Ir a contenido

TENSIÓN EN EL CONGRESO

Ana Pastor aclara que lo que se retira del diario de sesiones no se borra

La presidenta del Congreso precisa que las palabras "golpista" y "fascista" no desaparecerán, sino que aparecerán como eliminadas por la Presidencia

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, considera un "error" la equiparación de los dos términos y denuncia que ERC "escupió a España"

Agencias

La presidenta del Congreso, Ana Pastor.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor. / JOSÉ LUIS ROCA

La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, aclaró este jueves que las palabras que ella ordena retirar del Diario de Sesiones, como las acusaciones de "fascistas" y "golpistas" que se han intercambiado ERC y Ciudadanos, no desaparecen propiamente del documento, sino que constan como retiradas.

Pastor hizo esta aclaración a través de su perfil de Twitter, después de la bronca parlamentaria de ayer y su decisión de retirar del Diario de Sesiones estos calificativos. Algunos, como el diputado de Unidos Podemos Rafael Mayoral, se declararon contrarios a retirarlos porque preferían que quedara constancia de todo lo que se dice en el Congreso.

La presidenta de la Cámara precisó que, tal y como se recoge en el Reglamento de la misma, "todo lo dicho en el Pleno del Congreso queda en el Diario de Sesiones para siempre".
"Cuando, conforme al Reglamento y como presidenta, anuncio que alguna palabra será retirada, no desaparece, pero sí aparece al lado su retirada y que recibió el reproche de la Presidencia", aclaró.

Rivera rechaza la equiparación

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, insistió este jueves en que los líderes independentistas catalanes en prisión preventiva son "golpistas", pero llamar "fascista" a un demócrata es "mentira", por lo que rechazó así la equiparación de los dos términos que hizo Ana Pastor al ordenar la retirada de ambos del Diario de Sesiones.

En una entrevista en TVE, Rivera juzgó un "error" equiparar "lo que dice un juez" al acusar a esos líderes de delitos como sedición o rebelión, es decir, por intentar dar "un golpe a la democracia en toda regla", con "una mentira".

El líder de Ciudadanos se mostró convencido de que lo que hicieron esos líderes independentistas es "un golpe de Estado", pero "llamar fascistas a demócratas no tiene ningún sentido". "Intentar violar la Constitución y declarar la independencia es un golpe a la democracia, pero llamar fascista a un demócrata es mentira", insistió.

Ojo de halcón

Rivera considera que los diputados de ERC "escupieron ayer a España", aunque precisó que él no es "el VAR ni el ojo de halcón" y no puede determinar "si hay escupitajo o no" en el gesto de Jordi Salvador denunciado por el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell.

Rivera: Sánchez está más cómodo con quienes escupen a un ministro de España que con los que aplaudimos a un ministro de España. / JOSÉ LUIS ROCA (VÍDEO: ATLAS)

En ese sentido, lamentó sobre todo que el PSOE, en vez de romper sus acuerdos con esos diputados traten de minimizar esa actitud, y en vez de defender a Borrell digan que lo ocurrido "no fue para tanto". "Están más cómodos con los que escupen a España que con los que aplaudimos a Borrell", aseguró.