Ir a contenido

Delgado: "No voy a dimitir. No voy a aceptar chantajes"

PP y Cs aprovechan la polémica de la ministra de Justicia para extremar su oposición y exigir elecciones ya

La preocupación en el Ejecutivo crece y un compañero de Gabinete admite que continúa "hoy por hoy"

Juan Ruiz Sierra

Delgado advierte al PP que no va a dimitir: Nadie nos va a chantajear / JOSÉ LUIS ROCA (ATLAS VÍDEO)

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, se revuelve contra la creciente presión para que abandone su cargo. "No voy a dimitir", ha respondido en el Congreso a aquellos que le piden que se marche. Ha advertido que no permitirá ningún chantaje al Gobierno y que no se ha dejado intimidar en su carrera ni lo hará ahora. "No me he achantado con narcotraficantes, ni terroristas, ni corruptos y viola de los derechos humanos. Y me he mantenido firme. Como ministra de Justicia voy a defender los servicios públicos hasta sus últimas consecuencias. Ni este Gobierno ni esta ministra va a aceptar el chantaje de nadie", ha defendido, firme, desde la tribuna del hemiclo en respuesta a una iniciativa del PP que exigía su dimisión inmediata. 

Su defensa llega cuando PP y Ciudadanos están extremando la oposición a Pedro Sánchez por la revelación de la conversación informal del 2009 grabada por el excomisario José Manuel Villarejo, en prisión provisional por el caso que investiga las cloacas policiales, y  Delgado, entonces fiscal de la Audiencia Nacional.

Los dos partidos han aprovechado este miércoles el caso que afecta a la ministra para presionar al presidente para que convoque ya elecciones."Esto se cae a trozos", ha dicho el líder conservador, Pablo Casado.  "Usted es rehén de sus peligrosas amistades y sus relaciones con las cloacas. Es un zombi", ha insistido el diputado conservador Rafael Hernando. "No alarguen más esta agonía, no alarguen más este fraude", ha dicho el secretario general de los naranjas, José Manuel Villegas. Su líder, Albert Rivera, ha pedido a Sánchez que "no se atrinchere en la Moncloa" y convoca elecciones. Los socios clave del Gobierno también marcan distancias. No quieren verse salpicados en un apoyo incierto a Delgado.

Sin embargo, el jefe del Ejecutivo no da muestras de que vaya a disolver el Parlamento, ni tampoco de que piense forzar la salida de la ministra. "Voy a aguantar hasta el 2020", ha dicho el líder socialista esta madrugada en Nueva York, donde participa en la Asamblea General de Naciones Unidas. Sánchez también ha descartado una crisis de Gobierno.

Aun así, los socialistas viven con enorme preocupación el caso de Delgado, que si llegara a dimitir se convertiría en la tercera ministra que se ve obligada a dejar el Ejecutivo, tras Màxim Huerta y Carmen Montón. En los audios publicados este miércoles por moncloa.com (una web creada hace apenas un par de semanas), Delgado explica que había visto en Cartagena de Indias (Colombia) a jueces y fiscales con menores en un bar. En otra parte de la misma conversación del 2009, alrededor de una mesa de una marisquería madrileña en la que también estaban Villarejo y el exjuez Baltasar Garzón, la titular de Justicia, que en un primer momento negó tener relación con el excomisario, llamaba "maricón" a Fernando Grande-Marlaska y trasladaba que prefería trabajar con hombres que con mujeres. 

Los socios se desmarcan

El Gobierno contiene el aliento ante posibles nuevas entregas de la grabación de la comida, que dura unas cuatro horas. Nadie se atreve a hacer pronósticos contundentes. "Yo la veo fuerte. Creo que, si es por ella, aguanta. Pero solo hoy por hoy", ha explicado un ministro.

La preocupación se va acentuada por el hecho de que Podemos, el principal socio del Ejecutivo, también pida la dimisión de Delgado. Pablo Iglesias ha vuelto a insistir este miércoles. "Cuanto más lejos esté lo que ha tocado Villarejo de la política, mejor. Sospecho que las vinculaciones de las cloacas afectan a muchos", ha señalado el líder morado, que no ha podido hablar con Sánchez sobre este asunto, según ha explicado, y ha confiado en que este caso no afecte a su relación con el Gobierno.   

También ERC, que hasta ahora solo pedía que la ministra dé explicaciones, pide su salida del Gobierno. "Debe dimitir, como cualquier compinche de Villarejo", ha opinado el diputado republicano, Gabriel Rufián.  El PDCat, toma distancias. "Si la ministra dimite por Villarejo diría muy poco de este sistema democrático, pero ella debe pensar si sus declaraciones le permiten seguir", ha planteado el portavoz, Carles Campuzano. 

Dimisión "en camino"

En la sesión de control al Gobierno, la portavoz parlamentaria del PP, Dolors Montserrat, ha dado por hecho que Delgado caerá. "Llevan tres dimisiones, una de ellas en camino", ha dicho. "Que este Gobierno ejerza de abogado defensor de los golpistas es una vergüenza. No queremos que nos gobiernen ni los aires chavistas caribeños ni la tramontana del 'procés'. Rectifiquen y convoquen elecciones ya", ha concluido.

La intervención de Villegas ha sido perfectamente intercambiable. “La debilidad de su gobierno tiene consecuencias: la política económica está en manos de [Pablo] Iglesias, la territorial en manos de [Quim] Torra y [Gabriel] Rufían, y en cuanto a la confianza, su Gobierno miente reiteradamente a los españoles", ha dicho el secretario general de Cs. "El señor Sánchez se atrinchera en la Moncloa. No alarguen más esta agonía, no alarguen más este fraude. Los españoles no les aguantan ni un día más", ha añadido el dirigente naranja.

La vicepresidenta, Carmen Calvo, muy firme, ha contestado a Villegas comparando este Ejecutivo con el de Mariano Rajoy. "Los españoles tienen un Gobierno que no está paralizado por los casos de corrupción, como el de antes, que usted apoyaba", ha dicho.