Ir a contenido

NUEVA LEGISLATURA

BComú aprueba un complemento de 900 euros mensuales para Colau y de 600 para los concejales

El partido incrementa así el salario de la alcaldesa en un 40% y el de los ediles en un 27%

El Periódico

Colau, este viernes durante la entrevista concedida a EL PERIÓDICO.

Colau, este viernes durante la entrevista concedida a EL PERIÓDICO. / ALBERT BERTRAN

Ada Colau y el resto de concejales de Barcelona en Comú en el ayuntamiento verán incrementadas sus nóminas en adelante de forma significativa, después de que así lo decidiera  la coordinadora del partido, que aboga por que la limitación voluntaria decretada por la alcaldesa en el mandato anterior sea matizada. La decisión fue tomada por el partido tras comprobar que el hecho de gobernar desgasta mucho y destruye la conciliación.

La noticia del aumento, avanzada por El País, llega en una época en la que el eufemismo cotiza en Barcelona en Comú. Después de que el partido perdiera las elecciones municipales del pasado 26 de mayo por 4.800 votos, dirigentes de los ‘comuns’ empezaron a defender que de hecho no las habían perdido, que habían empatado a 10 concejales con ERC.

Ahora, tras conocerse que Colau verá su sueldo incrementado en un 40%, de 2.200 a 3.100 euros, y el de sus concejales en un 27%, ha pasado algo similar. No es una subida de sueldo, argumenta Barcelona en Comú. Es "un complemento". Una suma que según BComú compensa las exigencias de estar gobernando: “Si no gobernáramos, no habría complemento”, afirman fuentes de los ‘comuns’.

Colau recibirá 900 euros más, los concejales recibirán una cantidad adicional de 600 euros (un 27% más) y los comisionados, 300 euros más, aunque en este último caso la mayoría, durante el último mandato, recibió el sueldo previsto: en el caso de los comisionados, el límite era optativo.

La limitación del 2015

Vaya por delante que a Colau no se la puede acusar de buscar un beneficio superior al de sus antecesores en el cargo. Al contrario: en el 2015 intentó rebajarse oficialmente el salario y hacer lo propio con determinadas retribuciones, como las de los portavoces y los presidentes de comisiones. Pero el resto de grupos no lo permitieron. Acabó cobrando unos 37.000 euros brutos, cuando su predecesor, Xavier Trias, llegó a percibir, entre salario y dietas, 140.000 euros.

Colau mantuvo su salario oficial, de 100.000 euros anuales, al igual que mantienen sus salarios formales los tenientes de alcalde (98.000 euros) y concejales de su grupo (84.000 euros). Pero en la práctica esas cantidades son recortados: hasta ahora todos los representantes de Barcelona en Comú percibían 2.200 euros (2.291 euros, una vez actualizada la cantidad en función del IPC de los últimos cuatro años) por 14 pagas, cifra marcada por el código ético de la formación. El resto se dona a causas de distinta naturaleza.  

El partido considera ahora probado que gobernar desgasta especialmente y destruye la conciliación, por lo que juzga justificado incrementar por la vía de un complemento las retribuciones de sus políticos sin retocar el límite establecido en el código ético. 

Los ‘comuns’ entregan la presidencia de Sarrià-Sant Gervasi a Valls

La sorpresa fue considerable. El distrito de Sarrià-Sant Gervasi celebraba este jueves su pleno de constitución cuando tocó votar al nuevo presidente. El concejal del distrito es Albert Batlle. Y los candidatos a presidente eran Jordi Martí Galbís, de JxCat, y Eva Parera, de Barcelona pel Canvi, el grupo de Manuel Valls. Llegado el momento de las votaciones, Parera se impuso por 10 votos, uno más de los que logró Martí. Y ganó porque BComú la votó. El consejero de los ‘comuns’ Llorenç Sena dio las gracias a Manuel Valls por investir como alcaldesa a Ada Colau –“Un voto que cambiará la historia de la ciudad”. Fuentes de BComú justifican su decisión por tres elementos: uno es que la presidencia de Martí, en el mandato anterior, no les convenció. El segundo, que JxCat no se sumó al acuerdo del cartapacio y Barcelona pel Canvi, sí. Y el tercero: “Puestos a elegir a una persona de derechas, preferíamos una mujer”.