Ir a contenido

CASA DE 660.000 EUROS

La consulta sobre el chalet de Iglesias y Montero se hará sin auditores

Los anticapitalistas se desmarcan hartos de la "telenovela" y piden que no se haga la votación

487.772 inscritos deciden entre el martes y el domingo si los dirigentes deben dimitir

Iolanda Mármol

La consulta sobre el chalet de Iglesias y Montero se hará sin auditores

IDEALISTA

El escándalo del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero ha convertido a Podemos en una olla a presión. EL PERIÓDICO adelantó este lunes por la mañana que la consulta a la militancia, que se llevará a cabo desde el martes al domingo, se hará sin autoridades de autentificación independientes. Será el partido quien gestione el proceso y recuente los votos. A las dudas sobre la neutralidad se suma el malestar interno. Aunque Íñigo Errejón se alineó con la pareja, el  sector anticapitalista pidió que se anule la votación. Planea, además, la inquietud por la escasa legitimidad que supondría una baja participación y el golpe electoral que la polémica arrastre a medio plazo. 

En lo inmediato, las dos autoridades externas que históricamente han auditado las consultas de Podemos, Agora Voting Openkratio, aseguran a este diario que no revisarán la votación sobre el chalet. Después de que Iglesias arrasase en Vistalegre 2, la dirección decidió no aceptar las exigencias presentadas por Openkratio para aumentar las garantías y evitar nuevos “fallos" como los que hubo en el cónclave. Desde entonces, esta asociación sin ánimo de lucro no ha vuelto a revisar ningún proceso.

Agora Voting controla las votaciones de primarias, pero no las consultas. Ni la decisión de entrar a gobernar con el PSOE en Castilla-La Mancha, ni la posición del partido respecto al 1-0, ni el relevo de Albano Dante-Fachin como líder de Podem fueron auditadas por autoridades independientes. Podemos instaló el software, la herramienta electoral de Agora Voting, en su sede estatal (por eso su marca aparece en la cabina de votación virtual) pero son trabajadores del partido quienes controlan el proceso, validan votos y hacen el recuento. Podemos, tras la insistencia de la prensa, confirmó a última hora lo adelantado por este diario: que son sus empleados los que realizan el proceso.

Tanto Iglesias como su secretario de Organización, Pablo Echenique, defendieron este lunes “los parámetros de seguridad” de la votación. No revelaron detalles de cómo va a asegurarse la neutralidad, pero aseguraron que este proceso va a hacerse con las mismas garantías que las primarias en las que Íñigo Errejón fue nombrado candidato a la Comunidad de Madrid en el 2019. Agora Voting confirmó a este diario que sí verificaron la votación del madrileño, pero que no supervisarán la consulta del chalet.

Las críticas

En medio de la polémica, los anticapitalistas criticaron la votación y pidieron que se no se haga. La portavoz en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta, pidió que se retire el plebiscito y se revise el código ético del partido. Podemos Andalucía también cuestionó la necesidad de una consulta y reclamó coherencia, en la línea del alcalde de Cádiz, José María González, Kichi. El líder de anticapitalistas, Miguel Urbán, lamentó que el escándalo se haya convertido en una "telenovela" contra la que ya advirtieron en Vistalegre y asegura que la consulta no es el camino a seguir.

El líder en Asturias, Daniel Ripa, también opinó que la consulta es un error. Iglesias, visiblemente molesto, advirtió a el asturiano y a la jefa en Andalucía, Teresa Rodriguez, que espera que si algún día se cuestiona su credibilidad "no se aferren al escaño".

El candidato a la Comunidad de Madrid, en cambio, intentó pasar de puntillas sobre la polémica. Con gesto serio confirmó que votará en contra de la dimisión. "Se han cruzado líneas rojs que no se deberían haber cruzado. Voy a estar donde me necesiten", afirmó.

Con el escándalo sin bajar en intensidad, las votaciones comienzan este martes a las cinco de la tarde. 487.772 inscritos están llamados a votar. Aunque el oficialismo al completo está sumido en una intensa campaña en las redes sociales para arropar a Montero e Iglesias, nadie en Podemos se atreve a hacer un cálculo de qué portentaje de participación puede haber.

Mientras, el Ayuntamiento de Galapagar ha dado traslado a la Guardia Civil y a la Delegación del Gobierno de las convocatorias de barbacoas multitudinarias que han tenido lugar a través de Facebook en el chalet .