bajadas de impuestos porque hay que esperar al Consejo Europeo del 24 y 25 de marzo para que reforme un mercado "disfuncional"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al primer ministro de Croacia, Andrej Plenković, este 16 de marzo de 2022 en el palacio de la Moncloa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al primer ministro de Croacia, Andrej Plenković, este 16 de marzo de 2022 en el palacio de la Moncloa. / EFE / EMILIO NARANJO

9
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

No habrá vuelta atrás por mucho que Unidas Podemos asegure que no comparte el aumento del gasto en Defensa hasta un 2% del PIB, porcentaje al que se comprometieron los miembros de la OTAN en la cumbre de Gales de 2014. El Gobierno incrementará el gasto militar porque la guerra en Ucrania ha demostrado que hay que "reforzar" la seguridad en Europa y hay que ser "solidarios" con los países que también lo están haciendo ya.

Fue la respuesta —o advertencia— que Pedro Sánchez dio este miércoles a sus socios del Ejecutivo tras una reunión en la Moncloa con el primer ministro de Croacia, Andrej Plenković, antes de partir hacia la capital eslovaca, Bratislava, para despachar con su homólogo, Eduard Heger. En la rueda de prensa en Madrid, además, el mandatario socialista no hiló más fino acerca de las rebajas fiscales que con seguridad el Consejo de Ministros aprobará el 29 de marzo, con el argumento de que hay que atacar el "origen" del problema del encarecimiento del precio de la luz, alumbrando una reforma "estructural" del mercado energético, y ese es el objetivo que persigue de cara al Consejo Europeo de la próxima semana.

El presidente, de hecho, enlazó ambas cuestiones cuando se le preguntó por la unidad dentro de su Gobierno. Hace dos semanas, anunció el envío bilateral de armas a Kiev, compromiso que soliviantó a Podemos, aunque no a la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, que le respaldó totalmente. El lunes, en una entrevista en La Sexta, defendió el aumento del gasto militar, alcanzar el 2% del PIB que exige la OTAN, y en esta ocasión se descolgó todo el espacio de Unidas Podemos. También la responsable de Trabajo. Díaz, de hecho, le trasladó ayer martes el rechazo de los suyos a esa medida, asumiendo no obstante que la batuta en Defensa la lleva el PSOE.

"Si hay otros países que decididamente están aumentando el presupuesto en defensa para mejorar la seguridad del conjunto de la UE, España tiene que estar ahí también", subraya

Sánchez aseguró a los periodistas que a "todos" compete hacer una reflexión sobre el "patriotismo europeo". Ahí ya estaba incluyendo a sus socios en el Gabinete. "Hacerlo es defender que en Europa tenemos que hacer una reforma del mercado energético, tenemos que reforzar la unión energética con interconexiones o aumentar la autonomía estratégica", justificó. Entonces, recordó cómo al principio de la pandemia Europa "se dio cuenta" de que no tenía capacidad para fabricar mascarillas, respiradores o vacunas. Y hoy "en cambio sí tiene capacidades para hacer eso y mucho más".

"Atañe a todos los Estados miembros"

El jefe del Ejecutivo llamó entonces a "extender" la autonomía estratégica a "otros muchos ámbitos" y también al terreno de la política exterior y la seguridad común porque el mundo ha cambiado. Lo hizo, alegó, el pasado 24 de febrero, cuando Rusia invadió Ucrania, y hasta entonces "nadie pensaba" que podría producirse una guerra "en las fronteras de Europa". "Eso demuestra que tenemos que reforzar nuestra seguridad, y eso algo que atañe a Europa y a todos y cada uno de los Estados miembros. Europa no es una entelequia. Desde España tenemos que ser no solo responsables y corresponsables de la seguridad de Europa, sino también solidarios —remarcó—, porque si hay otros países que decididamente están aumentando el presupuesto en defensa para mejorar la seguridad del conjunto de la UE, España tiene que estar ahí también. Y, desde luego, España estará donde tiene que estar y hará lo que tenga que hacer".

El presidente incide en que si no se desliga el precio del gas de la factura eléctrica, los Estados miembros tienen "poco margen" para proteger a sus ciudadanos

No hizo Sánchez ninguna alusión explícita a ningún país, pero era inevitable no pensar en Alemania, que tras la agresión rusa ha virado su tradicional política militar. El canciller germano, el socialdemócrata Olaf Scholz, anunció una inversión en defensa de 100.000 millones de euros, lo que elevará el gasto militar por encima del 2% del PIB. El Gobierno no se ha marcado aún plazos cerrados, y ayer mismo la portavoz, Isabel Rodríguez, aseguraba que el Gabinete trabajará en el horizonte del 2% "en los próximos años". El presidente, no obstante, quiere lanzar un mensaje político, de compromiso absoluto y "lealtad" con la OTAN, máxime cuando es España la que celebra la cumbre anual, que acogerá Madrid el próximo 29 y 30 de junio. El compromiso de "escalar" la inversión en defensa lo reiteró Sánchez horas después ya en Bratislava, país fronterizo con Ucrania.

