07 jul 2020

Ir a contenido

Salvador Illa, fiel de Iceta, nuevo ministro de Sanidad

Sánchez premia la discreción del secretario de organización del PSC y negociador de la investidura

Roger Pascual

El secretario de Organización del PSC, Salvador Illa.

El secretario de Organización del PSC, Salvador Illa. / ELISENDA PONS

Salvador Illa, el discreto y disciplinado secretario de organización del PSC, ocupará la cartera de Sanidad. Persona de la más estrecha confianza de Miquel Iceta, ya tuvo un papel destacado en las negociaciones de la investidura con ERC. Ahora, este político de natural prudente asumirá la cartera sanitaria en sustitución de María Luisa Carcedo.

Iceta le ha instado a ser "fiel al legado de Ernest Lluch", el último ministro de sanidad catalán. Asesinado por ETA en 2000, Lluch se encargó entre 1982 y 1985 el ministerio que ahora ocupará Illa. El guiño a Lluch, y su apuesta por el diálogo, ya estuvo a punto de materializarse en el gobierno de Pedro Sánchez a través de su hija Rosa, que se barajó como ministra de los 'comuns' hasta que finalmente se impuso la opción de Manuel Castells.

Illa fue elegido secretario de organización del PSC en el 2016, de madrugada y casi en el último momento tras un difícil juego de equilibrios en la confección de la ejecutiva, encallada precisamente en esa pieza estratégica. Desde entonces se ganó la confianza de Iceta, convirtiéndose en su fiel escudero, y este recompensó en el cónclave socialista de hace un mes su disciplima y capacidad de trabajo entre bambalinas reforzándole en su cargo y añadiéndole el de Acció Electoral. Desde las elecciones del 21-D del 2017, las que marcan el inicio del resurgir socialista en las urnas, había sido el jefe de campaña del PSC. La capacidad negociadora que había exhibido en acuerdos como el de la Diputació con JxCat le llevaron a ser el elegido del PSC para estar en la mesa de negociación de la investidura con ERC.

Jose Luis Ábalos, homólogo de Illa en el PSOE y compañero en la mesa de negociación, hizo un encendido elogio de Illa durante el congreso de diciembre del PSC que no pasó desapercibido. Desde entonces se señalaba a este prudente político, alejado de los titulares estridentes y de las polémicas tuiteras, como uno de los más firmes candidatos a ministrable del PSC. Pese a ello, Illa ha hecho gala de su discreción al negar tanto en público como en privado que se viera en el próximo consejo de ministro.

Aunque no tiene experiencia en el ámbito sanitario, a la discreción y disciplina exhibidas en la cocina del PSC y en la negociación de investidura este licenciado en filosofía de aparente estoicismo puede exhibir la capacidad de gestión como alcalde de la Roca del Vallès, director general de Gestión de Infraestructuras del Departamento de Justicia de la Generalitat y director del área de Gestión Económica del Ayuntamiento de Barcelona. Como Ábalos en el PSOE, Illa compatibilizará la secretaria organización del partido con el ministerio.