Ir a contenido

ELECCIONES

Así justifica Ximo Puig el adelanto electoral

El presidente de la Generalitat valenciana defiende los comicios del 28-A por contexto estatal y la voluntad de ejercer como nacionalidad histórica

Nacho Herrero

El adelanto electoral en Valencia enfrenta a Ximo Puig y Mónica Oltra. / MIGUEL LORENZO (VÍDEO: EFE)

Ximo Puig, presidente de la Generalitat, justificó este lunes el adelanto de las elecciones autonómicas de la Comunitat Valenciana al 28-A por el contexto estatal y la alianza de PPCiudadanos Vox pero también por el hecho de ejercer por primera vez los derechos que tiene como nacionalidad histórica. 

"Es indiscutible que estamos mejor que hace cuatro años pero no para quedarnos parados, queda mucho por delate. Pero no podemos dar marcha atrás, no podemos mirar a un pasado del que salimos huyendo. Tenemos un a oportunidades y hay que aprovecharla. Hay que rechazar aquellos que quieren la confrontación, el maniqueísmo o la involución democrática", señaló Puig, que confirmó que ya ha hablado con Pedro Sánchez, presidente del gobierno.

"Esta decisión me parecía importante para reforzar el autogobierno, hemos buscado la singularidad, que los valencianos pudieran ejercer los derechos como nacionalidad histórica que es una vieja aspiración de todos los valencianistas y progresistas", añadió. 

Puig admitió que no es "una decisión fácil" y que no es "científica" pero que es "una buena oportunidad para visibilizar el problema valenciano". "Primará, soy consciente, el debate español, pero también habrá una mirada valenciana", añadió el president que admitió que "más pronto que tarde" le gustaría que las elecciones valencianas fueran en solitario. 

El presidente negó que hubiera un "interés partidista" en la decisión porque la "alta volatilidad" impide hacer pronóstico aunque admitió que el hecho de que se prevea una alta participación por coincidir con esas generales es un argumento de peso. 

"Cuanta más participación haya más sólidas son las decisiones y en estas generales se prevé una alta participación. Esperamos que el virus del populismo conservador que inunda Europa no nos contamine", deslizó.

Elogios a Oltra y al Botànic

"El Botànic ha sido una historia de éxito", señaló Puig, que dijo que le gustaría poder repetirlo y agradeció el trabajo de sus 'consellers' y de la vicepresidenta Mónica Oltra, líder de Compromís, que se mostró contraria al adelanto. 

"Quiero expresar mi profundo agradecimiento a la vicepresidenta y a todos los 'consellers' y 'conselleres' que han demostrado que hay otra manera de hacer política, valiente y eficaz, gestionando la diversidad", destacó.

Puig dijo respetar la posición de Compromís y no quiso desvelar si ejerció su voto de calidad en la reunión extraordinaria del Consell. "Ha sido razonable, con el cariño que no tenemos y expresando cada uno su posición", señaló.

"Esta es una responsabilidad del presidente y la asumo como tal. Creo que todos los argumentos son posibles y razonables pero la tomo porque la singularidad es importante para visibilizar el problema valenciano", añadió.

Críticas de Compromís

Oltra acusó a Puig de romper con la trayectoria de unanimidad que había tenido el Consell y aseguró que el 15 de febrero pactaron que no había razones para adelantar los comicios y que hasta este lunes no han vuelto a hablar del tema.

"Han sido 5.646 medidas a favor de los valencianos y las valencianas tomadas por unanimidad, eso es el Botànic y con eso nos quedamos", destacó Oltra, que dijo que esa acción ha mejorado las vidas de los valencianos "y eso sólo ha podido ser por un gobierno plural".

"Esta decisión no singulariza, no valencianiza, no defiende los intereses de los valencianos. Las razones no las sé habrá que preguntarle a quien ha llevado la decisión y la ha sacado con la mitad y el voto de calidad del presidente", señaló Oltra, que apuntó como razones de sus argumentos la coincidencias con las generales y que el próximo gobierno autonómico podría regresar al calendario de las autonomías no históricas.

La vicepresidenta dijo que no se votó a mano alzada pero dio por hecho que hubo votación y señaló que ve "incuestionable" que Puig pudiera ejercer el voto de calidad, pero advirtió que existe una disposición legal que podía impedir que las autonomías que votaron junto a las europeas en 1995 hagan su votación propia si no está separada más de cuatro meses de esos comicios. También dijo que no presentarán recursos, pero que cualquier partido podría hacerlo.

La líder de Compromís señaló que, pese a todo, no supone una fractura del Botànic, que los partidos "no tienen sentimientos" y se ha mostrado dispuesta a reeditar un gobierno que ponga en el centro a las personas.