La estrategia del Ejecutivo central

Sánchez reordena su agenda y se propone pisar más el territorio

  • Combinará en los próximos días la gestión de la salida de refugiados en Afganistán con los viajes a provincias españolas para probar su "compromiso" con ellas

  • En la Moncloa están satisfechos tras el "reconocimiento" de la UE y de EEUU, un aliento tras un agosto con múltiples frentes y que han visibilizado las grietas en la coalición

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, preside la reunión del Grupo de Trabajo Interministerial para abordar la situación en Afganistán, este 23 de agosto de 2021, en Madrid. Con él, siete ministros: Félix Bolaños, José Manuel Albares, Fernando Grande-Marlaska, José Luis Escrivá, Carolina Darias, Margarita Robles y Yolanda Díaz.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, preside la reunión del Grupo de Trabajo Interministerial para abordar la situación en Afganistán, este 23 de agosto de 2021, en Madrid. Con él, siete ministros: Félix Bolaños, José Manuel Albares, Fernando Grande-Marlaska, José Luis Escrivá, Carolina Darias, Margarita Robles y Yolanda Díaz. / POOL MONCLOA / FERNANDO CALVO

8
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

La "prioridad" en estos días para el Gobierno es Afganistán. Garantizar la evacuación segura de refugiados, tantos como se pueda "mientras se pueda", mientras la operación continúe y permanezcan en el aeropuerto de Kabul las tropas occidentales. Pero el presidente quiere compatibilizar esa gestión, de la que se siente especialmente orgulloso y por la que ha sido felicitado y "reconocido" por las instituciones europeas y por Estados Unidos, con otra política. Más "a pie de calle", como la llaman en la Moncloa. Pedro Sánchez se desplazará a más provincias españolas para mostrar la "proximidad" del Ejecutivo hacia "problemas concretos" y su disposición a resolverlos, también, con "medidas concretas".

Es decir, en los próximos días y semanas, habrá más Ávilas. El pasado domingo, el líder socialista viajó hasta la provincia castellanoleonesa, acompañado por la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, para visitar la zona afectada por las llamas y reunirse con alcaldes. Sánchez mostró allí el "compromiso total" de su Gabinete con los territorios arrasados por el fuego y adelantó que este martes el Consejo de Ministros aprobaría la declaración como zona catastrófica de "todas y cada una de las comunidades que han sufrido incendios este verano y otro tipo de catástrofes naturales". Lo ocurrido en Ávila le permitía poner el acento, además, en una preocupación absoluta de su Ejecutivo, la lucha contra el cambio climático. La necesidad de la transición ecológica a la que, no en vano, el Gobierno destinará el 40% de los fondos europeos.

El recorrido, confirman fuentes de la Moncloa a EL PERIÓDICO, continuará. Sánchez viajará a más puntos de la geografía española, aún por cerrar. Porque la idea, la "actitud y filosofía del arranque de curso político" es esa: combinar la agenda internacional al más alto nivel con "la política real a pie de calle". En definitiva, que el presidente "pisará territorio". "Irá allí donde hay problemas, sean coyunturales o crónicos", resumen por su parte en Ferraz. Y esta es otra matización relevante: la maquinaria Ejecutivo-partido está "engrasada" —era uno de los objetivos de la profunda remodelación ministerial operada en julio— y se visualizará también en los próximos días, ya que Sánchez desplegará en las provincias que visite agenda como presidente del Gobierno y como secretario general del PSOE. Un doble traje que adquiere aún más sentido si se tiene en cuenta que el 40º Congreso Federal de los socialistas, para el que se prevé una auténtica revolución interna, se celebrará en menos de dos meses en València: del 15 al 17 de octubre.

Sánchez visitará distintos puntos de la geografía española como presidente y como secretario general del PSOE, porque el 40º Congreso está a la vuelta de la esquina

"Arrancamos con muchas ganas un semestre que tendrá una agenda legislativa muy potente. Serán unos meses con muchas propuestas y con mucha acción y calle. Los datos económicos están siendo muy positivos y seguiremos y trabajando para que así sigan siendo —apunta una fuente del núcleo presidencial—. Hay agenda internacional, fondos, negociaciones de los Presupuestos y congresos del PSOE", el federal y, en cascada, los regionales, provinciales y locales.

Cancelación de Egipto y Kenia

La Moncloa y Ferraz están aún recomponiendo la agenda del presidente, tras el aplazamiento de la gira por Egipto y Kenia que iba a comenzar este 24 de agosto, para culminar el jueves 26. De entrada, Sánchez quiere coordinar personalmente el dispositivo de evacuación y acogida de afganos. Este lunes presidió el grupo de trabajo interministerial encargado del operativo, y lo volverá a dirigir el miércoles y el viernes. "Y además queremos visualizar que está comprometido con la acción nacional, territorial y sectorial", señalan en su entorno. Indican que un ejemplo de esa acción doble es este primer Consejo de Ministros tras el parón estival: aprobación del proyecto de ley de la primera reforma de las pensiones indexación de las prestaciones al IPC, entre otras medidas—, declaración de zonas catastróficas y novedades sobre la situación en Afganistán. En el segundo capítulo no se incluirá, por cierto, el Mar Menor: fuentes de Transición Ecológica recalcan que no ha habido ninguna tragedia imprevista, sino un "incumplimiento reiterado de normas, advertencias y expedientes de infracción abiertos", por lo que habría que "pedir responsabilidad patrimonial a los contaminadores" de la laguna, algo que el Gobierno considera que es exigible al Ejecutivo autonómico que lidera el popular Fernando López Miras, al que acusa de "dejación de funciones".

