En Badalona

El PSC se inclina por presentar una moción de censura contra Albiol

  • Fuentes municipales afirman que negociará con Guanyem para que Rubén Guijarro desbanque al alcalde

  • Los socialistas subrayan la importancia de "garantizar la seguridad" en la ciudad para impedir una nueva victoria del PP en 2023

  • El resto de la oposición apoyará sin matices la propuesta que acuerden los dos grupos mayoritarios

 Xavier Garcia Albiol  durante su proclamacion como nuevo alcalde de Badalona

Xavier Garcia Albiol durante su proclamacion como nuevo alcalde de Badalona / David Zorrakino (EUROPAPRESS)

4
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +
Àlex Rebollo
Àlex Rebollo

Periodista

ver +
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

Badalona es un Dragon Khan. Después de que Xavier Garcia Albiol recuperara la vara en mayo de 2020, su alcaldía pende de un hilo tras destaparse los 'Papeles de Pandora'. El escándalo por las informaciones que apuntan que el popular recibió un poder general de una sociedad de Belice -un pequeño paraíso fiscal al norte de Centroamérica- amenaza con echar al traste su mandato. La oposición está negociando ya una moción de censura, después de que Albiol certificara ante los grupos que no pretende dimitir.

El PSC se inclina por dar este paso adelante, según varias fuentes consultadas por EL PERIÓDICO, y empezar la negociación decisiva con Guanyem Badalona En Comú, que ya se planteó seguir este mismo camino para echar a Albiol. Fuentes del consistorio aseguran que ambos partidos están en "contacto permanente" y que ya se han puesto manos a la obra para destronar al alcalde, ya que el resto de grupos esperan su acuerdo para validarlo sin matices. Los vetos cruzados entre las izquierdas que evitaron que Albiol volviese a liderar la ciudad han caído debido al paso al lado de dirigentes como Álex Pastor y a la nueva vida parlamentaria de Dolors Sabater. Para que la moción de censura salga adelante se precisan 14 votos y toda la oposición suma 16 (6 del PSC, 4 de Guanyem, 3 de ERC, 2 de ERC y 1 de Junts).

La principal preocupación de la dirección de los socialistas catalanes es que la situación que llevó a la alcaldía a Albiol pueda volver a repetirse. "Las políticas de seguridad no son represivas, y no puede darse esa impresión", afirman fuentes del partido, que interpretan que el candidato del PP pudo ganar las últimas elecciones sacando partido de sus denuncias sobre la inseguridad de Badalona. Existe el temor de que, dentro de 20 meses, cuando tendrán lugar las próximas municipales, Albiol utilice con éxito la misma estrategia si el pacto para desbancarlo descuida esas políticas.

Sin vetos

La oposición reclama desde el miércoles, cuando se conocieron las informaciones, la dimisión, pero Albiol no cede. El líder socialista en la ciudad, Rubén Guijarro, lo ha vuelto a solicitar este lunes, "pero el tiempo se acaba", añaden fuentes del partido. "Muchos partidos han pedido la moción de censura, nosotros no, a día de hoy, pero es probable que todo se precipite esta semana", apuntan, más todavía después de que la reunión de la comisión ejecutiva nacional haya apoderado a Guijarro para que tome las decisiones pertinentes. "Lo que sería normal es que a partir de mañana se vayan precipitando los temas", remachan estas fuentes, para zanjar la cuestión esta misma semana con un acuerdo de la oposición que desbanque al alcalde. "No huiremos de nuestra responsabilidad, sobre todo por dignidad y por responsabilidad", insisten.

De hecho, la dirección del partido, por boca de la portavoz Alícia Romero, ha exhibido "toda la confianza" en Guijarro para tomar las decisiones que considere oportunas.

Fuentes de Guanyem Badalona En Comú inquieren en que la decisión de los socialistas será el detonante para empezar a cerrar el devenir de la moción hacia la "construcción de un gobierno estable con mayoría absoluta basado en primera instancia en acuerdo con el PSC". "La única herramienta que hay para hacerlo es a través de una moción de censura que esperamos poder formalizar en los próximos dos o tres días", espetan.

Sin embargo, en la dirección socialista no tienen tanta prisa. "No se trata de sustituir a una persona por otra y, aunque no se puede eternizar la negociación, tampoco se puede precipitar", afirman fuentes de la ejecutiva, mientras insisten en la importancia de "garantizar la seguridad de la ciudad" para "no dejar ningún espacio nuevamente a la propuesta de Albiol". "En los temas sociales el acuerdo es más fácil", asumen esas voces.

Una vez el PSC dé su plácet oficialmente se precipitarán los contactos para forjar un acuerdo político. Por ahora, parten sin vetos. Y, de hecho, Guanyem afirma que no se mostrará contrario a una propuesta de alcaldía socialista que podría encabezar Guijarro, el mejor posicionado.

Albiol, sin agenda

Mientras tanto, el gobierno de Albiol ha suspendido las reuniones previstas que hacen semanalmente los concejales del gobierno y de la oposición, manteniendo únicamente en agenda las comisiones informativas del pleno de octubre, que se celebró el pasado viernes, y que son obligatorias por ley. En sus comunicaciones con la oposición, sin embargo, el gobierno municipal no ha alegado ningún motivo concreto para anular las reuniones.

Noticias relacionadas

Por su parte, la ejecutiva del PP catalán no se ha reunido este lunes, y fuentes de la dirección confirman que no ha cambiado su criterio, ya que, por ahora, no hay ningún expediente abierto contra el alcalde. Desde Cs, el líder de las filas catalanas Carlos Carrizosa ha mandado una carta a Salvador Illa y a Alejandro Fernández emplazándoles a que lleguen a un acuerdo que aleje a ERC o la CUP de un hipotético nuevo ejecutivo en Badalona. Su solución pasaría por la renuncia del popular y del concejal del mismo partido Ramón Riera, para que después el PP proponga a un nuevo candidato a la alcaldía y que el PSC apoye un gobierno constitucionalista en Badalona.