Ir a contenido

LOS NUEVOS EURODIPUTADOS

Puigdemont fracasa al intentar acreditarse a distancia

Su abogado aportó poderes para demostrar el acatamiento de la Constitución

La junta electoral ya había avisado de que se tenía que presentar en el Congreso

Pilar Santos

Gonzalo Boye no consigue acreditar a Carles Puigdemont como eurodiputado. / DAVID CASTRO (VÍDEO: EUROPA PRESS)

Era lo esperado. Se lo habían advertido el Parlamento Europeo y la Junta Electoral Central estas semanas atrás, pero la política son gestos y Junts escenificó este lunes en el Congreso de los Diputados las supuestas vulneraciones de derechos políticos de los que acusa al Estado español. Gonzalo Boye, abogado de los huidos Carles Puigdemont y Toni Comín, intentó acreditar al 'expresident' y al 'exconseller' como eurodiputados ante la Junta Electoral Central (JEC), pero no lo consiguió. El organismo había citado a las doce del mediodía a los 54 eurodiputados elegidos en las elecciones del pasado 26 de mayo para proceder al acto de promesa o juramento de la Constitución, un trámite imprescindible para poder recoger sus actas. 

Como era de esperar, ni Puigdemont ni Comín aparecieron por la Cámara baja, donde se reforzó el dispostivo policial. Ambos habrían sido detenidos inmediatamente por la orden dictada por el juez Pablo Llarena que pesa sobre ellos. Tampoco acudió a la Carrera de San Jerónimo Oriol Junqueras, el líder de ERC y cabeza de lista de Ahora Repúblicas, la coalición con la que se presentó a las elecciones europeas. Junqueras, que esta en prisión preventiva a la espera de la sentencia por el juicio del 'procés', no obtuvo el permiso del Tribunal Supremo para salir de la cárcel de Soto del Real. 

Expulsado con discreción

Boye acudió a la Cámara baja cita y accedió a la sala donde los eurodiputados realizaban el trámite. Llevaba consigo unos "poderes especiales" concedidos por un notario de Bélgica, país adonde huyeron Puigdemont y Comín. Según el letrado, esos documentos manifiestan el acatamiento de la Constitución por parte de sus dos representados.

Con discreción, una funcionaria de la junta electoral pidió a Boye que abandonara la sala, porque en ella solo podían estar los eurodiputados electos y le impidió llegar hasta la mesa donde estaba la presidencia de la JEC para entregar los papeles que llevaba consigo. "Ni siquiera los han leído", se quejó minutos después el letrado en el patio del Congreso, donde anunció que en las siguientes horas los presentaría en el registro de ese órgano, tal como le invitó a hacer la funcionaria. El órgano regulador estudiará esos documentos en la reunión del próximo jueves. Ese día, previsiblemente, la JEC remitirá la lista de los 51 electos proclamados y los tres de Puigdemont, Comín y Junqueras estarán vacantes durante los cinco años que dura la legislatura. Si en ese tiempo, no cumplen los trámites, los escaños quedarán vacíos.

En todo caso, la junta había advertido la semana pasada al 'expresident' que no podría convertirse en eurodiputado si no acudía a jurar la Carta Magna. De igual manera, el Parlamento Europeo le recordó en abril por escrito que su "presencia en Madrid" era "obligada para jurar o prometer la Constitución", paso necesario para obtener el acta. 

Borrell, baja

A la cita de la JEC estaban convocados 20 eurodiputados electos del PSOE, 12 del PP, siete de Ciudadanos, seis de Unidas Podemos, tres de Vox, tres de la coalición Ahora Repúblicas que formaron ERC, EH Bildu y BNG, dos de Junts y uno de la Coalición por una Europa Solidaria (CEUS) que suscribieron, entre otros, PNV y Coalición Canaria.

Al acto, además de los políticos inependentistas, también faltó el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, que fue cabeza de lista del PSOE en las europeas y que tuvo que participar en Luxemburgo en un Consejo de Ministros de la UE.

Fórmulas de acatamiento

La JEC validó todos los acatamientos que pronunciaron los eurodiputados, tarmbién el que usó Diana Riba (Ahora Repúblicas), que pidió "la libertad de los presos políticos" y "el retorno de los exiliados". Los eurodiputados de Vox aceptaron la Constitución "por España". Algunos representantes de Unidas Podemos añadieron coletillas como María Eugenia Rodríguez Palop ("por la lucha feminista") y Miguel Urbán (para "trabajar por las clases populares"). "Uno se aburre con tanta impostación", comentó Javier Nart, de Ciudadanos, cuando le llegó el turno.