Ir a contenido

ESCÁNDALO DEL CHALET

Un informe del exauditor de Podemos revela irregularidades en Vistalegre 2

Openkratio denunció problemas en el censo, escasa neutralidad y falta de garantías democráticas

Fachin asegura que la dirección le impidió enviar interventores al recuento de las votaciones sobre el 1-O

Iolanda Mármol

Pablo Iglesias en el escenario de Vistalegre 2 tras conocer su victoria.

Pablo Iglesias en el escenario de Vistalegre 2 tras conocer su victoria. / JUAN MANUEL PRATS

La consulta a la militancia de Podemos sobre si deben dimitir Pablo Iglesias e Irene Montero por comprarse un chalet de 660.000 euros en la sierra de Madrid se hará sin auditores independientes que velen porque el proceso cumpla con todas las garantías democráticas. Las dudas sobre la neutralidad en una votación de tanta trascendencia cobran mayor fuerza con un informe del que fuera auditor de Podemos, la asociación Openkratio, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO.

El documento revela irregularidades en el proceso de votación de Vistalegre 2, cuando Iglesias arrasó a la candidatura de Íñigo Errejón y obtuvo todo el poder del partido, en febrero del 2017. Tras detallar los fallos, Openkratio planteó exigencias de mejora y, como Podemos se negó a aceptarlas, dejó de actuar como autoridad de votación. La empresa Agora Voting/nVotes, que era también auditor, solo verifica ahora los procesos de primarias. Tras Vistalegre 2, las consultas las validan trabajadores de Podemos que recibieron formación [ver documento adjunto] pero que no son independientes, pues están en nómina del partido. Pertenecen a la secretaría de Organización y al área de Informática. 

El informe de Openkratio [ver documento adjunto], denuncia problemas en las garantías democráticas de Vistalegre 2, una cita en la que el secretario de Organización Pablo Echenique, buscó un sistema de voto que favorecía a Iglesias, como adelantó este diario. 

"Las comunicaciones no fueron neutrales, la transparencia en los gastos fue inexistente, las filtraciones no son aceptables" 

El documento cita la “anulación, sin previo acuerdo, de la participación de los interventores que tomaban parte en remoto” y señala que esta irregularidad produjo que “ciertas candidaturas”, que no especifica, “no pudieron contar con las garantías democráticas que su interventor ofrece”.

Fair play en duda

Otro de los puntos en los que pone el foco es el de los inscritos que tienen derecho a participar en las votaciones. “Debe mejorarse sustancialmente el sistema del censo, pues es claramente insuficiente”, afirma, y hace mención a que se trata de un problema que no depende de ellos, sino del partido.

El documento también lamenta las dificultades de los militantes para verificar su voto y las “comunicaciones no neutrales”. En este aspecto, subraya que “no todas las candidaturas estaban igualmente representadas en los canales de comunicación oficial de Podemos”. Es decir, que las cuentas oficiales del partido se utilizaron para favorecer a unos candidatos frente a otros.

Openkratio critica que no hubo (“fue inexistente”) la transparencia en los gastos de la campaña de Vistalegre 2.

En el apartado de problemas la autoridad lamenta, finalmente, que los resultados del cónclave se filtraran a determinados medios de comunicación. “La mera filtración genera réditos de poder no trazable. No es aceptable”, reprocha.

Albano, a ciegas

Después de que Openkratio dejase de verificar los procesos de votación solo la dirección de Podemos conoce lo que ocurre. Pero el runrún de las sospechas genera malestar. El exsecretario general de Podem, Albano Dante Fachin, ha explicado a EL PERIÓDICO las presuntas irregularidades que hubo en la consulta que propició su relevo, cuando Iglesias convocó desde Madrid unilateralmente una consulta para preguntar a las bases en Catalunya la posición del partido respecto al 1-O.

La votación, recuerda Fachin, no contó con autoridades independientes y no pudo enviar a sus interventores a fiscalizar. “Les dijimos que nos gustaría auditar el proceso. Que gente de Catalunya estuviera presente en el recuento. Pero fue imposible”. ¿Qué ocurrió? ¿Por qué no se lo permitieron? “Lo pedimos a la secretaría de Participación, a la de Organización y a la secretaría General. Pero no recibimos respuesta”, relata.

El exsecretario general de Catalunya considera que el escándalo de la vivienda de lujo de Iglesias y Montero daña profundamente a la formación “no tanto por el chalet en si, sino porque se pone en riesgo la confianza de tantísima gente”. 

0 Comentarios
cargando