Ábalos sitúa al PP en el extremismo de Vox

  • El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana anuncia el despliegue de una oferta de 100.000 viviendas para alquiler protegido

José Luis Ábalos, en el acto sobre vivienda celebrado este domingo con el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo.

José Luis Ábalos, en el acto sobre vivienda celebrado este domingo con el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo.

Se lee en minutos

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha reiterado este domingo la advertencia que este sábado hizo Pedro Sánchez, de que "Madrid puede convertirse en la primera región de Europa gobernada por la ultraderecha". Para Ábalos, "Partido Popular y Vox ya son indisociables". En un acto de apoyo al candidato socialista a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, Ábalos ha advertido contra la formación un gobierno PP-Vox en Madrid, y para reafirmarlo ha lanzado una pregunta retórica: "¿Quién es la candidata de la ultraderecha en Madrid?". "Votar al PP es votar a Vox. Están en el mismo monte", se ha respondido.

El ministro valenciano ha reivindicado el Madrid tradicional de acogida. "Esta Comunidad de Madrid no se merece este tipo de populismo que declara enemigos de la patria como quien hace la lista de la compra: socialistas, comunistas, inmigrantes, mujeres, ecologistas... ", ha pedido.

José Luis Ábalos ha aprovechado el acto para resumir y adelantar sus políticas al frente de la cartera más relacionada con el derecho a la vivienda en el Gobierno de Pedro Sánchez, en cuyo centro ha colocado a "la gente, las familias a las que les sobra mes para poder llegar al final del sueldo".

El PSOE ha elegido el tema de la vivienda como el primer contenido de los actos temáticos sectoriales por los que paseará al candidato de Madrid y el ministro ha defendido la ley de vivienda, "primera en 40 años de democracia", que prepara el Gobierno. Y ha salido al paso de las críticas de dirigentes de Podemos formuladas durante la pasada semana: "No somos aliados de los fondos inmobiliarios ni del gran capital, como algunos deslizan intentando ponernos en el lado de los malos".

100.000 viviendas de alquiler público

El ministro Ábalos ha explicado que, para el Gobierno, "lo más urgente ha sido revertir la dramática reducción de inversión en vivienda que habían impuesto los gobiernos del Partido Popular para cuadrar sus cuentas", y ha remachado: "Nuestra religiosa derecha sacralizaba el déficit, pero despreciaba a las personas".

En el acto electoral de Gabilondo, el titular de Agenda Urbana ha dedicado una parte central de su intervención al Plan de Vivienda para Alquiler Asequible del Gobierno -dentro del plan de acceso con horizonte en 2025-, sobre el que anuncia que desplegará una oferta de 100.000 viviendas en toda España, su nuevo objetivo "que contrasta con la desidia con que la derecha abordó este problema", ha dicho.

El plan de Ábalos

De esas 100.000 viviendas, 44.000 surgirán de la "acción directa" pública, y 56.000 de "la colaboración público-privada", aportando la Sareb 15.000 a este futuro parque, y 30.000 más "por acuerdos con entidades gestoras del alquiler". Del plan de 100.000 viviendas desglosado por Ábalos, 4.769 se están construyendo ya, adscritas a la Sociedad Estatal del Suelo. Otras podrán ser incorporadas con los 1.000 millones que Pedro Sánchez ha anunciado recientemente como aportación extraordinaria. Con ese dinero Ábalos plantea construir 20.000 viviendas.

En los Presupuestos Generales del Estado "contamos con la mayor partida en vivienda de nuestra historia reciente: son 2.250 millones de euros, cinco veces más que los 475 millones que figuraban en las cuentas prorrogadas de 2018", ha recordado.

El ministro ha ligado a Madrid con el plan denunciando una falta de colaboración del gobierno de Isabel Díaz Ayuso: "Necesitamos gente que no le ponga palos en la ruedas", ha pedido, para reiterar: "Necesitamos un aliado para desarrollar esta política, y no lo que estamos viviendo en la situación actual".

Nueva ley

Pese a las sonadas diferencias expresadas por la cúpula de Podemos, José Luis Ábalos se ha mostrado convencido de que la nueva ley de vivienda "nacerá del acuerdo dentro del Gobierno de coalición; hay margen para la negociación, más allá de las tácticas y de que ahora estamos en campaña", ha asegurado.

