23 sep 2020

Ir a contenido

Viajes a la Champions

El Síndic de Greuges declarará el 18 de febrero ante el juez del 'caso 3%'

Ribó pidió comparecer voluntariamente ante el juez para aclarar los viajes que le pagó un empresario

El síndic es aforado ante el TSJC, pero renuncia a ese privilegio para evitar una exposición razonada

Ángeles Vázquez

El  juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ya ha puesto fecha para que el síndic de Greuges catalán, Rafael Ribó, aclare el viaje a la final de la Champions de 2015 que le pagó el empresario Jordi Soler, imputado en el 'caso 3%', quien ante el juez añadió también que le trajo de vuelta a España tras la final de 2009. Será el próximo día 18 cuando el exdiputado de ICV dé las explicaciones que considere oportunas en relación con estos desplazamientos a la final del campeonato de fútbol europeo, informaron fuentes jurídicas.

El cargo del síndic de Greuges goza de aforamiento ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, por lo que en el caso de que el magistrado entendiera necesario imputarle por un delito de cohecho impropio, como ocurriría si determinara que fue agasajado con estos viajes por razón de su cargo, tendría que elevar una exposición razonada a su Sala de lo Civil y Penal para poder investigarle y, en su caso, juzgarle. 

Antes de ello procedió a darle la oportunidad de comparecer en el juzgado, tomar conocimiento de las actuaciones y declarar voluntariamente como imputado. Ribó recogió el guante y renunció expresamente al fuero, al menos en su primera declaración judicial.

Casi 40.000 euros

Así podrá contestar a Soler, que el pasado día 3 declaró que además de proporcionarles el vuelo y una furgoneta tanto a él como a su entonces pareja y a su hija para asistir a la final de Berlín de 2015, también le invitó a viajar en su avión privado tras la final de Roma, entre el Manchester y el Barça. La Guardia Civil cifra en "39.900 euros, fraccionado en tres tramos de 13.300 euros facturados a nombre de Electromecánica Soler, Grup Soler Constructora y Soler Global Service", todas del empresario investigado", el desembolso que supuso el viaje a Berlín.

En su comparecencia de septiembre pasado ante el Parlament, el síndic aseguró no haber tenido "ninguna relación con ninguna otra persona de este viaje", pero el empresario, que negó haber hecho contrato alguno con el síndic de Greuges, también admitió haber cenado en pareja con Ribó y Ramón Camp, exdiputado de CDC, que también viajó a Berlín.