Ir a contenido

Discurso íntegro del rey Felipe VI en la entrega de Premios Fundación Princesa de Girona 2019

El rey Felipe VI, durante su discurso en la entrega de Premios Fundación Princesa de Girona 2019, este lunes.

El rey Felipe VI, durante su discurso en la entrega de Premios Fundación Princesa de Girona 2019, este lunes.

No creo que os descubra nada, ni os sorprenda, al confesaros que oír aquí esta tarde las palabras que nos ha dirigido a todos, nuestra hija, la Princesa de Asturias y de Girona, nos llena a la Reina y a mí de una enorme alegría, porque volvemos a comprobar que la Princesa Leonor está empezando a asumir sus obligaciones con ilusión y sentido del deber.

También porque lo hace, como ella misma nos acaba de decir, desde una ciudad y una tierra que ocupan un lugar muy importante en su corazón. Pero, sobre todo, porque hoy nos acompaña, junto a su hermana la infanta Sofía, en la satisfacción compartida de celebrar el 10º aniversario de la Fundación Princesa de Girona. Título que ella lleva con orgullo, consciente de su significado histórico e institucional.

Desde aquí, desde la capital catalana, queremos hacer llegar a las demás ciudades de España todo aquello que, desde Girona, la Fundación ha logrado ofrecer a miles de jóvenes en estos primeros 10 años de vida. Y lo hacemos con una visión amplia, con afán integrador, una clara vocación innovadora y con la ambición de llegar cada día más lejos e impactar de manera más constructiva y útil en la juventud.

"Siempre con los jóvenes" es el lema que la Fundación ha elegido para definir su razón de ser. Cuando en el año 2009 varias entidades, organizaciones y destacados representantes de la sociedad civil de Girona y de Catalunya constituyeron la entonces Fundación Príncipe de Girona, aspiraron a convertirla en un referente de apoyo a los jóvenes. Para ello, contaron con el impulso y la generosidad de un patronato que ha ido creciendo hasta llegar a las casi 90 entidades de primerísimo nivel y de diversos lugares de España que conforman su órgano de gobierno principal.

A este Patronato se le unió un Consejo Asesor, formado por personalidades de gran prestigio en campos muy diversos, cuyas propuestas toman forma y son llevadas a cabo gracias al equipo humano de la Fundación. Permitidme así que mis primeras palabras de agradecimiento en este 10º aniversario sean para sus fundadores, para otras muchas personas que impulsaron la Fundación en sus primeros momentos y para los dos presidentes que la Fundación ha tenido: Toni Esteve y Francisco Belil.

Quiero agradecer también a todos los ponentes y artistas que nos han acompañado esta tarde: thank you Hugh and Nathalie for coming from far to share with us your perspectives on science, technology and the future; also on what we are capable of doing as humans to overcome obstacles and improve ours and other peoples' lives. Qué maravilla escucharos, Auxiliadora, Soleá y Sole. Y Pablo, aunque en la distancia. Vuestra generosidad quedará para siempre jamás en el recuerdo de todos los que hemos tenido la suerte de estar aquí hoy.

Vamos ahora con nuestros galardonados, aunque ya los conocéis un poco, los Princesa de Girona 2019. Permitidme, por tanto, que empiece por felicitarles muy especialmente a los cinco: Ignacio, Rafael, Begoña, Xavier y Maria.

Estos jóvenes extraordinarios se incorporan hoy a una comunidad formada por casi cincuenta profesionales de ámbitos como la empresa, las artes y las letras, el compromiso social o la investigación científica que, durante los últimos diez años, han ido ocupando el mismo lugar que hoy ocupan en este escenario nuestros galardonados, gracias a un trabajo impecable de los diversos jurados. Al inicio de este acto hemos podido recorrer la historia de los Premios, gracias a la mano decidida de Antonella Broglia y en voz de algunos de sus premiados. Emoción y orgullo son las palabras que mejor definen lo que hemos sentido los que estamos en esta sala.

Esta ceremonia que mis palabras ahora clausuran ha sido posible también gracias al trabajo de otros dos premiados: Rafael Villalobos a cargo de la dirección artística y Andrés Salado guiándonos con su batuta a lo largo de la tarde. No sabéis lo mucho que significa para la Fundación y para nosotros vuestra implicación generosa y entusiasta en un día como hoy. Gracias a los dos en nombre de todos.

Permitidme ahora que dedique unas palabras a cada uno de los premiados de este año:

El pasado mes de febrero, el jurado del Premio Empresa 2019 reunido en Las Palmas de Gran Canaria pudo comprobar cómo el neurólogo Ignacio Hernández Medrano ha sabido aprovechar sus diez años en el servicio de neurología del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, para fundar 'Savana', una plataforma de inteligencia artificial capaz de acelerar y expandir la investigación médica, así como incrementar la calidad asistencial a los pacientes. "Savana" es capaz de leer y analizar los datos de millones de casos clínicos –más de 180 millones, en estos momentos– para generar modelos predictivos que anticipan la mejor actuación ante un paciente.