La nueva norma, ha adelantado, será "una ley básica para la igualdad de las personas, vivan donde vivan, para comprometer a todas las comunidades autónomas, no dejándolo al albur de la lealtad o la buena intención". Se tratará de un texto legal que "que ofrezca soluciones al drama de los desahucios de personas en situación de vulnerabilidad, y no legitimando la ocupación, como la derecha vocifera".

Y rechazando la acusación formulada desde la izquierda de favorecer a los grandes tenedores de ladrillo, Ábalos ha recordado que la mayoría de los arrendadores en España, el 85 %, son pequeños propietarios. En esa ley ha incluido la previsión de incentivos fiscales a quienes hagan más fácil el alquiler en España, de hasta un 90% de reducción en el IRPF para quienes bajen el precio del arrendamiento, y de un 70% para quienes alquilen a jóvenes de entre 18 y 35 años. Uno de los instrumentos del texto legal será la definición del concepto de vivienda vacía, para, a partir de esa definición, aplicar recargos en el IBI con el objetivo de movilizar el parque y aumentar la oferta del alquiler, aunque en materia de vivienda, ha dicho Ábalos, "es mucho más util la zanahoria que el palo".

En la parte más electoral de su intervención, Ábalos ha pedido que Madrid "deje de ser el epicentro de la corrupción urbanística y de la corrupción", y ha equiparado a Díaz Ayuso con los independentistas catalanes: "¿A qué se viene ahora a forzar una identidad impostada, en clave independentista muchas veces? Yo no sé si esto es una carrera de indepes desde la periferia y el centro. ¡Qué necesidad tiene la capital de España de jugar a esa política?", se ha preguntado

Promesa de Gabilondo

De nuevo el PSOE madrileño ha dejado abierta la posibilidad de pactar a izquierda y derecha tras las elecciones del 4 de mayo. Si este sábado abría esa puerta Pedro Sánchez durante la presentación de la candidatura de Ángel Gabilondo a la presidencia de la Comunidad de Madrid, este domingo ha sido el propio candidato en el acto socialista sobre vivienda afirmando: "Nos presentamos como una opción de izquierdas, centrada, no de centro. No somos una opción de centro, somos una opción de izquierdas. Si estamos centrados es porque podemos y queremos incorporar abiertamente, con una mano y otra, a todos los que quieran participar en este proyecto de mayorías".

Ángel Gabilondo ha glosado muy críticamente las experiencias de Madrid en política de vivienda bajo los gobiernos del PP, recordando, en primer lugar, "la venta de 2.935 viviendas públicas por parte del Gobierno de Ignacio González a un fondo de los llamados buitres por 210 millones de euros". El candidato socialista ha rememorado aquella venta como demostración de que "para ellos la vivienda es un activo financiero con el que hacer grandes negocios con los fondos de inversión". ha dicho. Y ha acusado al PP de que "pretende hacer prevalecer intereses particulares sobre los intereses comunes", con el resultado de que "la emergencia habitacional es una realidad que se ha ido agudizando con el paso del tiempo, y la Comunidad de Madrid es puntera en esta tensión".

Gabilondo ha prometido que un gobierno presidido por él iniciará la construcción "de más de 15,000 viviendas para el alquiler social", con el fin de atajar un fenómeno de la política madrileña que ha achacado a la actual presidenta popular, Isabel Díaz Ayuso: "Viviendas para alquiler de jóvenes con precios al mes es de 1000 cuando el salario mínimo está en 950 euros. Resulta increible", ha lamentado.

Te puede interesar

El exministro y cabeza de cartel socialista para los comicios del 4M ha puesto de relieve que Madrid es la comunidad con el alquiler más caro de España, con un precio medio de 14 euros por metro cuadrado y 848 euros al mes de coste medio en la capital, y ha llamado a sus seguidores a conjurarse para que la vivienda "deje de ser un problema inmenso, como lo ha venido siendo los últimos 30 años", sobre la base de que "la vivienda no es un lujo, es una necesidad vital; no es un activo financiero, es un derecho fundamental del ser humano", ha afirmado.

"No queremos un Madrid en el que solo unos metros cuadrados tengan que hacinarse familias por falta de recursos -se ha propuesto Gabilondo-. En el Madrid rico, de los grandes logros, hay personas que no viven en condiciones dignas, sin posibilidades de desarrollo de su proyecto vital".