29 oct 2020

Ir a contenido

INVESTIGACIÓN EN CURSO

Felipe VI renuncia a la herencia de Juan Carlos y le retira la asignación

La decisión llega tras varias informaciones sobre supuestas cuentas opacas del Rey emérito

El jefe del Estado revela que supo de una de ellas en 2019 y fue al notario para rechazarla

Pilar Santos

El rey Felipe VI renuncia a su herencia personal. / CHEMA MOYE / EFE / VÍDEO: EUROPA PRESS

Cuando el domingo por la tarde toda España estaba pendiente de la evolución del coronavirus, saltó una noticia que aparecerá en los libros de historia: Felipe VI comunicó que renunciará a la herencia de su padre y también le retira la asignación que hasta ahora recibía a cargo de los Presupuestos del Estado por las informaciones sobre supuestas cuentas opacas. Una información de 'The Telegraph', el sábado, señaló, además, que el actual jefe del Estado es el beneficiario de una de ellas. 

La abdicación de Juan Carlos I, en 2014, quiso ser un cortafuegos ante la grave crisis institucional que vivía la monarquía española. El entonces Rey llevaba años acumulando noticias comprometidas (la cacería en Botswana, el 'caso Nóos'...) y quiso dejar paso a Felipe para que hiciera borrón y cuenta nueva. Pero no ha sido suficiente. Después del traspaso de la Corona aumentaron las informaciones sobre la oscura fortuna del Rey emérito. Este fin de semana, tras varios días de noticias en la prensa suiza, británica y española en torno a las investigaciones judiciales sobre posibles comisiones ilegales recibidas por Juan Carlos, Felipe VI decidió que había llegado el momento de dar un paso decisivo para que esas sombras sobre su padre no le afecten a él ni tampoco a la institución que representa.

En un comunicado hecho público a última hora de la tarde del domingo, Felipe VI hizo saber que renuncia «a la herencia que personalmente le pudiera corresponder, así como a cualquier activo, inversión o estructura financiera cuyo origen, características o finalidad puedan no estar en consonancia con la legalidad o con los criterios de rectitud e integridad que rigen su actividad institucional y privada».

La información periodística que ha activado todas las alarmas en la Zarzuela es la que publicó el pasado sábado 'The Telegraph', según la cual el actual jefe del Estado es el segundo beneficiario de una fundación 'offshore' donde se ingresó una supuesta donación de 65 millones de euros de Arabia Saudí a su padre. Esa cantidad se habría depositado en una cuenta abierta en el banco privado Mirabaud, a nombre de la Fundación Lucum. 

La cronología 

En el comunicado, Felipe VI ha introducido una cronología con todas las actuaciones que llevó a cabo en la primavera del año pasado, después de conocer, el 5 de marzo de 2019, que era  beneficiario de la Fundación Lucum si su padre fallecía. Supo que era beneficiario, señala el comunicado, por una carta que le mandó a la Casa del Rey el despacho de abogados Kobre&Kim, abogados de Corinna zu Sayn-Wittgenstein, cuyo nombre saltó a la luz pública con la cacería de Botswana, en 2012, ya que Juan Carlos y ella mantenían una relación de pareja. De una de las cuentas opacas, el antiguo Monarca ingresó varios millones a Corinna, según dijo ella misma a la fiscalía suiza

Al tener conocimiento de ello, Felipe trasladó copia de la carta de los abogados a Juan Carlos y «a las autoridades competentes» [que Zarzuela no concreta], el día 21 de marzo de 2019, y comunicó a ese despacho de abogados que no designaría a ningún representante legal para «iniciar negociación alguna» con ese bufete porque no tenía ni «conocimiento, participación o responsabilidad en los presuntos hechos que mencionaba».  

Después se fue al notario, el 12 de abril, para manifestar que había dirigido una carta a su padre a fin de que, «si fuera cierta su designación o la de la Princesa de Asturias como beneficiarios de la citada Fundación Lucum, dejara sin efecto tal designación». 

Además, Felipe VI asegura que no tiene conocimiento de ser beneficiario de la Fundación Zagatka, como también señalan algunas informaciones.

Mantener una "conducta íntegra"

El comunicado subraya que el Monarca actual quiere cumplir la palabra que dio en su discurso de proclamación, el 19 de junio del 2014. “La Corona debe (…) velar por la dignidad de la Institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente, como corresponde a su función institucional y a su responsabilidad social. Porque, sólo de esa manera, se hará acreedora de la autoridad moral necesaria para el ejercicio de sus funciones”.

El abogado de Juan Carlos

El comunicado, de tres páginas, también guarda un espacio para la voz de Juan Carlos. Se lee que el Rey emérito ha pedido a la Zarzuela que diga que, «en ningún momento facilitó información» a su hijo de las dos fundaciones citadas (Lucum y Zagatka) y que ha designado al abogado Javier Sánchez-Junco Mans para que le defienda y para dar a partir de ahora «cuenta públicamente de las informaciones que le puedan afectar y se consideren procedentes».  

Es decir, la Zarzuela ya no informará de nada de Juan Carlos. Este recuerda en esa parte del comunicado que el 27 de mayo de 2019 (dos meses después de que su hijo, según la información facilitada hoy, tuviera conocimiento de la Fundación Lucum), anunció que se retiraba de la vida pública. Una manera de anunciar que todavía se 

La decisión de Felipe fue apoyada por PP, Vox y Ciudadanos, que la vieron «ejemplar». Se da la circunstancia que PP, Vox y también el PSOE, grupo mayoritario del Congreso, impidieron esta misma semana que la Cámara baja investigara las finanzas de Juan Carlos.

Pregunta vetada

Del Gobierno no se pudo obtener ninguna información oficial este domingo, ya que en la rueda de prensa telemática que ofrecieron los cuatro ministros delegados de la crisis del coronavirus (Sanidad, Defensa, Interior y Transportes) el representante de la Moncloa encargado de seleccionar las preguntas que envían los periodistas no planteó ninguna de las que se hacían eco de la renuncia de Felipe VI.