Primera decisión de Belarra

Lilith Verstrynge, nueva secretaria de Organización de Podemos

  • Belarra confirma sus intenciones de "feminizar" el partido y sitúa por primera vez a una mujer como 'número tres' de la formación

La nueva secretaria de Organización de Podemos, Lilith Verstrynge, durante la celebración de la IV Asamblea Ciudadana Estatal

La nueva secretaria de Organización de Podemos, Lilith Verstrynge, durante la celebración de la IV Asamblea Ciudadana Estatal / R. Rubio / Europa Press

2
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

Ione Belarra ya ha movido su primera pieza para reorganizar Podemos. La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 y nueva líder morada ha situado a la politóloga Lilith Verstrynge, al frente de la secretaría de Organización del partido, según fuentes de la formación. En regla con su intención de feminizar la organización, la recién nombrada secretaria general ha situado por primera vez a una mujer al mando de una de las tareas más importante en esta nueva etapa: la construcción de unas bases territoriales sólidas.

Un día después de ser elegida secretaria general de Podemos con el 88,7 % de los votos, Belarra ha querido dejar claro que sus promesas por construir un partido con liderazgos femeninos no eran meras palabras. Verstrynge, cuyo nombramiento como secretaria de Organización deberá ser confirmado por el Consejo Ciudadano Estatal, será la 'número tres' de Podemos, por detrás de Belarra y de Irene Montero. Hasta el momento, el cargo estaba en manos del diputado canario Alberto Rodríguez, que hace unas semanas anunció que no renovaría en la cúpula morada, y, previamente Pablo Echenique.

Verstrynge, hija del también politólogo, Jorge Verstrynge, lleva más de cinco años dentro de la formación morada. En los inicios fue asistente en el Parlamento Europeo y tras la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno de coalición se convirtió en asesora del exvicepresidente segundo, Pablo Iglesias. En las pasadas elecciones del 4-M también concurrió en la lista del exlíder de Podemos en el puesto 14, pero no logró obtener un escaño.

Un reto complejo

Noticias relacionadas

El reto que tiene Verstrynge por delante no resulta sencillo. Las elecciones autonómicas de mayo de 2019 demostraron la falta de estructura territorial del partido. En aquellos comicios, la formación morada perdió 68 diputados entre los distintos parlamentos regionales y desapareció de las cámaras territoriales de Castilla - La Mancha y de Cantabria. Más reciente en el tiempo, en julio de 2020, la formación se quedó sin representación en el Parlamento de Galicia, donde tenía 9 diputados.

Los comicios en Madrid a principios del pasado mayo también mostraron las carencias de Podemos. Pese a la candidatura de Iglesias, el partido obtuvo el 7,24 % de los votos, muy lejos del 18,64 que habían logrado en las elecciones de 2015. En este sentido, la propia Belarra ha reconocido en diversas ocasiones la necesidad de fortaleces las bases autonómicas y de ampliar la militancia. Hace unas semanas, cuando presentó su candidatura, se comprometió a "enraizar" el partido en los territorios.