Ir a contenido

MAZAZO JUDICIAL

Condena a una década de corrupción del PSOE en Andalucía

La sentencia de los ERE evidencia el "absoluto descontrol" de los fondos públicos en Empleo

Griñán recibe una pena de 6 años de cárcel por malversación, mientras que Chaves es condenado a 9 años de inhabilitación por prevaricación

Julia Camacho

Diecinueve de los veintiún ex altos cargos de la Junta de Andalucía acusados en la pieza política de los ERE han sido condenados por la Audiencia de Sevilla, entre ellos los expresidentes José Antonio Griñán, con seis años de cárcel y quince de inhabilitación, y Manuel Chaves, con nueve años de inhabilitación. / EFE VIDEO

La Audiencia Provincial de Sevilla asestó ayer un duro mazazo al PSOE andaluz y, por extensión, a una década de gobierno socialista en la Junta de Andalucía al extender la condena por el caso de los ERE fraudulentos a todos los exaltos cargos implicados, desde los expresidentes a los técnicos. Cuatro exconsejeros, tres exdirectores generales y dos ex viceconsejeros, además del expresidente José Antonio Griñán, son condenados a entre 6 y 7 años prisión por malversación, penas que no se ejecutarán de inmediato dado que recurrirán ante el Tribunal Supremo. Y el resto de imputados, como Manuel ChavesGaspar Zarrías o Magdalena Álvarez, afrontan condenas de hasta 9 años de inhabilitación por prevaricación. Sólo se salva quien fuera interventor de la Junta, que se desgañitó, sin éxito, alertando de cúmulo de irregularidades y el "absoluto descontrol" con los fondos públicos que certifica el fallo.

Altos cargos del PSOE, algunos todavía con mando en plaza, reconocían el dolor por ver a quienes fueran pesos pesados del socialismo condenados por corrupción Más aún cuando siempre defendieron que el caso de los ERE, el mayor escándalo judicial de Andalucía, era cuestión de "cuatro golfos" y que, como llegó a asegurar Griñán el día de su dimisión en 2013 "no hay ninguna figura delictiva de la que se me pueda imputar". Una forma retorcida de declarar su inocencia en un caso que no contempla que se enriquecieran personalmente o financiaran al partido de forma ilegal.

Contundente fallo

Pero un contundente fallo de 1.821 páginas del tribunal formado por los magistrados Juan Antonio Calle PeñaPilar Llorente y Encarnación Gómez, se encargó de desmontar esa teoría. Y asentar, por el contrario, las de la jueza de instrucción Mercedes Alaya, que desde que inició la instrucción judicial allá por enero de 2011 siempre apuntó a que ese descontrol había sido no solo buscado a propósito, sino también conocido y, sobre todo, no atajado por la cúpula de la Junta de Andalucía pese a conocer los informes con continuas deficiencias. "Una vergüenza para la institución", resumió ayer el actual presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla.

Según la sentencia, tanto Chaves como Griñán y el resto de acusados fueron "plenamente conscientes de la palmaria y patente ilegalidad de los actos en los que participaron" al promover y mantener, entre 2000 y 2009, un sistema para conceder y abonar ayudas a empresas en situación delicada que, para ganar agilidad eludía cualquier tipo de control y publicidad. Su acceso quedó por tanto restringido a unas pocas sociedades, un centenar estiman los jueces, cuando en realidad fueron muchas más las afectadas. La sentencia, en cualquier caso, no alude a que este sistema permitiera apuntalar una red clientelar para que el PSOE se apoltronara en el poder, como mantuvo la Fiscalía y la acusación popular que ejerció el PP.

Hasta el año 2000, esas ayudas se concedían bajo la forma de subvenciones excepcionales, conforme a la normativa nacional. Pero los reparos que planteó la Intervención General en un caso concreto, con la empresa Hijos de Andrés Molina (Hamsa), hizo que el Ejecutivo andaluz diera la orden (de ahí la responsabilidad de Chaves) de cambiar el sistema. Se pasó a hacerlo mediante modificaciones presupuestarias al principio y, a los pocos meses, mediante transferencias de financiación desde la Consejería de Empleo al Instituto Andaluz de Fomento (IFA). Una vía legal para compensar las cuentas de las entidades públicas, pero que no se contemplaba en ninguna normativa para abonar este tipo de ayudas.

"Descontrol absoluto"

El cambio, "no menor" e institucionalizado en 2001 con un convenio marco, omitía la fiscalización previa y generó "un descontrol absoluto", además de que, como resultado, "las consecuencias económicas para los fondos públicos de la Junta de Andalucía fueron claras e importantes". La ley de presupuestos recogía año tras año transferencias de financiación de Empleo al IFA, luego Agencia Idea, que eran fiscalizadas, sí, pero no lo era el destino final de esas ayudas, que gestionaba sin competencias la Dirección de Trabajo donde estaba Javier Guerrero. Este proceder "prescindiendo total y absolutamente del procedimiento administrativo" permitió que surgieran "intrusos", que las mediadoras cobraran sobrecomisiones millonarias por tramitar expedientes –muchos defectuosos— o que se montaran empresas ex profeso para cobrar ayudas.

"No sólo se ha omitido la fiscalización previa, sino que el expediente, si es que pudiera ser llamado así, carece del cumplimiento de todos los trámites esenciales, lo que determina que sea nulo de pleno derecho, y por tanto, no convalidable", dice el fallo, apuntando ya el camino para los 200 piezas desgajadas, una por cada ayuda concedida. En ese sentido, la sentencia atribuye a los responsables de Economía y Hacienda, como Griñán, que pese a conocer esas irregularidades no alzaran la voz y pusieran freno escudándose en que se limitaban a dar forma y orden a las propuestas de cada consejería en los Presupuestos, pero no se encargaban de gestionarlo. Por este método, dice la sentencia entre 2000 y 2010 se gestionaron 680 millones de euros fuera de todo control.