La carrera hacia el 13-J

Espadas toma distancia con Ferraz y Díaz admite que no es "la candidata de Madrid"

El alcalde de Sevilla y candidato en las primarias del PSOE-A, Juan Espadas, el pasado 6 de mayo de 2021 en Alcalá de Guadaíra. 

El alcalde de Sevilla y candidato en las primarias del PSOE-A, Juan Espadas, el pasado 6 de mayo de 2021 en Alcalá de Guadaíra.  / EUROPA PRESS / MARÍA JOSÉ LÓPEZ

7
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Juan Espadas, alcalde de Sevilla, es el señalado por los críticos de Susana Díaz y por la dirección federal del PSOE como su candidato en esta batalla de las primarias andaluzas que concluirá, con la votación, el 13 de junio. Pero, ante la insistencia de la expresidenta de la Junta en presentarse como la aspirante "de la militancia", el regidor se ha visto obligado a distanciarse de Ferraz. En realidad, el aparato regional lo controla Díaz, en su condición de secretaria general del PSOE-A desde 2013, pero Espadas no quiere verse etiquetado como el rival impuesto por Pedro Sánchez, como el adversario que tiene detrás la maquinaria federal.

En una entrevista este sábado en la SER, un día antes de que presente su candidatura en Granada -su ejecutiva provincial se pronunció a favor de un anticipo de las primarias, como hicieron Jaén y Cádiz-, Espadas remarcó que si los más de 44.000 afiliados votan "por el cambio", el PSOE podrá recuperar la Junta. "Arranco este domingo un proceso que no es para ganar las primarias, más bien para ganar el Gobierno de Andalucía. La voz la tienen la bases, no la tiene Ferraz. Ferraz no vota en las primarias", subrayó. Y dijo más: "Ella [Díaz] sabe, como yo, que aquí no hay injerencias de nadie. Ni la dirección federal ni la dirección regional compiten en las primarias, la decisión la toma cada militante", mantuvo, informa EFE.

Documento

Bases y calendario de las primarias del PSOE de Andalucía 2021

Bases y calendario de las primarias del PSOE de Andalucía 2021

Desde Córdoba, Díaz siguió su proceso de separación de la doctrina de Ferraz, que comenzó a recorrer el pasado jueves, cuando compareció en la sede regional del PSOE-A para anunciar que pedía a la cúpula de Sánchez un adelanto de las primarias, un movimiento que ya se sabía que la ejecutiva federal haría 'motu proprio'. "Yo sé que no soy la candidata de Madrid, según se ha dicho, pero quiero ser la candidata de los militantes, ser la candidata de los compañeros del PSOE de Andalucía, y desde ese voto de la militancia libremente llevar a cabo el proceso de cambio que el PSOE necesita", señaló este sábado.

"Autocrítica" y peajes

La baronesa andaluza quiere jugar la carta de oro que impulsó a Sánchez a reconquistar el trono del partido. Presentarse como la candidata de las bases. Y esa idea lleva machacando desde el jueves. A su vez, ha mostrado sus diferencias con el Gobierno. Algo que no ocurría desde hace dos años, cuando, debilitada tras perder la Junta y con la esperanza de mantener su cuota de poder en Andalucía, alcanzó una tregua con el presidente. En los dos últimos días, los primeros en la carrera hacia el 13-J, ha pedido "autocrítica" por los desastrosos resultados del PSOE madrileño, la cuna política de Sánchez, y ha criticado la intención de Transportes de imponer un pequeño peaje en las autovías del país. "No estoy de acuerdo con estos impuestos que se cargan sobre los trabajadores y la gente. Peleamos para quitar ese peaje y no comparto que se pongan otros, y creo que no es el momento", aseguró el viernes en sendas entrevistas en Antena 3 y Telecinco.

Espadas, en cambio, se presenta ante los afiliados como un "revulsivo", como la apuesta de "cambio". Esa es su principal baza frente a Díaz, y también su propuesta de construcción de un proyecto regional a partir de lo local. El alcalde de Sevilla aboga por recuperar la ilusión de los andaluces y para ello, dijo este sábado en la SER, "no basta con la continuidad, sino que es necesario un cambio". El PSOE-A tiene que "renovar su proyecto, su discurso y su estilo" de hacer política, y cree que su gestión como regidor de la capital hispalense -la mayor de toda España en manos del PSOE- le avala. Las cosas se pueden hacer de otra forma, señaló, "con críticas al adversario y propuestas constructivas".

