Ir a contenido

CAMINO DE LAS URNAS

Iceta hace piña con sus alcaldes ante el "chantaje" independentista

Los socialistas lanzan un mensaje de fuerza municipal a soberanistas, 'comuns' y Ciutadans

El PSC promete una ley de barrios 2.0 y 3.000 millones para un plan de choque social

Roger Pascual

Miquel Iceta en un acto de campaña sobre municipalismo.

Miquel Iceta en un acto de campaña sobre municipalismo. / ALBERT BERTRAN

El 1-O y sus repercusiones han hecho saltar por los aires muchos acuerdos municipales en los que estaba el PSC. Antes de verano, los socialistas tenían 122 alcaldes y formaban parte del equipo de gobierno en 70 municipios más. En estas 192 poblaciones viven casi cinco millones de catalanes, un tercio de los cuales en Barcelona, donde los 'comuns' decidieron dinamitar el pacto. Desde la capital catalana, los socialistas han querido lucir su músculo municipal y lanzar un mensaje no solo a los 'comuns' sino también a Ciutadans y a los independentistas, a los que han acusado de hostigar a los ediles del PSC. 

"Os han faltado al respeto", ha denunciado Miquel Iceta en un acto en el que le han acompañado presencialmente muchos alcaldes socialistas catalanes y en el que también ha recibido mensajes de apoyo otros de toda España. Ediles de todo el territorio han explicado que se han visto fuera de los equipos de gobierno de sus poblaciones no por su tarea en sus poblaciones sino por el 'procés'. Jaume Collboni, responsable de política municipal del PSC y teniente de alcalde en Barcelona hasta que Ada Colau rompió el pacto, ha cargado contra Ciutadans (“no tiene ni un alcalde ni puñetera idea de gobernar") y Catalunya en Comú Podem. "Los 'comuns' dicen que quieren construir puentes y tener llave. ¿La llave para romper puentes como era el gobierno de izquierdas de Barcelona?”

Como si de terapia de grupo se tratara, varios alcaldes han explicado el "acoso" recibido por no dar apoyo al referéndum unilateral.  En la línea de lo apuntado por Núria Parlon el día anterior, Iceta ha acusado a Puigdemont de alentar la "violencia verbal y quien sabe si de la otra" contra los socialistas. El líder del PSC ha pedidos a sus alcaldes que no cedieran al "chantaje", como hizo Xavier Vilamala, exalcalde de Sant Hipòlit de Voltregà, que se negó a romper el carnet del partido a cambio de seguir en el cargo. "Miquel, líbranos de esta situación. Que no seamos señalados como hizo un mal 'president' de la Generalitat que permitió que los alcaldes y concejales socialistas seamos señalados", le ha reclamado Vilamala.

Intervenciones en las que también han querido exponer que se han sentido abandonados por los Governs independentistas. Como Inma Costa, alcaldesa de Montmell, que ha lamentado que hasta cinco 'consellers' se han negado a recibirla. "Todos los municipios necesitamos que la Generalitat esté a nuestro lado y cumpla con sus obligaciones", ha clamado Ana María Martínez, alcaldesa de Rubí, que ha criticado que sus reclamaciones sean menos escuchas que las de su vecina Sant Cugat por tener un "color" político distinto.

"Tenemos un Govern que ha vivido de espaldas a los ayuntamientos, a la ciudadanía y al pais", ha aseverado Iceta, que ha reclamado impulsar una "ley de barrios 2.0" a la vez que ha desgranado el plan de choque social para el que, si es presidente, tiene previsto destinar 3.000 millones de euros que permitirían, entre otras cosas, 80.000 nuevas plazas de guarderías, 96.000 de becas comedor o aumentar un 25% el parque de vivienda de alquiler social. Algo que pasa por un nuevo sistema financiación, algo que no entiende que los independentistas no reclamen. "¿Como se atreven hacer propuestas de mejor política social sino ofrecen una mejor financiación?". Reivindicación en la que ha coincidido por la tarde con la presidenta balear Francina Armengol en Rubí, que ha destacado que "no es posible un sistema que siga castigando a los territorios que más aportamos (...). España será federal o no será".

0 Comentarios
cargando