14 ago 2020

Ir a contenido

El 'no' de Torra a Sánchez reabre la guerra interna en JxCat

"El partido apuesta por el posibilismo; el 'president', no", lamentan sectores posconvergentes

Los 'consellers' de ERC no fueron avisados del texto de Torra pidiendo el 'no' al candidato socialista

Fidel Masreal

El ’president’, Quim Torra, en una sesión de control en el Parlament.

El ’president’, Quim Torra, en una sesión de control en el Parlament. / ALBERT BERTRAN

Constatada y aireada la falta de unidad estratégica del independentismo, la guerra se ha declarado abierta. La nueva etapa puede llevar por título 'sálvese quien pueda' o bien 'tonto el que no presione primero'. Prueba de todo ello es que doce horas después de que la portavoz Meritxell Budó proclamara que el Govern será "neutral" sobre la posición que ha de adoptar el independentismo en la investidura de Pedro Sánchez en Madrid, el 'president' Quim Torra ha roto la promesa para proclamar públicamente en una texto publicado por La Vanguardia que hay que votar que no al candidato socialista (salvo que acepte el derecho de autodeterminación).

La decisión de Torra responde sin disimulo a la voluntad de presionar internamente en favor del 'no', en una batalla a pecho descubierto en la que los presos y diputados han propuesto la abstención, el 'expresident' Artur Mas también rechaza el veto, otros dirigentes del PDECat son claramente partidarios de la abstención, algún diputado en Madrid se lo piensa, y un grupo de independientes de JxCat en el Parlament han firmado un breve texto también por el 'no' y por revertir todos los acuerdos con los partidos "del 155". Una muestra más del caos interno es que este texto breve lo firman algunos como Aurora Madaula, Josep Costa, Francesc de Dalmases y Salwa El Garbhi. Otros lo apoyan pero critican cómo se ha filtrado. Y miembros de la dirección aseguran que se ha dado marcha atrás.

"Un momento delicado"

Volviendo a Torra, su texto no ha sido anunciado previamente a los miembros del Govern, tal como confirmaba a primera hroa de la mañana el diputado de ERC Gabriel Rufián, quien en una entrevista en SER Catalunya se mordía la lengua para no criticar la decisión y la enmarcaba en los debates internos de la posconvergencia. Lo mismo hizo el vicepresidente del Govern y 'conseller' de Economía, el republicano Pere Aragonès, quien recordó a Torra que la posición de los 15 diputados de ERC la decidirán los republicanos al margen del criterio del jefe del Govern. Fuentes del entorno del 'president' alegan que Torra sí había anunciado a los actores implicados que tomaría partido. Los más críticos en el PDECat lamentaban ayer que el 'president' es una "anomalía" que va "a su bola". "Es un momento delicado, en el partido intentamos resituarnos en un espacio más posibilista; Torra y su entorno, no", añade otro dirigente.

No sería la primera vez que el criterio del jefe del Govern es desautorizado por el PDECat. Sucedió hace tan sólo una semana, cuando se confirmó el pacto con el PSC en la Diputación de Barcelona contra el criterio del 'president', entre otros.

¿Y Puigdemont? No se ha pronunciado públicamente però el entorno de Torra sostiene que es también partidario de votar contra Sánchez, si bien no lo afirmará publicamente. Nada y guarda la ropa, como hizo en el debate interno sobre la alianzan con los socialistas en la Diputación.

La desunión de los diputados

¿Y los diputados de JxCat en Madrid? Depende. Algunos dudan entre la abstención y el no en función de si Sánchez logra o no un acuerdo previo con Podemos. Otros están por el 'no', como Laura Borràs, Míriam Nogueras o Jaume Alonso-Cuevillas. Los presos se supone que están por posiciones pactistas, como hizo público Quim Forn en una entrevista a El País.

Si finalmente JxCat decide votar 'no' a Sánchez, uno de los efectos colaterales será que el candidato socialista a la reelección no podrá acusar a Podemos de quedar arrinconado en la oposición junto a las derechas -PP, Ciudadanos y Vox- porque también parte del independentismo estaría en este saco.

"Que nadie dude de que JxCat tendrá una posición única", prometió Jordi Sánchez en una reciente entrevista a EL PERIÓDICO. Una promesa que será difícil de cumplir.