Los preparativos electorales

La abstención pone en guardia a los tres principales aspirantes de las elecciones catalanas

  • La fatiga pandémica afectará a las urnas, la incógnita es saber a qué partidos perjudicará más

  • El 'efecto Illa' puede tener como contrapartida la falta de participación de votante socialista de tercera edad

  • JxCat y ERC confían en movilizar a los suyos apelando de nuevo al agravio y al intervencionismo del Estado

Colegio electoral en las elecciones autonómicas del 21 de diciembre de 2017

Colegio electoral en las elecciones autonómicas del 21 de diciembre de 2017 / Ferran Nadeu

3
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

Un fantasma recorre Catalunya. Es el fantasma de la fatiga. Fatiga pandémica, fatiga política y en definitiva fatiga electoral. Traducido en movilización en las urnas, ello significa un aumento notable de la abstención. Las últimas elecciones, en plena aplicación del artículo 155, registraron una participación récord del 79%. Los expertos creen que el descenso en el número de votantes será tan notable que se puede volver a décadas atrás, cuando el registro apenas superaba el 56% de votos sobre el censo. Era el 2006.

En diciembre, antes del último giro de la política catalana (el baile de fechas electorales), el instituto GESOP ya situaba la participación entre el 60 y 65%. "La palabra clave y que nos aparece en todos los estudios es la fatiga. La gente, en general, está fatigada de la situación política, de la pandemia y de la falta de acuerdos entre partidos”, describe Àngels Pont, directora de GESOP.

¿Podría afectar más esta fatiga a las personas mayores, votantes de partidos más tradicionales? "Si hay un descenso importante, afectará a todos excepto a los que tengan claramente una tendencia al alza, algo que solo ocurre con el PSC, ahora", apunta Pont. En contra de esta tendencia está el hecho de que, como apunta el politólogo y profesor de la Universidad Carlos II de Madrid, Lluís Orriols, "el 'efecto Illa' es importante y lo único que tenemos que preguntarnos es cuanto tiempo durará, porque estos tipos de luna de miel acaban deteriorándose", apunta. En cualquier caso, en el cuartel general de los socialistas catalanes se está trabajando intensamente en facilitar el voto por correo y en solventar todas las dudas y consultas de sus militantes de base. "Hemos puesto el partido a trabajar, detectamos ganas de ir a votar", aseguran. Orriols apunta que la bajada de votos de personas mayores del PSC puede verse compensada por la tendencia de votantes de 'comuns' y Ciutadans a votar a Illa.

Encuesta del CIS

El mismo mensaje

En JxCat se han conjurado también para intentar movilizar el voto independentista, con un mensaje similar al del 2017. "Pero eran los propios independentistas los que querían posponer las urnas porque era peligroso. ¿Habrá hecho mella esto en sus votantes, estarán más temerosos? ¿O habrá una reactivación por el cambio de guión hacia la idea de la indignación y agravio y democracia intervenida?”, se pregunta Orriols. Àngels Pont apunta que "habrá una bajada en los dos bloques, independentista y no independentista; los primeros ya ven que lo del 'tenim pressa' se ha acabado, los segundos tampoco temen una independencia inmediata".

Los analistas de ERC no sienten que les vaya a repercutir especialmente la baja participación. Según fuentes del partido, se espera que haya, por un parte, una abstención que se habría dado en cualquier fecha, derivada de la menor trascendencia de los comicios. Esta afectaría más a los partidos constitucionalistas, especialmente al PSC, según la formación republicana. Una segunda abstención vendría de la mano de la pandemia y los republicanos consideran que se verá acentuada en este 14-F con respecto a si hubieran sido en mayo. En esta ocasión la ausencia de votantes es más transversal, afecta a todos, pero, especialmente, a los partidos con un electorado más envejecido. Y aquí vuelven a señalar al PSC, aunque también a JxCat.

Noticias relacionadas

“La gente más afectada por el covid es la que vota más y donde hay más indefinición es entre menores de 45 años, así que una cosa puede compensar a la otra”, apunta por ora parte Pont.

Ribó insiste en el "peligro" de votar el 14F

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha insistido en el "grave peligro para la salud pública" que puede suponer celebrar las elecciones catalanas el próximo 14 de febrero sin garantizar el voto no presencial para las personas contagiadas y sus contactos estrechos.

"Si se mantiene la fecha del 14 de febrero como jornada electoral es previsible que haya, por lo menos, más de 100.000 personas, entre contagiadas y contactos estrechos, que según las indicaciones de Salud Pública no tendrían que salir de sus domicilios bajo ninguna circunstancia, incluso el ejercicio del derecho de sufragio", ha enfatizado el Síndic.

En la misma línea, ha apuntado que también habrá entre 2.000 y 3.000 personas ingresadas y entre 600 y 800 en las UCI.

Asesorado por una comisión de expertos, el Síndic ha considerado que no hay suficientes mecanismos para garantizar el voto no presencial y ha exigido al Govern que "active inmediatamente la máxima extensión posible del voto por correspondencia". En este sentido, ha pedido que se permita el voto por correo hasta el mismo día de las elecciones.