Ignacio está también detrás de 'Mendelian', un motor de búsqueda de enfermedades raras que permite a los profesionales sanitarios agilizar el diagnóstico.

El objetivo de la Fundación Princesa de Girona es ayudar a que nuestros jóvenes puedan construir un futuro mejor para ellos y para la sociedad en la que viven. El trabajo de Ignacio Hernández Medrano ejemplifica a la perfección este propósito.

El Premio 2019 en su categoría 'Artes y Letras' ha recaído en esta ocasión en el director de escena sevillano Rafael Rodríguez Villalobos. Formado en Madrid, Barcelona y Roma, Rafael ha presentado sus trabajos en Italia, Alemania, Hungría o el Reino Unido, en producciones avaladas tanto por el público como por la crítica. El jurado quiso destacar la capacidad de Rafael para crear universos de un profundo atractivo plástico, pero también su visión de la ópera como una herramienta de construcción social e individual, partiendo de lecturas contemporáneas desde la ambición de un diálogo honesto con el público.

El trabajo de Rafael tiene un claro paralelismo con las acciones de la Fundación. Como él mismo nos recuerda, un director de escena es, en última instancia, el encargado de coordinar el talento de muchas personas, algo que, como bien sabéis, está en el ADN de nuestra Fundación.

Rafael comprendió desde muy pronto la necesidad de compartir su talento con los intérpretes, artistas y colaboradores para materializar sobre los escenarios sus propias ideas y las de los demás miembros del equipo. En la Fundación nos sentimos especialmente identificados con esta forma de entender el trabajo en equipo, donde la suma de múltiples talentos y perspectivas produce siempre el mejor de los resultados posibles.

En marzo, se falló en Cáceres el Premio Social 2019, que recayó en la emprendedora social Begoña Arana Álvarez. Desde los 17 años, Begoña empezó a ayudar a las personas más desfavorecidas de su ciudad natal, dedicando una parte muy importante de su tiempo a buscar alternativas para mejorar la vida de quienes más lo necesitan. Colaborando en lugares como el Centro Penitenciario de Algeciras o como miembro del equipo de prevención de maltrato infantil y juvenil del Campo de Gibraltar, Begoña comprendió en seguida la importancia de luchar por una sociedad mucho más justa y por el equilibrio del cumplimiento de los derechos fundamentales. De ese empeño surgió en su iniciativa 'Nuevo Hogar Betania', que tiene como objetivo generar oportunidades en un contexto socioeconómico de altísima vulnerabilidad.

La Fundación entendió desde el principio que nuestros jóvenes tienen una gran responsabilidad, ya que vivimos en un mundo cambiante y acelerado que plantea incertidumbres cada vez mayores. De ahí que, desde Girona, trabaje cada día para dotar a los jóvenes de las herramientas necesarias para afrontar los nuevos desafíos. Y es esto lo que justamente vio el jurado en Begoña: su capacidad de gestión y resiliencia en la recuperación de un recurso dirigido a generar oportunidades en un contexto de extrema complejidad y en un momento histórico que requiere de espacios de referencia donde las personas puedan convivir y sentirse parte de un mundo mucho más digno y mucho más justo.

Va ser a Santiago de Compostela on es va anunciar anunció el guanyador de la categoria Investigación Científica 2019: el barceloní Xavier Ros-Otón. Malgrat els seus escassos 30 anys, aquest jove, format a Espanya, els Estats Units i Suïssa, és un dels matemàtics més brillants i de major impacte a nivell mundial. La comunitat matemàtica internacional li ha reconegut com un dels investigadors de major influència pels seus treballs sobre equacions en derivades parcials; una aportació tan fonamental que Xavier va ser reconegut l'any passat com el matemàtic més citat de la seva edat en el món.

Tal vegada a alguns dels més joves avui aquí presents els sorprengui sentir -o tal vegada no- el que Xavier va reconèixer fa uns mesos: que algunes de les coses que li ensenyaven en les seves classes de matemàtiques en l'institut li semblaven francament avorrides. Va ser el seu pas per diferents concursos acadèmics el que va despertar el seu interès per la recerca en aquesta matèria. Amb els anys, Xavier va comprendre que, en ciència, i en matemàtiques especialment, és molt important fer-se les preguntes correctes perquè la societat avanci.

Although the actions of the Foundation in these first years have focused mainly on our country, its vocation has always been global. As we just heard just now, "All young people are one": a young man from Girona or Barcelona has many things in common with a young man from anywhere else in the world. Their desires and the challenges they will face in the coming years are the same.

For this reason, and coinciding with the 10th anniversary, the Foundation wanted to create the new International Prize that aims to recognize the professional and personal trajectory of young people from anywhere in the world who stand out for their work, their merits and their exemplarity.

The jury of this new category, meeting in Girona last June, awarded the award to the young Arab-Israeli lawyer and psychologist María Jammal, co-founder and executive director of the oenegé Humanity Crew, for her ability to make visible the problems of mental health suffered by refugees and for creating solutions for them. Since its creation in 2015, Humanity Crew, made up of 250 volunteers, has served 13,000 people and has provided 35,000 hours of psychological support.

