Ir a contenido

LA RESPUESTA A LA SENTENCIA DEL 1-O

Pere Aragonès insiste en un gobierno de concentración hasta lograr negociar con el Estado

"La unilateralidad no se gana proclamándola. La fuerza se gana superando el 50% de votos en unas elecciones", afirma el vicepresidente del Govern

Agencias

El vicepresidente del Govern y coordinador general de ERC, Pere Aragonès.

El vicepresidente del Govern y coordinador general de ERC, Pere Aragonès. / ACN

Gobierno de concentraciónelecciones al Parlamentdesobediencia civil. El independentismo está estos días inmerso en el debate sobre la estrategia a seguir como respuesta a la sentencia del juicio del 1-O. El vicepresidente del Govern y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonès, ha vuelto a insistir este lunes en la fórmula del Govern de concentración y ha rechazado cualquier vía unilateral. Como novedad, ha señalado que este gobierno de unidad estaría vigente hasta conseguir una mesa de negociación con el Estado.

"Se está trabajando en un gobierno de concentración. Pero todavía no hay consenso. A ERC nos gusta la idea. Sin embargo, ahora mismo no hay una propuesta pactada", ha afirmado Aragonès en una entrevista en Rac-1. El dirigente republicano ha defendido que un gobierno unitario de todas las fuerzas independentistas es "la mejor manera de rechazar una sentencia condenatoria", aunque no ha cerrado la puerta a "grandes acuerdos parlamentarios". Un escenario complejo. Este mismo lunes, la CUP ha rechazado la fórmula del gobierno de concentración y ha acusado a ERC y a sus socios de JxCat de apostar por una estrategia que solo pretende "preservar la autonomía".

Respecto a la posibilidad de un paro de país, Aragonès ha admitido que hay propuestas en este sentido sobre la mesa y que él no las ve mal pero ha advertido de que esta opción "no es suficiente".

Preguntado por la desobediencia institucional que reclama la CUP, Aragonès ha reclamado concreción: "Que expliquen exactamente qué quieren que desobedezcamos. La cuestión no es de gestos ni de retórica, sino de qué podemos conseguir", ha reflexionado el dirigente de ERC.

Elecciones en diciembre del 2021

Sobre las elecciones al Parlament, una opción también sobre la mesa como respuesta a la sentencia, Aragonès ha señalado que la cita será en diciembre del 2021, no antes. Aunque se ha mostrado dispuesto a considerar un avance electoral en función de si el independentismo tiene "una mayoría parlamentaria sólida". "Si no la tenemos, las instituciones no son suficientemente fuertes para afrontar los retos".

En esas elecciones, la intención de los republicanos es mantener a Oriol Junqueras como candidato a la presidencia del Govern. "Queremos que sea nuestro candidato. Para nosotros (Junqueras) no está inhabilitado ni lo estará", ha dicho.

Aragonès ha rechazado de plano las vías unilaterales como respuesta al fallo del Supremo. "No renunciamos a ningún camino, pero la unilateralidad no se gana proclamándola. La fuerza se gana superando el 50% de votos en unas elecciones. Teniendo instituciones a favor. No como pasó durante (la aplicación del artículo) el 155", ha subrayado.

Evitar un Gobierno derechas

 Sobre las negociaciones cara a la investidura de Pedro Sánchez, el vicepresidente del Govern ha opinado que el Estado debería "evitar el riesgo de un gobierno de derechas". "Es evidente que el PSOE no es una fuerza independentista con quien compartamos hoja de ruta. Pero si hay una esperanza de abrir un diálogo no será con una coalición de los tres partidos de derechas".

Aragonès se ha mostrado muy crítico con Sánchez, al que acusado de practicar un "tacticismo a corto plazo". "Nueve meses sin hacer política, solo haciendo campaña electoral", ha lamentado.

Aragonès se ha referido también al 'exconseller' Toni Comín, que ha opinado que "la decisión políticamente responsable se llama exilio", en alusión a su situación y a la de Carles Puigdemont, actualmente en Bélgica. Aragonès no ha querido entrar a discutir sobre decisiones de "personas que han sufrido la represión".