Ir a contenido

OPERACION ERIAL

La jueza deja en libertad a Eduardo Zaplana tras encontrar y bloquear 6,3 millones de presuntas 'mordidas'

La magistrada que instruye el caso revierte la prisión provisional porque entiende que ya no existe riesgo de destrucción de pruebas

El expresident de la Generalitat valenciana y exministro, que fue sometido a un trasplante de médula por una leucemia, lleva más de un més ingresado en el hospital por su estado de salud

Nacho Herrero

La jueza que instruye el caso Erial ha dejado en libertad provisional al expresident de la Generalitat Valenciana y exministro de Trabajo Eduardo Zaplana y a los otros dos detenidos en el marco de este caso. / EFE VÍDEO

La jueza del 'caso Erial' ha decretado este jueves la puesta en libertad del expresidente valenciano y exministro Eduardo Zaplana, en prisión provisional desde que fue detenido en la 'Operación Erial' y que sigue investigado, entre otros, por los delitos de blanqueo, cohecho, malversación y prevaricación. También han quedado libres sus dos supuestos testaferros.

Las investigaciones habrían permitido encontrar y bloquear ya 6,3 millones de euros de los más de diez que se cree que ingresó por comisiones irregulares en este caso.

Según han confirmado a Efe fuentes judiciales el dinero se ha encontradon en una cuenta en Suiza y se ha librado una orden para que sea transferido lo que impedirá a los investigados acceder a él. Existen indicios de que el 90%, cinco millones y medio, serían del exdirigente del Partido Popular.

Este logro, junto con la disminución del riesgo de destrucción de pruebas, habría motivado la decisión de acabar con la prisión provisional para los tres. Aunque no tendrán que abonar fianza, deberán depositar su pasaporte y comparecer una vez a la semana ante el juzgado de guardia.

En el hospital

Zaplana lleva casi nueve meses en prisión preventiva pero desde hace un mes y medio permanece ingresado en el Hospital la Fe de València por un empeoramiento de la situación física que padece por la leucemia que le diagnosticaron en 2015 y por la que recibió un trasplante de médula en 2016.

Falta por ver si su delicada situación le permite ahora abandonar el centro hospitalario para regresar a su domicilio o si por el contrario permanece en La Fe, aunque ahora ya sin ningún tipo de restricción en las visitas, ni de control de sus movimientos.

Según ha explicado a Efe el equipo médico que le atiende al no haberle visitado hoy los especialistas médicos que llevan su caso, tener pendientes varias pruebas y no haberse iniciado la documentación del proceso de alta, Zaplana en cualquier caso no la recibirá este jueves.

En las últimos meses, sus abogados habían solicitado en varias ocasiones su puesta en libertad por motivos de salud o que fuera trasladado a su domicilio con algún tipo de medida de control, algo a lo que la jueza se había negado amparándose en varios informes forenses que negaban que hubiera un riesgo vital inminente y en que también en los paraísos fiscales existen hospitales, según indicó en una de sus resoluciones.

La encargada de Instrucción 8 había explicado que mantenía la prisión provisional ante el riesgo de fuga y de destrucción de pruebas y a la espera que llegara la información que se había solicitado a los diversos paises en los que los investigadores creen que tiene oculta su fortuna.

Campaña por su libertad

En este tiempo, políticos de distinto signo, pero especialmente el expresidente popular José María Aznar y el actual presidente del PP Pablo Casado había reclamado públicamente su puesto en libertad.

El expresident de la Generalitat y exministro de Trabajo fue detenido el pasado 22 de mayo en el marco de la 'Operación Erial' que investiga supuestas mordidas en su época al frente del gobierno valenciano tanto en la concesión de licencias de estaciones de ITV como del plan eólico. Las comisiones podrían ascender a once millones de euros.

Dos días después, la jueza liberó a dos de los detenidos, los empresarios Juan y Vicente Cotino, sobrinos del exconseller Juan Cotino, y decretó prisión provisional, comunicada y sin fianza para Zaplana y para sus dos supuestos testaferros,  Joaquín Barceló y Francisco Grau.