Autovías

El Gobierno justifica los peajes como contrapartida de los fondos europeos

  • "Es una reforma que homologa a España con la mayoría de los países del entorno", afirma la ministra portavoz

  • La oposición política y Podemos critican los planes del Ejecutivo

  • El Ministerio de Transportes estudiará compensaciones para los transportistas profesionales

El secretario de Estado de Transportes, Pedro Saura, en el acto previo al viaje inaugural de Ouigo de Madrid a Barcelona.

El secretario de Estado de Transportes, Pedro Saura, en el acto previo al viaje inaugural de Ouigo de Madrid a Barcelona. / José Luis Roca

Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

En medio del amplio rechazo político y social que ha suscitado la propuesta del Gobierno de introducir peajes en todas las autovías a partir del 2024, el Gobierno sugiere que la medida es una contrapartida por recibir los fondos europeos.

"Desde un punto de vista de la coherencia, España está pidiendo a los ciudadanos europeos en su plan de recuperación que se invierta en nuestro país en infraestructuras de transporte, cuando en la mayoría de países de la Unión Europea ya se está pagando por el uso de las carreteras, por lo tanto, coherencia, si estamos pidiendo recursos para invertir en las infraestructuras, lógicamente tenemos que plantear esa reforma", afirmó este viernes el secretario de Estado de Transportes, Pedro Saura.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, apuntó que la reforma para implantar peajes en las autovías españolas es aún prematura porque quedan tres años de diálogo y debate con los sectores para acordar un sistema similar al que ya funciona en 23 países europeos. La portavoz del Gobierno vinculó esta reforma a un plan de movilidad sostenible con fondos europeos con más de 10.000 millones que servirá para acometer mejoras en el transporte urbano, metropolitano y de cercanías y facilitar así que no sea necesario el uso del vehículo particular, el más contaminante. "Es una reforma que homologa a España con la mayoría de los países del entorno", resumió Montero, en Granada.

Compensaciones a los transportistas

En el Plan de Recuperación presentado el 30 de abril a la Comisión Europea, el Gobierno español se compromete a adoptar el pago por uso en las autovías a partir del 2024 como una fórmula para obtener recursos con los que financiar su mantenimiento. La medida es una de las 102 reformas comprometidas por el Gobierno ante la Comisión Europea en contrapartida para la obtención de los 140.000 millones de euros de fondos europeos asignados a España (en transferencias y préstamos, a partes iguales).

El secretario de Estado de Transportes, en declaraciones a los medios tras participar en la inauguración del primer servicio ferroviario de alta velocidad entre Madrid y Barcelona por parte la firma Ouigo, competidora de Renfe, consideró "justo" establecer un mecanismo de pago por uso de las carreteras, pues recaería sobre quienes las utilizan y no sobre el conjunto de los contribuyentes.

En cualquier caso, Saura remarcó la necesidad de contar con el mayor consenso social, político y económico, sobre todo con el colectivo de transportistas. Así, el secretario de Estado añadió que el Gobierno está dispuesto a debatir posibles compensaciones por la introducción de peajes, sobre todo para los transportistas profesionales.

Rechazo político

La mayor parte de las grandes fuerzas políticas, incluida Unidas Podemos, así como PP, Ciudadanos, Vox o Compromís, han expresado su rechazo a la introducción de peajes. El PP, Ciudadanos y el PDeCAT aprovecharán la próxima sesión de control en el Congreso para pedir cuentas al Gobierno por la propuesta. También el BNG llamará a la movilización de la sociedad gallega y llevará iniciativas al Congreso para evitar la implantación de peajes en autovías, una medida que ha afirmado que resulta "muy lesiva para las personas con menos recursos" y "perjudica los intereses de Galicia y su desarrollo económico".

Reacción de Podemos

Noticias relacionadas

Podemos ha reiterado su rechazo al plan de extender el sistema de peajes a toda la red estatal de carreteras y demanda una concreción del mismo al Ministerio de Transportes sobre criterios de sostenibilidad y "justicia social y territorial" para que no repercutan en la mayoría de la población. "Asumir el marco de que el mantenimiento de las carreteras sea sufragado por todos los usuarios, es asumir un marco de copagos en los servicios públicos (sin tener además en cuenta los niveles de renta y la capacidad de pago de los usuarios). Esto sería políticamente inasumible en los servicios públicos (como la sanidad, o la educación), y mina la progresividad del sistema de captación de recursos por parte del Estado. Y lo mismo sucede cuando hablamos de infraestructuras públicas, como las carreteras", detallan en la formación morada.

También las asociaciones de transportistas han expresado su rechazo. La Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebus) señaló este viernes que el anuncio del Gobierno de España de empezar a cobrar peajes por circular por la red nacional de carreteras a partir de 2024 podría suponer "un desincentivo" del uso del transporte colectivo.