Ir a contenido

El PDECat no cree en la Crida de Puigdemont

El partido posconvergente reivindica su espacio cara a las municipales

Fidel Masreal

Carles Puigdemont saluda, a través de una pantalla, a los asistentes a la presentación de Crida Nacional per la República.

Carles Puigdemont saluda, a través de una pantalla, a los asistentes a la presentación de Crida Nacional per la República. / EFE / QUIQUE GARCÍA

Un sello de calidad. Como el de la compra de productos etiquetados en catalán. O el de la agencia para la calidad del sistema universitario. En esto se podría convertir la Crida Nacional per la República, el proyecto impulsado por el 'expresident' Carles Puigdemont, presentado el pasado mes de julio y con el que se pretendía presentarse a las elecciones para ser el paraguas político transversal de todo el independentismo. Tras el rechazo de ERC y de la CUP desde el primer momento a integrarse en la Crida, ahora es la cúpula del PDECat la que admite que no ve viabilidad al instrumento de Puigdemont, apadrinado también por el 'president' Quim Torra.

La dirección del PDECat pone en duda que deba ceder sus derechos electorales y pasar a formar parte de la Crida. De entrada ya se ha descartado que ello suceda en las elecciones municipales del próximo mes de mayo, cuando los alcaldes y alcaldables posconvergentes se presentarán bajo el nombre del PDECat o de "Junts per...".

El congreso del PDECat de julio vivió una fractura interna entre los partidarios de Puigdemont y de la Crida y la anterior dirección liderada por Marta Pascal. Se impusieron los primeros. Pero dos meses y medio después, la confianza del partido en la plataforma del 'expresident' ha desaparecido. Ponen en duda que este nuevo instrumento político logre ganar adeptos. La Crida no ofrece la cifra de cuantos ciudadanos se han hecho "fundadores" de esta plataforma, pero fuentes del PDECat apunta que no es una cifra elevada y que una buena parte proceden del partido de Bonvehí y Míriam Nogueras. La Crida celebrará el próximo día 27 una convención fundacional pero no será hasta diciembre cuando se decida si se constituye en partido, asociación o plataforma.

El PDECat pone en duda la capacidad de la Crida por ser una herramienta de transversalidad ideológica y no quiere someter a sus asociados y votantes a un nuevo cambio de nombre y de estructuras si no está claro el futuro de la Crida. Un futuro más que incierto.