The jury of this new category, meeting in Girona last June, awarded the award to the young Arab-Israeli lawyer and psychologist María Jammal, co-founder and executive director of the oenegé Humanity Crew, for her ability to make visible the problems of mental health suffered by refugees and for creating solutions for them. Since its creation in 2015, Humanity Crew, made up of 250 volunteers, has served 13,000 people and has provided 35,000 hours of psychological support.

Maria, Xavier, Begoña, Rafael, Ignacio. Recibid en nombre de todos, particularmente de los que formamos parte de la Fundación, nuestra más sincera felicitación y agradecimiento.

Senyores i Senyors,

Permeteu-me ara que novament continuï les meves paraules en català, com ho faig sempre que tinc l'oportunitat d'estar a Catalunya i com per primera vegada ho ha fet la Princesa de Girona.

Hi ha ocasions en les quals les presències adquireixen un significat més transcendent que les paraules; en les quals, a través d'actituds, s'expressen també profundes conviccions i sentiments. I avui és una d'aquestes ocasions, una d'aquestes ocasions importants.

Avui assisteixen a aquest acte centenars de joves, procedents de Catalunya i de moltes altres parts d'Espanya, que representen a una joventut preocupada i compromesa amb el seu futur.

Avui tenim l'alegria de tenir entre nosaltres a persones molt representatives d'entitats i associacions de gran rellevància en la nostra societat.

I avui també estan presents representants de les principals institucions del nostre Estat democràtic i constitucional que acompanyen aquí a Barcelona a la Fundació Princesa de Girona, no noméss en el seu desé aniversari, sinó sobretot al que la Fundació representa: els seus principis i valors,… el seu objectiu essencial des que va néixer fa ara 10 anys: l'ajuda als nostres joves.

És el missatge de compromís amb la nostra joventut i el seu futur dels qui encarnen avui la màxima representació democràtica de la nostra societat; la d'un poble que va decidir fa més de 40 anys retrobar-se per a conviure junts en llibertat sota principis democràtics; reconèixer-se en el valor de la seva diversitat i afrontar amb lleialtat i confiança la superació del passat i la construcció d'una societat moderna i avançada, integrada a Europa i oberta al món.

I en aquest gran projecte democràtic que ens va unir a tots, en aquest desig de no tornar a detenir la història, de no quedar al marge de l'evolució dels temps, la contribució de Catalunya va ser inspiradora per a la resta d'Espanya. Una Catalunya orgullosa dels seus senyals d'identitat, plural i integradora, constructiva i solidària amb el progrés general; en la qual l'esforç, la responsabilitat, el compromís, el respecte i l'esperit cívic van enriquir les arrels de la societat democràtica que gaudim avui.

Aquests valors representen, sens dubte, la millor història de Catalunya; no deuen ni poden ser un record del passat, sinó una realitat efectiva del nostre present i del nostre futur. Una realitat en la qual no poden tenir cabuda ni la violència, ni la intolerància ni el menyspreu als drets i llibertats dels altres.

Doncs bé, aquests valors i aquests principis són els que van donar lloc al naixement de la Fundació. Són els que van teixir complicitats i van generar il·lusions. Són els que van unir a molts catalans i a moltes altres persones de tota la nostra geografia. Són els principis i valors que avui reconeixem i celebrem en aquest acte a Catalunya; els que donen sentit en els nostres dies a la Fundació i la projecten cap al futur. Des de Catalunya per a la resta d'Espanya, per a Europa i per al món del segle XXI.

Un món en el qual els nostres joves no poden viure aïllats, reclosos en fronteres impermeables. En el qual les fronteres avui les marquen el coneixement, la formació, l'educació, la recerca; també els valors humanístics que inspiren la defensa d'un món més just, més solidari, més sostenible.

Un món en el qual conèixer cultures que no són les pròpies enriqueix i emociona, en el qual assumir noves idees en la nostra manera de pensar ajuda a matisar el nostre món interior i la nostra visió de les coses; en el qual sortir a altres llocs ens engrandeix i ens dóna noves perspectives; en el qual disposar de referències sòlides i lideratges, apassionats però serens −com els dels nostres premiats–, ajuda a afrontar les incerteses dels temps en els quals vivim.

L'impacte en la vida de milers de joves de les iniciatives i programes promoguts per la Fundació Princesa de Girona en la seva primera dècada ens satisfà i ens enorgulleix. Des de Girona i les seves comarques, i des de tots els racons d'Espanya, la Fundació continuarà acompanyant als joves en el seu camí, ajudant-los a construir el seu futur, el seu projecte de vida personal i professional.

Y acabo. Decía hace unos minutos que hay ocasiones en que los gestos o las actitudes son mucho más elocuentes que las palabras.

Pues bien, vaya hoy para todos los presentes y especialmente para la Fundació Princesa de Girona mi aplauso, todo mi aliento y mi ánimo, y todo mi reconocimiento –muy sentido y profundo– a 10 años de trabajo duro, eficaz, lleno de ilusión y comprometido con Cataluña, con toda España, con los jóvenes y con su futuro.

Muchas gracias. Moltes gràcies. Many thanks y bon desè aniversari a tots.