20 feb 2020

Ir a contenido

LA RESACA ELECTORAL

El descenso electoral y la victoria de ERC reabren la batalla interna en la posconvergencia

Laura Borràs hace autocrítica sobre la "polifonía" de voces en la posconvergencia

JxCat evita decidir sobre la posible sustitución de los diputados presos si son suspendidos por el Supremo

Fidel Masreal / Daniel G. Sastre

La candidata Laura Borràs y el ’president’, Quim Torra, en la reunión de Junts per Catalunya para analizar los resultados electorales del pasado 28 de abril.

La candidata Laura Borràs y el ’president’, Quim Torra, en la reunión de Junts per Catalunya para analizar los resultados electorales del pasado 28 de abril. / FERRAN NADEU

Será una autocrítica con sordina, pero ya ha comenzado a brotar, en el espacio posconvergente. Los cuchillos internos ya estaban afilados debido a la purga del 'expresident' Puigdemont al sector moderado del PDECat, a los vaivenes entre este y los presos respecto a las condiciones al PSOE en una eventual negociación de investidura y a una campaña electoral con patinazos evidentes. Los cuchillos han salido del cajón tras la  victoria rotunda de Esquerra en la pugna interna entre independentistas. Victoria, además, con un nítido mensaje dialogante, alejado de las posiciones más radicales de una parte de Junts per Catalunya.

"La confusión de la marca, las discrepancias internas en el PDEcat entre los renovadores y los renovados" han sido una de las causas del mal resultado. No es una frase de un analista externo sino de la número dos de JxCat, Laura Borràs, en un mensaje interno de balance de los resultados. Un mensaje que apela también a la falta de recursos económicos y los medios de comunicación "en contra". Todo ello, admite, junto a una candidata novata.

Los dardos de Borràs no han gustado nada al PDECat, porque además los repitió en público en rueda de prensa, despreciando el papel y el peso de la antigua CDC: "ha habido quizás el desconcierto de que nos hemos pasado la campaña diciendo que no éramos el PDECat sinó JxCat, ha sido difícil de entender, con las etiquetas de neoconvergentes o posconvergentes". La 'exconsellera', siempre elegante en el uso de las palabras, ha hablado también de "polifonía" interna entre actores como la Crida de Puigdemont, el Consell per la República (también liderado por el 'expresident') y el PDECat, que se debe "armonizar".

La reunión de valoración del PDECat y JxCat este lunes por la mañana ha servido para hacer aflorar otras lamentaciones, como que el independentismo ha optado por la moderación de Esquerra y por la voluntad de llegar a una resolución del caso catalán. También se ha hablado de mensajes contradictorios, de desorden y de la necesidad de definir la hoja de ruta soberanista -esta última reflexión se ha convertido en un clásico de los últimos meses.

Entre los moderados, apartados de JxCat, este lunes reinaba el silencio, salvo un mensaje en Twitter de Carles Campuzano subyrando que el resultado del domingo "avala y refuerza que sólo el diálogo sin límites y la voluntad de acordar permitirá hallar una salida democrática al conflicto". Un mensaje parecido al del 'exconseller' procesado por el 1-O Santi Vila, en Facebook: "Los pragmáticos y moderados han tenido premio". A lo que ha añadido: "Quiero dejar de estar huérfano políticamente".

El malestar hacia ERC en la cúpula de JxCat se disimula poco y mal. Se acusa a los republicanos de haber puesto la alfombra roja a Pedro Sánchez y de habier hecho un discurso similar al de los 'comuns'. De puertas afuera, se les felicita y se aplaude el aumento de escaños independentistas en las Cortes.

Alarma municipalista

A estas alarmas internas se añade la próxima cita con las urnas: las europeas y sobre todo las municipales. Los alcaldes y candidatos posconvergentes no paran de hacer números con preocupación, viendo como en el área metropolitana incluso Vox pasa por delante de JxCat en algunas ciudades de peso y como en comarcas como el Bages los republicanos se erigen en referencia clara del independentismo muy por encima de la formación del 'expresident'.

La catarsis quedará congelada a la espera, pues, de ver hasta qué punto el feudo municipalista resiste. El área metropolitana sigue siendo un auténtico agujero negro desde hace años, en caída libre. Es un aviso que los cargos locales en este territorio llevan haciendo con poco éxito, dado el poco interés demostrado en la reciente campaña por llevar el mensaje a estas poblaciones.

Duda sobre los diputados presos

Por otra parte, Borràs, ha dejado en el aire la decisión de su formación sobre si hace correr la lista electoral y sustituye a los tres diputados elegidos que están en situación de prisión preventiva por el 1-O y podrían ser suspendidos por el Supremo tras recoger el acta. Borràs ha afirmado que "no hemos venido a facilitar la investidura de Pedro Sánchez gratis" pero tampoco a facilitar "la represión". La candidata ha afirmado que si se confirma la suspensión ello demostraría que el Estado no pasa "el test de estrés de democracia". No se ha hablado al respecto en la reunión matutina de JxCat.