24 oct 2020

Ir a contenido

Exdirector de la Policía

Cosidó se desmarca de Villarejo: "Lo que conocemos es previo a mi etapa"

El juez Garzón anuncia querellas contra los medios de comunicación que desvelaron el encuentro y las grabaciones entre el excomisario y la ministra Delgado

El Periódico / Agencias

El portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó.

El portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó. / Juan Manuel Prats

El portavoz del Grupo Popular en el Senado, Ignacio Cosidó, se ha desmarcado este martes del excomisario José Manuel Villarejo, al que solo saludó una vez en sus cinco años como director general de la Policía. Además, ha subrayado que las revelaciones que se están conociendo estos días -como la comida con el juez Baltasar Garzón y la ministra y entones fiscal Dolores Delgado-, es algo "previo" a su etapa al frente de ese cargo, que ocupó desde finales del 2011 hasta el 2016.

"Al poco tiempo de llegar a la dirección de la Policía me encontré con Villarejo en la puerta de mi despacho, me saludó, y esa ha sido la única relación o encuentro que he tenido con él en los cinco años como director de la Policía", ha afirmado en una entrevista en 'Onda Cero'.

Al ser preguntado si alguien le informó de las actividades extrapoliciales de Villarejo y sus empresas, Cosidó ha explicado que en un momento "determinado", que ha situado entre el 2014 y el 2015, hubo una información periodística que dio lugar a que se abriera una "información reservada" que puso de manifiesto "las empresas" que tenía el excomisario.Según ha proseguido Cosidó, Villarejo alegó que había tenido "casi 10 años de excedencia en los años 80", que la mayoría de sus empresas se crearon en esa etapa y que se trataba de "una mera gestión de su propio patrimonio personal".

Ante el hecho de que se le concediera en el 2009 la medalla al mérito policial con distintivo rojo a Villarejo, Cosidó ha admitido que esas medallas rojas, a diferencias de las blancas, son "selectas" y no pasan del centenar cada año. En este caso, ha continuado, la propuesta fue de su jefe directo, el comisario Eugenio Pino, y se la concedió el ministro del Interior.

Robles: "Venganza" 

La ministra de Defensa, Margarita Robles, considera que Villarejo le mueve la "venganza" en las grabaciones en las que asegura que el actual secretario de Estado de su departamento, Ángel Olivares, le pagó para que pinchase los teléfonos del entorno de José María Aznar, a finales de los años 80 cuando era presidente de Castilla y León.

Según ha explicado a los medios de comunicación tras encabezar el acto de entrega de los premios 'Vuela con tu historia', la titular de Defensa achaca las grabaciones sobre su número dos al cese de Villarejo en 1995 de la Secretaría de Estado de Interior, cuando ella ocupaba ese puesto en el último gobierno de Felipe González. "Le echamos (Olivares y ella) en 1995 de la Secretaría de Estado", ha afirmado, y ha apuntado que desconoce de dónde salen los audios y la veracidad que hay en ellos.

Por ello, "por sanidad democrática", ha reiterado su petición al juzgado de que investigue "todas las actuaciones necesarias". "El Estado de derecho no puede estar al albur de lo que saquen determinados personajes de las cloacas", ha sentenciado, y ha agregado que el Gobierno "no está preocupado" ante posibles nuevas filtraciones..

Garzón se querellará

El exjuez Baltasar Garzón tiene intención de querellarse por injurias y calumnias contra periodistas y responsables de 'El Confidencial' y 'Moncloa.com', a los que insta a reconocer que han cometido "hechos constitutivos de delito contra su honor". En un comunicado, el exjuez explica que su defensa legal presentó este lunes ante juzgados de primera instancia de Pozuelo de Alarcón y Madrid dos solicitudes de conciliación previas a la interposición de sendas querellas contra los citados digitales.

'El Confidencial' fue el medio que publicó que la Audiencia Nacional investigaba una presunta cita entre el excomisario Villarejo y la ministra Delgado, y 'Moncloa.com' difundió audios grabados en una comida que compartieron ambos con el propio Garzón en el 2009.