Ir a contenido

NUEVA ENTREGA DE LAS GRABACIONES

Villarejo cuenta sus reuniones con Garzón sobre la investigación de la Gürtel

El expolicía procesado por corrupción dice que se reunió con el juez la víspera de que este admitiera a trámite el caso

El autor de la grabación ensalza el talante del exdirector de la Policía Juan Cotino, pero dice hallarle un único problema: "Es maricón"

El Periódico

El excomisario José Manuel Villarejo.

El excomisario José Manuel Villarejo.

Nueva entrega de las grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo en la reunión del restaurante Rianxo de Madrid del año 2009 en la que participaron el juez Baltasar Garzón y la actual ministra de Justicia, Dolores Delgado, además de varios policías. Las grabaciones que este domingo publica el digital moncloa.com corresponden a un momento de la cita en el que Garzón y Delgado ya habían abandonado el restaurante. En la conversación con los policías que quedaban en el local, Villarejo cuenta que quedó con Garzón unos meses antes, en el 2008, para departir sobre la investigación de la Gürtel, justo la víspera de que el magistrado admitiera a trámite el caso.

Según el relato del expolicía, a aquella cita preparatoria, además de él y del juez, acudieron también Juan Antonio González (entonces comisario general de Información) y José Luis Olivera (jefe de la UDEF en aquellas fechas).  González y Olivera pasan por ser los dos policías que desvelaron la trama de corrupción ligada al PP que después se conocería como Gürtel. Villarejo se lo cuenta en los aseos del restaurante al comisario Gabriel Fuentes y alardea de tener una magnífica relación con Garzón: "Balta me dijo: 'Yo, de ti, no se por qué, pero me fío, coño, porque eres un profesional, cojones, tú curras y tal, cual, no tienes ná, te pasa como al Gordo, no tenéis sentimientos".

Villarejo sigue presumiendo ante Fuentes de su sintonía con Garzón: "Porque [Garzón] me dijo: 'Me dice mucho Alfredo, Alfredo me dice, fíate de él'. Y me dice 'porque tu amigo Alfredo'. Yo no conozco a Alfredo. Y dice: '¿Serás hijo de puta? ¡Esto no te lo perdono!'. ¡Yo no le conozco! Y él: 'Así me gusta, así me gusta, que lo niegues…'.

En los urinarios del restaurante, Villarejo le cuenta a Fuentes que tiene un "contacto" en Valencia que tiene información de la trama de corrupción de Gürtel. Y agrega que prefiere esperar "a que se relaje un poco el tema" para hablar con él.

Fuentes le cuenta cómo operaba la red de Francisco Correa y Álvaro Pérez ‘el Bigotes’, poniendo como ejemplo la visita del Papa Benedicto XV a Valencia o mítines del PP con "un presupuesto de la hostia" que pagaban grandes empresas en vez del partido. "No parece haber mucho más", convienen entonces los dos policías.

Villarejo y Fuentes hablan de Juan Cotino, exdirector de la Policía y por entonces vicepresidente valenciano. Le atribuyen diversas virtudes, entre las que alaban su supuesto desinterés por el dinero, la riqueza y el prestigio personal. En ese momento, Villarejo señala que el "único matiz problemático" de Cotino es su condición sexual: "Es maricón".