Valoración de las cuentas de la Generalitat en los seis meses del nuevo ejecutivo

Las entidades sociales piden al Govern que concrete sus buenas intenciones

  • Celebran las buenas intenciones en cuanto al despliegue social pero esperan detalles y ejecución de lo prometido

  • El despliegue del presupuesto en renta garantizada, lucha contra los desahucios y reindistrialización, claves

Pere Aragonès, durante la declaración institucional con motivo del cuarto aniversario del 1-O.

Pere Aragonès, durante la declaración institucional con motivo del cuarto aniversario del 1-O. / JORDI COTRINA

4
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

Las entidades sociales comparten un diagnóstico: el nuevo Govern, tras seis meses de andadura, muestra buenas intenciones, y el presupuesto que propone para el próximo año va en esa dirección. Pero ha de concretar, detallar y ejecutar sus planes, para poder demostrar lo que el nuevo 'president', Pere Aragonès, ha definido como un nuevo rumbo. Un cambio sustancial.

Javier Pacheco, líder de Comisiones Obreras en Catalunya, pone voz a esta tendencia: "estamos consolidando un cambio de ciclo político en Catalunya, un Govern que quiere entrar en un proceso de recuperación, de gestión de marcos de autogobierno. Y no es un gobierno de derechas clásico del pujolismo, tampoco de izquierdas revolucionarias". Para este sindicalista la muestra de que no se aplica una transformación radical es que en los presupuestos "renunciamos a gravar las rentas más altas" pese a que ya existan beneficios empresariales y de las rentas del capital más altos que antes de la crisis del 2008. "Si no es ahora, ¿cuándo será el momento?", insiste.

Los sindicatos, a la espera

Pacheco entiende que Aragonès ejercita el equilibrismo ante la aritmética del Parlament. Y echa de menos llegar de forma más eficaz a más familias que requieren la ayuda de la Renta Garantizada de Ciudadanía. Camil Ros, líder de la otra gran central sindical, UGT, percute en esta idea: se vuelve a invertir pero cabe recordar que la desinversión es crónica y ha durado once años, en funcionarios, en infraestructuras... Por ello, Ros pide a Aragonès que defina su modelo: "Todavía no sé qué quieren hacer en política industrial, o qué modelo tienen sobre rentas garantizadas". La parte positiva, constata, es el incremento de la inversión. Por tanto: "Creo que falta concreción, el discurso suena bien pero no acabamos de ver el detalle". Con todo, ve claro que debe haber presupuestos siempre, antes que prorrogar los vigentes. Dicho lo cual, constata que el clima político ha mejorado, si bien ve "preocupante" el fracaso del acuerdo sobre la ampliación del aeropuerto de Barcelona.

Educación

También Ismael Palacín, de la Fundació Bofill , ve un buen talante en el arranque de la legislatura. "Todo suena bien", constata. y apunta a tres elementos concretos: la inyección en guarderías, la mejora de la FP, la lucha contra la segregación y el anuncio de 280 mentores en relación a la digitalización. Todo acompañado por un plan de incremento de 5.000 docentes. “la agenda y los mensajes son pertinentes, los barcos están en la buena dirección, falta saber si todo esto se despliega bien”, apunta Palacín. Dicho ello, advierte que todavía no se está desplegando el decreto contra la segregación con la intensidad necesaria.

Vivienda

Es uno de los ejes clave, una de las deficiencias reconocidas unánimemente desde hace años. Lo recordó esta semana el Síndic en una intervención ante un Parlament semi vacío. Rafael Ribó pidió un pacto nacional por la vivienda ante la evidencia de una lista de espera de hasta dos años para los pisos de emergencia. Lucía Delgado, portavoz de la PAH, es crítica: "se tienen que poner las pilas porque el 'president' dijo que era una prioridad, prometió una mesa de negociación para desahucios y todavía no sabemos nada, y también en cuanto a los protocolos de los Mossos, los del 2013 no se han actualizado, cuando venimos exigiendo abrir una negociación. Por tanto, están muy bien los anuncios y titulares pero la realidad es que Catalunya sigue liderando el ranking de desahucios y si no se actúa, llegará este tsunami de los casos de 26.000 familias que pueden ser desahuciadas cuando decaiga la moratoria" estatal contra los desahucios.

Tercer sector

Noticias relacionadas

Entre las entidades a pie de calle, las que han estado en la trinchera durante la crisis pandémica, también cunde esta valoración favorable a la espera de la puesta en marcha de lo prometido. "Se han puesto en marcha, el primer paso era importante, en compromisos como el de la acción concertada, para ponerla en marcha y activarla. Es el principio de un camino largo y complejo", apunta Joan Segarra, responsable de la Confederació del Tercer Sector. Y pone deberes: "Algunas cifras de los presupuestos, como la renta garantizada, no son suficientes, y pongo dos datos: los 700 millones de rescate social y el ponerse al día en tarifas y módulos a las entidades: no vemos reproducidas estas cifras y habrá que ver cómo se concretan".

Mariona Puigdellívol, directora general de las Entitats Catalanes d'Acció Social (ECAS), confirma la sensación de buena música a la espera del despliegue concreto: "Con el intercambio de carteras en Drets Socials y Justicia, tenemos la sensación en la práctica, no en el discurso, de que se trata de recomenzar de cero, de que están situándose". Y en cuanto a los presupuestos, la dirigente de ECAS constata "que no se consigue el equilibrio de las tres patas del estado del bienestar, como denunciamos desde hace muchos años". Y en Drets Socials concretamente, la inversión en protección de rentas no registra un incremento respecto al 2020. Y se está a la espera ver si en el catálogo de servicios aumentan los recursos.