La pelea se presenta, por el momento, muy igualada entre Díaz y Espadas. Y hay un tercer candidato, Luis Ángel Hierro

La expresidenta de la Junta lleva semanas recorriéndose las agrupaciones andaluzas, con el argumento de hacer oposición al Gobierno del popular Juanma Moreno, pero ese 'tour' le ha servido para pulsar la temperatura interna y afianzar apoyos. Antaño, ella controlaba con mano de hierro el PSOE-A -de hecho, en las primarias federales de 2017 en las que salió derrotada frente a Sánchez, solo ganó en su federación-, pero tras perder la Junta su poder se ha agrietado y hasta algunos de sus colaboradores cercanos se han dado la vuelta. Espadas, con el empujón de Ferraz, es la apuesta de los críticos con la baronesa andaluza, pero no es un candidato que entusiasme ni que tenga un especial carisma. Su tarjeta de presentación es su gestión como regidor desde 2015, en las que ha sabido entenderse a izquierda y derecha. Seis años en los que ha presumido de moderación.

Las fuerzas de los dos ejércitos parecen, 'a priori', igualadas. En esta ocasión, no se podrán calar los apoyos de cada uno con la entrega de avales, dado que con el último congreso federal, el de 2017, se impuso un umbral mínimo y máximo de rúbricas: entre el 2% y el 4% del censo de militantes (entre 880 y 1.760 firmas). Porcentajes muy bajos buscados para no tensionar a la organización. De modo que Díaz y Espadas se lo jugarán todo a la captación de votos de cara a la jornada del 13 de junio.

Noticias relacionadas

A la carrera se presenta un tercer aspirante: el exdiputado socialista y profesor de Economía en la Universidad de Sevilla Luis Ángel Hierro. El dirigente anunció su paso al frente este sábado en redes sociales. "Convenceremos y ganaremos", dijo en Twitter. Se le vincula al sanchismo y es un viejo conocido de los procesos internos, ya que también se presentó a las primarias nacionales de 2011, proceso que concluyó sin urnas y con el que fue elegido candidato a las generales el ya fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba. Sin embargo, no parece que tenga ningún tipo de opciones frente a los dos principales rivales.

Díaz deberá dejar su cargo de secretaria general del PSOE-A mientras dure el proceso

La ejecutiva federal del pasado 6 de mayo aprobó el procedimiento para las elecciones primarias andaluzas. El documento, al que tuvo acceso EL PERIÓDICO [aquí en PDF], que establece las bases de la competición y el calendario. Las candidaturas harán de presentarse entre este domingo, 9 de mayo, y el martes 10. El censo provisional, cerrado el mismo día 6, se comunicará el 11 de mayo y se abrirá un periodo de subsanación de errores hasta el 14. El cuerpo de votantes lo forman los militantes y afiliados directos del PSOE-A al corriente de cotización en el último semestre de 2020 y los militantes de las Juventudes Socialistas de Andalucía (JSA) con el pago de la cuota abonado del mismo periodo del año pasado. La cifra rondará los 44.000 militantes (eran 45.848 en 2017).


Los candidatos podrán empezar a recoger los avales (entre el 2% y el 4% del censo) a partir del 12 de mayo, y los deberán entregar el 25. Entre el 25 y el 29 de este mes se proclamará a los aspirantes finales que hayan conseguido las rúbricas necesarias. La campaña oficial arrancará el 30 de mayo y se extenderá hasta el 12 de junio.


La jornada de votación es el domingo 13 de junio. Pero si hubiera más de dos candidaturas y ninguna supera en esas elecciones el 50% de los votos, los dos aspirantes más votados concurrirán en una segunda vuelta una semana más tarde, el domingo 20.


Susana Díaz deberá dejar temporalmente su puesto de secretaria general del PSOE-A una vez sea proclamada candidata, tras la entrega de avales. Así lo prescribe el artículo 241.2 del reglamento que desarrolla los estatutos federales: "Los candidatos que ocupen puestos orgánicos, durante los procesos de primarias, quedarán suspendidos de su cargo, quedando delegadas automáticamente sus funciones en la persona u órgano que las normas prevean que lo sustituye en sus funciones temporalmente. Si no existe ninguna norma interna que regule la sustitución de funciones, la comisión ejecutiva correspondiente deberá adoptar un acuerdo expreso al respecto". Esta fue una novedad que se introdujo en 2018.