Tres ministros comparecerán, al menos, antes de que concluya agosto: Teresa Ribera, José Manuel Albares y Carolina Darias

Sánchez ha podido coger oxígeno en los últimos días gracias a la política exterior. Por Afganistán, por EEUU y por Marruecos, ya que el rey Mohamed VI apuntó al deshielo definitivo de las relaciones con Madrid. Todo ello tras un agosto en el que el Gobierno ha visto multiplicarse los frentes, agotándose el impacto del revulsivo en el Gabinete: la subida sin descanso del recibo de la luz y la devolución de menores marroquíes llegados en plena crisis migratoria en Ceuta, más la controversia sobre la ampliación del aeropuerto de El Prat. La oposición ha pretendido morder al Ejecutivo en tres cuestiones en las que se ha evidenciado, además, la disparidad de criterio entre los socios de la coalición. Diferencias que minimizan en el entorno del líder. "Son catarros, nada más. Se curan y se pasan. Y hasta el siguiente", resumen. Resignación que también se palpa en Ferraz, en donde recuerdan que Unidas Podemos necesita "visibilizarse" para no caer más. Respecto a la escalada de la factura de la electricidad, los morados han lanzado una última propuesta —la limitación del precio de la energía nuclear e hidroeléctrica, ya en estudio por Ribera—, y con relación a Ceuta, en el Ejecutivo se remiten a la decisión que adopte el juez próximamente.

Pero el inicio de curso no será plácida, en todo caso, para el presidente, que al apaciguamiento de los morados ha de añadir la tramitación de los Presupuestos o la mesa de diálogo con Catalunya. La temperatura política, alta, se demostrará este miércoles en la Diputación Permanente del Congreso, con la que la oposición buscará apretar al Ejecutivo y forzarle a comparecer antes de que concluya este mes y comience el periodo ordinario de sesiones. Sánchez no tiene previsto hacerlo, pero sí delegará en tres de sus ministros: la vicepresidenta Teresa Ribera (por la luz y el Mar Menor) y los titulares de Exteriores, José Manuel Albares, y Sanidad, Carolina Darias.

En la Moncloa subrayan que lo ocurrido en los últimos días es fruto "del trabajo hecho" en estas semanas y de la implicación personal de Sánchez

Noticias relacionadas

"El presidente ha demostrado que ha trabajado sin tregua todo el verano, coordinando una operación de máxima complejidad como la salida de Afganistán, por la que ha sido reconocido por la Comisión Europea y el Consejo y por Joe Biden. España se ha puesto como modelo de gestión, y eso es importantísimo, y se ha convertido en un 'hub' europeo [en la base militar de Torrejón de Ardoz]. No fue una llamada de cortesía [la del sábado entre ambos]. Estamos presentes en la agenda internacional como nunca, y eso es fruto del trabajo hecho", se felicitan en la Moncloa. En el Ejecutivo juzgan que el apoyo de la UE y de EEUU han obligado a Pablo Casado a corregir su línea de oposición, rebajando el tono de las críticas. El estado de salud del Gobierno de coalición, esgrimen, es "muy bueno". Es la resaca de unas jornadas en las que Sánchez ha podido anotarse puntos. Pero en política los efectos cada vez son más efímeros.

Los nuevos portavoces en Congreso y Senado, para primeros de septiembre

En principio, no está previsto que la ejecutiva federal del PSOE se reúna el lunes de la próxima semana. El cálculo que mantienen en Ferraz es que la cúpula se reencuentre unos días más adelante, ya adentrados en septiembre, aunque estos días se está reajustando el calendario. Se espera que en esa primera cita de la dirección se propongan los nombres de los nuevos portavoces socialistas en las dos Cámaras, que serían los que se mantendrían una vez pasado el 40º Congreso, en octubre.


En el Senado, la plaza de portavoz está, directamente, vacante, ya que el burgalés Ander Gil ascendió a la presidencia de la institución el pasado 12 de julio. En el Congreso, la actual jefa del grupo, Adriana Lastra, que accedió al cargo en el verano de 2018, podría ceder su puesto para volcarse en el partido. Tras la sorpresiva (y aún poco explicada) salida de José Luis Ábalos del Ministerio de Transportes —relevado por la exalcaldesa de Gavà Raquel Sánchez— y de la Secretaría de Organización del PSOE —por lo que fue ascendido el navarro Santos Cerdán como número tres—, la vicesecretaria general ganó poder. Y es ella quien lleva las riendas de la formación hasta el cónclave de octubre. En Ferraz insisten en que ella dejará la portavocía en el Congreso en septiembre para centrarse en el partido. La duda es si seguirá de número dos. En la cúpula creen que tanto ella como Cerdán seguirían en la dirección. Pero con Sánchez, y lo demostró con la remodelación de su Gobierno, nunca se sabe.


No ha trascendido quiénes serán los nuevos portavoces y la dirección guarda los nombres con máximo celo. En Ferraz descartan que Ábalos suceda ahora a Lastra en la Cámara baja. En el entorno del exministro también niegan esa opción. Pero tanto él como Carmen Calvo, exvicepresidenta primera, se mantendrán por ahora en sus escaños en la carrera de San Jerónimo, una vez fuera del Ejecutivo.