Respecto a las bajadas de impuestos, Sánchez dejó claro frente al PP (y al resto de la oposición) que no las adelantará, que esperará al Consejo de Ministros del 29 de marzo, aunque haya otros países que estén adoptando medidas para paliar la escalada de los precios de la energía. El presidente, durante su comparecencia con Plenković, se escudó en que tanto en la Conferencia de Presidentes como en los dos últimos días él mismo ha expresado la necesidad de llegar a "acuerdos" con los grupos parlamentarios, los agentes sociales, las comunidades y los sectores concernidos para dar una respuesta económica a "la guerra de [Vladímir] Putin", e insistió en que su Ejecutivo ya ha actuado, al prorrogar "importantes" bajadas de impuestos que, si se prolongaran hasta el 31 de diciembre, supondrían una merma de recaudación de entre 10.000 y 12.000 millones de euros. Pero la principal razón de su rechazo es que hay que ir a la raíz del problema.

"Podemos bajar impuestos, podemos aumentar las ayudas, pero si no actuamos sobre el origen", un "mercado energético disfuncional", no serviría de nada. Subrayó que, en España, el gas aporta un 10-15% de la producción energética, frente al 45% de las renovables, mucho más baratas, pero es el precio del gas el que arrastra del precio de la electricidad. "Si no resolvemos esta conexión, poco margen tienen los Estados miembros para amortiguar, proteger y hacer un reparto más equitativo de las consecuencias de la guerra", explicó.

Desde ese punto de vista, esgrimió es "muy importante" que en el Consejo Europeo del 24 y 25 de marzo se llegue a un "gran acuerdo" para una "reforma estructural del mercado energético". Así que hay que "esperar" para aprobar el plan nacional de respuesta. Para Sánchez, este es el "momento definitorio de Europa, y tenemos que reivindicar el patriotismo europeo para salir fortalecidos de este embate de Putin". Preguntado si podrá vencer las reticencias alemanas a su propuesta, Sánchez respondió que hay que esperar a la reunión que mantenga con el canciller, Olaf Scholz, el próximo viernes en Berlín.

Plenković se espera a los "detalles"

La Moncloa había publicitado la visita del primer ministro croata como el arranque de la gira europea del presidente que le llevará por varios países para amarrar apoyos a su propuesta. Por parte del conservador Plenković no hubo, al menos, un gesto de adhesión total. "Queremos ver los detalles de la propuesta" española, señaló cuando le preguntaron los periodistas. Defendió que su Ejecutivo había aprobado ya medidas para respaldar a sus empresas y ayudar a la sociedad y que es preciso "eliminar la especulación innecesaria que provoca el auge de los precios del gas". El premier croata subrayó que así como la pandemia demostró que hacían falta "soluciones europeas", ahora entiende que ha de haber iniciativas no solo en el marco de la UE sino "globales" para atajar una escalada de los hidrocarburos que afecta "muchísimo" a los ciudadanos.

Tampoco manifestó ante los medios su apoyo explícito el primer ministro eslovaco. "La UE se ha convertido en un líder y puede convertirse en un líder más fuerte si suma sus esfuerzos", indicó el también conservador Eduard Heger, quien sin embargó sí respaldó el impulso a la interconexión energética a través de Francia, para aprovechar la infraestructura "muy fuerte" que tiene España para regasificar el gas natural licuado: "Tiene la oportunidad de acabar el Midcat. Nuestros países pueden buscar soluciones comunes" y otras alternativas para que "no falte nunca" el gas, indicó. Sánchez le dio la razón, pero la interconexión, agregó, "no es la única de las soluciones", también es necesario "aumentar el número de proveedores" y de fuentes de energía.

El 'premier' croata no explicita su adhesión a la propuesta española para detener el contagio del gas, aunque sí admite que hay que cortar la "especulación innecesaria" y que hacen falta soluciones europeas y globales

Noticias relacionadas

El principal interés de Plenković este miércoles, no obstante, estaba situado en otro lugar. El pasado 9 de marzo, un dron militar de fabricación rusa y procedente de Ucrania cayó en la capital de su país, Zagreb, tras sobrevolar tres países aliados (Rumanía, Hungría y Croacia), sin ocasionar víctimas. Las autoridades croatas se quejaron ante la Alianza por una reacción lenta ante un incidente que podría haber sido muy grave, ya que la aeronave no tripulada tenía 40 metros de longitud y estaba cargada con 6 toneladas de explosivos, recordó el primer ministro. El viaje de Plenković a España incluía, por eso, una visita al Centro de Operaciones Aéreas Combinadas que la OTAN tiene ubicado en la base aérea de Torrejón y que controla el espacio aéreo del flanco sur de la Alianza.

Para el jefe del Ejecutivo croata, es preciso un "mayor nivel de alerta" entre aliados y verificar si hubo un "accidente, un sabotaje" o había intención de atacar. Sánchez coincidió con Plenković en que hay que "aprender de los errores" y mantenerse "alerta" porque la amenaza es "real". El mandatario socialista viajó esta tarde a Eslovaquia, mañana jueves vuela a Rumanía; el viernes a Italia —donde coincidirá con sus homólogos de Portugal y Grecia, con los que amarrará una alianza mediterránea— y Alemania, y el martes 22, a Irlanda.