Ir a contenido

LOS SALARIOS MUNICIPALES

Colau sigue fuera del 'top 5' de salarios de alcaldes españoles

Los alcaldes de Madrid, Bilbao, Vitoria, València, Sevilla y San Sebastián cobran más que la de Barcelona

Continuará aportando un tercio del sueldo fijado a causas sociales

Roger Pascual

La decisión de Ada Colau de subirse el sueldo ha levantado críticas en el anticolauismo. La alcaldesa pasará de cobrar 2.200 a 3.191 euros al mes. En el 2015 intentó rebajarse oficialmente el salario, fijado en 100.000 euros, pero el resto de grupos no lo permitieron. Entonces anunció que cobraría 2.200 euros mensuales -cifra marcada por el código ético de Barcelona en Comú (y que ahora ha subido 91 euros por el aumento del IPC)- mientras que el resto se donaría a causas sociales. Unas aportaciones al fondo social que se mantienen intactas (32.259 de los 100.000 euros de sueldo), aunque con el complemento que le dará al partido la líder de los 'comuns' se acerca al 'top 5' de salarios de alcaldes españoles.

En total, percibirá 42.874 euros limpios al año, aunque es difícil precisar la retribución bruta anual de Colau a partir de este 2019. La alcaldesa cobrará un complemento de 900 euros netos mensuales -en 12 pagas-, que saldrá directamente de las arcas de su partido, y no de las municipales. Incluso añadiendo el bruto de esta cantidad (14.500) su sueldo bruto (unos 82.250 euros) seguiría por detrás del de seis alcaldes españoles: Madrid, Bilbao, Sevilla, Vitoria-Gasteiz, València y San Sebastián. Y eso teniendo en cuenta que comparativamente paga más impuestos, ya que tributa en base a los 100.000 euros de sueldo oficial. 

Manuela Carmena hacía lo mismo que Colau cuando era alcaldesa de Madrid: cobraba un máximo de cuatro salarios mínimos al mes (48.396 euros netos anuales) y el resto, en un cumplimiento del código ético de Ahora Madrid, lo destinaba a entidades sociales. Su sucesor, el popular José Luis Martínez-Almeida, pasará ahora a ser el alcalde mejor pagado de España. Su asignación de 106.130,52 euros brutos se queda a ocho céntimos del límite máximo retributivo fijado para ciudades mayores de 500.000 habitantes, de acuerdo con la Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local. 

Tras él se sitúa Juan Mari Aburto, primer edil de Bilbao, la décima ciudad española por población. Como en el caso del madrileño, los honorarios estipulados bordean también el tope establecido por ley, en este caso el de municipios entre 300.000 y 500.000 habitantes, con una nómina de 95.001 euros. Sin salir del País Vasco, sobresalen también la de Gorka Urtaran en Vitoria-Gasteiz (85.969) y la de Eneko Goia en San Sebastián (83.869). Todos ellos ingresarán más que Colau y que el presidente del Gobierno (Pedro Sánchez recibe 82.978,56). 

Subidas generalizadas

En Zaragoza, Jorge Azcón seguirá cobrando lo mismo que su antecesor, Pedro Santisteve: 75.750. Pero un 28% de los alcaldes de capitales de provincias y grandes ciudades han decidido subirse la remuneración tras las elecciones del 26-M. Joan Ribó, cuando sustituyó en el 2015 a Rita Barberá en València, rebajó su salario un 20% hasta los 82.602,94. Ahora ha decidido vincular las modificaciones salariales a las que los Presupuestos Generales del Estado fijen para los funcionarios. Tras aplicar un aumento del 2,5%, percibirá ahora 84.667,24. El socialista Juan Espadas, nuevo alcalde de Sevilla, pasará de poco más de 63.000 a 84.454 euros después de que el consistorio aprobara una subida del 33%, la primera desde 1991. El malagueño Francisco de la Torre, del PP, rozará los 80.000 euros gracias a un subida del 23% (de 65.183 a 79.981). De todas formas, la subida más significativa se ha registrado en A Coruña, donde Inés Rey se embolsará un 73% más que su predecesor, Xulio Ferreiro (69.000 frente a 40.000).

Lo contrario ha ocurrido en Sant Cugat, localidad en el que el tripartito que forman ERC, PSC y CUP puso fin a 32 años de gobiernos convergentes. Una de las primeras decisiones que han tomado ha sido rebajar la paga de la alcaldesa un 15%: la republicana Mireia Ingla cobrará 67.658 euros, frente a los 79.598 de su predecesora, Carmela Fortuny. En la misma línea ha ido en Lleida el también republicano Miquel Pueyo, que se contentará con 67.284 euros, un 4% menos que Fèlix Larrosa. En otra capital de provincia, Girona, Marta Madrenas renunció a cobrar su retribución como alcaldesa tras entrar en el Parlament en los comicios del 21-D del 2017. La diputada de JxCat aseguró entonces que no dispondría de ella mientras formara parte de la Cámara catalana, algo que mantiene tras ser reelegida el pasado mes de mayo.

Núria Marín, tras ser elegida presidenta de la Diputación de Barcelona, ha decidido prescindir de su asignación como alcaldesa de L'Hospitalet. La nómima estipulada para la tercera institución de Catalunya es de 104.564,74 euros anuales, mientras que por gestionar la segunda ciudad más poblada de Catalunya Marín cobraba hasta ahora 80.010 euros.

En Cádiz, el podemista José María González, 'Kichi', también decidió optar por el salario como miembros de la Diputación provincial y renunciar al de la alcaldía gaditana cuando ganó los comicios en el 2015. Seguía así la estela de su predecesora en el cargo, la popular Teófila Martínez, que rehusó a la retribución como alcaldesa cuando entró como diputada en el Congreso. 'Kichi' pero decidió que seguiría ingresando lo mismo que cuando era profesor de instituto (menos de 2.000 euros mensuales) y que, como Colau, destinaría el resto a causas sociales. 

Manuela Carmena y Ada Colau en el encuentro de Diàlegs Civils BCN&MAD, el pasado lunes.

Manuela Carmena y Ada Colau en el encuentro de Diàlegs Civils BCN&MAD, el pasado lunes. / Elisenda Pons (periodico)