Vuelco municipal

La oposición de Badalona pone fin a la alcaldía de Albiol mientras negocia el nuevo gobierno

  • El socialista Rubén Guijarro se convertirá en alcalde el 8 de noviembre con el apoyo de todos los grupos salvo el PP

Reunión de los grupos d ela oposición de Badalona el pasado martes 19 de octubre para negociar la moción de censura a Albiol.

Reunión de los grupos d ela oposición de Badalona el pasado martes 19 de octubre para negociar la moción de censura a Albiol. / Àlex Rebollo

3
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +
Àlex Rebollo
Àlex Rebollo

Periodista

ver +

La segunda etapa de Xavier Garcia Albiol como alcalde de Badalona llegará a su fin el próximo 8 de noviembre, pero el ‘fenómeno Albiol’ continúa. La moción de censura para arrebatarle la vara prosperará por un acuerdo de toda la oposición, a cinco bandas, tras destaparse los 'Papeles de Pandora' que revelan que recibió un poder general de una sociedad de Belice, un pequeño paraíso fiscal. El popular se niega a dimitir y, tras constatar que se quedará sin el mando del consistorio, ya ha entrado en campaña, con la mirada puesta en las elecciones del 2023. El PP se queda así sin su bastión estrella en Catalunya, pero ya lucha para recuperarlo y la dirección confirma a Albiol como candidato.

No sólo Albiol piensa en las urnas –este jueves exhibió una encuesta que le otorga mayoría absoluta--, también los grupos ajenos a la actual junta de gobierno juegan sus cartas para que las decisiones que tomen ahora no les pasen factura en un año y medio. El PSC optó finalmente por dar un paso adelante y postular a su dirigente Rubén Guijarro como alcaldable, intentando exhibir capacidad de mando y una nueva gestión. El resto de fuerzas compró sin matices su candidatura, siendo conscientes de la atomización que reina en Badalona: el PP tiene 11 concejales; el PSC, seis ediles; Guanyem Badalona En Comú, cuatro; ERC, tres; Badalona En Comú Podem, dos; y Junts, uno.

De ahí la compleja ecuación para formar una nueva estructura gubernamental alternativa. En las primeras reuniones, la oposición se conjuró para que el gobierno fuera unitario --todos salvo el PP--, pero poco después empezaron a surgir diferencias que parecían enterradas. Nadie quiso hablar de vetos, para evitar la reedición de denegaciones que echaran al traste la operación, pero sí terminaron apareciendo y desencadenando el rechazo de Guanyem Badalona En Comú a entrar en el gobierno, que quedará en minoría (previsiblemente configurado por PSC y Badalona En Comú) con la misión de sacar adelante los presupuestos municipales para los que Guanyem tiende la mano desde la nueva oposición.

Heridas abiertas

Las diferencias que separan al PSC y Guanyem se remontan a junio de 2018, cuando los socialistas encabezaron una moción de censura contra la entonces alcaldesa Dolors Sabater (Guanyem). Álex Pastor (PSC) se hizo con la vara de mando del Ayuntamiento gracias al apoyo del PP. Apenas un año después, tras las municipales de 2019, la oposición sumó para evitar que Albiol se hiciera con la vara y Pastor se convirtió en alcalde. Pero, en abril de 2020, tras ser detenido conduciendo ebrio en pleno confinamiento, se abrió una nueva brecha entre socios.

El acuerdo entre Guanyem y el PSC para compartir la alcaldía parecía hecho, pero en el último momento todo se truncó debido a las diferencias por la división del tiempo de mandato. Ninguno de los dos alcanzó los 14 votos imprescindibles y Albiol recuperó la vara. El fracaso de la operación derivó en reproches cruzados y las heridas de 2018 se reabrieron. Ha bastado un nuevo proceso de negociación para evidenciar que los recelos entre PSC y Guanyem aún no han terminado de sanar.

Noticias relacionadas

Mientras, Albiol sigue con sus paseos, mostrándose arropado por algunos vecinos, en los barrios de la Salut, Centre, Montigalà y Llefià y, a través de la redes sociales continúa cargando contra la oposición porque “vuelve la Badalona gris y del caos”. “Nos veremos en las elecciones municipales de 2023”, remacha en otro apunte, consciente de haber ganado tres elecciones municipales consecutivas. La dirección del PP en Catalunya apoya su alcalde y considera que sus explicaciones son "suficientes". "Se volverá a presentar y volverá a ganar", zanjan.