Operación política para fulminar a la posconvergencia

Junts ultima la 'opa' municipal al PDECat

  • Una decena de municipios de peso en la posconvergencia, objetivo prioritario de los de Puigdemont

  • La fórmula podría pasar por un acuerdo cara a las diputaciones para tratar de frenar el auge municipalista de ERC

  • Los de Chacón aseguran que sus ediles "aguantan" pero admiten que necesitan "un tiempo que no tenemos"

Ángels Chacón, exconsellera y candidata del PDeCAT.

Ángels Chacón, exconsellera y candidata del PDeCAT. / Job Vermuelen (ACN)

3
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

Junts busca dar la estocada final al PDECat. O lo que es lo mismo, el partido del 'expresident' Carles Puigdemont ultima una 'opa' implacable a una decena de alcaldes posconvergentes de peso para decapitar definitivamente el casi único poder institucional que le queda al partido heredero de Convergència, que trata de volver a refundarse de la mano de otros pequeños grupos posconvergentes. La operación está en marcha y se ejecutará, precisamente, tras la enésima mutación de los del 'expresident' Artur Mas.

Igualada, Vilafranca del Penedès, Piera, Masquefa, Puigcerdà, Deltebre, Martorell, Figueres, Lloret, Martorell... son municipios de peso que estan en el punto de mira de Junts, junto a muchos otros de tamaño menor pero también determinantes cara al resultado global. La fórmula puede pasar tanto por el ingreso del alcalde o el candidato en Junts ahora o a medio plazo, como por un convenio político por el que el edil se presenta bajo las siglas que ya tenía (muchas ya consistían en la fórmula "Junts per..." y el nombre del municipio en cuestión) pero pone el resultado electoral en el saco de los votos de Junts cara a conseguir peso en las diputaciones, dado que hoy por hoy los de Puigdemont solo gobiernan en la de Barcelona y de la mano del PSC.

Desde la dirección de Junts confirman que la actuación está en marcha y se ejecutará cuando el PDECat se transforme en otra formación, porque es previsible que esa operación genere más deserciones en la posconvergencia por la posible derechización del nuevo partido, dado que incorporará grupos de tendencia ultraliberal. "No tenemos prisa, el PDECat tiene que acabar de ponerse la soga en el cuello", describen en la cúpula de Junts.

El PDECat atesora unas 180 alcaldías, según sus datos. Muchas de ellas bajo la denominación de 'Junts' y el nombre del municipio. El objetivo del partido es intentar resistir la embestida pero, como afirman en Junts, los alcaldes posconvergentes deberán escoger "entre el partido de [la secretaria general del PDECat] Àngels Chacón o el de Puigdemont, Turull, Rull... ". Incluso un destacado edil del PDEcat admite que "el partido es una fuerza en liquidación, que cada vez se parece más a Unió, por tanto ir por separado de Junts a las municipales serían un suicidio". "Soy de los que creo que tenemos que ir juntos, hay más cosas que nos unen que las que nos separan", afirma un alcaldable posconvergente.

Un único objetivo común

Pero el acuerdo de buena fe entre ambas cúpulas políticas se antoja imposible pese al adversario común, ERC, que en las últimas municipales ya superó a Junts notablemente mientras que JxCat (que entonces era el paraguas tanto de los de Puigdemont como de los de Artur Mas y Chacón) perdió más de 100.000 votos y se quedó sin representación en ciudades clave del área metropolitana de Barcelona.

Junts solo asume una absorción. Se pueden activar distintas fórmulas legales y convenios a la medida de cada municipio. Y con un mensaje principal: el espacio de PDECat y Junts unido es el único que puede evitar que ERC se imponga en algunos de los municipios citados. Es más, según algunos cálculos, Esquerra podría arañar unas 150 alcaldías más de las actuales.

La realidad es que en numerosos municipios Junts todavía no ha consolidado una agrupación local y también tiene necesidad de llegar a acuerdos con el PDECat. Y lo cierto es que todavía existen, en ambos bandos, voces que propugnan un acuerdo global. Como la del 'expresident' Artur Mas, que tanto ha apoyado a la alcaldable de Junts en Barcelona, Elsa Artadi, como a Chacón, en la conferencia en la que oficializó la propuesta de unir esfuerzos con otros espacios posconvergentes.

Barcelona, caso aparte

Noticias relacionadas

En lo único en que coinciden todos es en que es altamente improbable un acuerdo en Barcelona. Artadi es por el momento la candidata de Junts -a la espera de posibles primarias- y no cuenta con el PDECat, que intenta trenzar una candidatura con un alcaldable conocido.

La dirección del partido de Chacón sostiene que sus alcaldes "aguantan" de momento y confían en que a largo plazo las diferencias internas en Junts estallen. "Necesitamos un tiempo que quizás no tenemos", asumen. Y es que si la opa a los alcaldes posconvergentes tiene éxito, la situación del PDECat -sin presencia en el Parlament, con un ERE a casi toda la plantilla y sin influencia en el Congreso y el Senado- será catastrófica.