CONFERENCIA DE PRESIDENTES

Rajoy promete una nueva financiación sin tratos bilaterales

El presidente y las autonomías apuestan por cerrar el nuevo modelo antes de final del año

El jefe del Ejecutivo invita a Catalunya a sumarse al debate en el momento que desee

Mariano Rajoy, con el Rey y el presidente del Senado, Pío García-Escudero, este martes en Madrid. / JOSÉ LUIS ROCA / ATLAS VÍDEO

Se lee en minutos

PILAR SANTOS / JUAN RUIZ SIERRA / MADRID

Mariano Rajoy cerró este martes su segunda conferencia de presidentes autonómicos con varios acuerdos bajo el brazo y algunos compromisos de calado. El principal, la voluntad de tener el nuevo modelo de financiación autonómica antes de que acabe este año, ya sea con o sin la participación del Gobierno catalán. “Lo que no se le puede decir al resto de comunidades es que no puede haber un nuevo modelo de financiación porque hay una que no quiere hacerlo”, espetó al acabar la cumbre en MadridMadrid.

El lendakari, Iñigo Urkullu, y el ‘president’, Carles Puigdemont, faltaron, como estaba anunciado, a la conferencia, un órgano que no se reunía desde el 2012. Rajoy lamentó estas dos ausencias y en el caso catalán (Euskadi tiene concierto económico propio) mostró su confianza en que la Generalitat se acabe sumando al debate. Aunque, subrayó, no debe esperar ningún trato especial. La bilateralidad, según la entiende el líder del PP, se circunscribe a una reunión cara a cara y poco más. "Yo, si quiere verme [Puigdemont], lo veré. Igual que si quiere hacerlo cualquier presidente de otra comunidad autónoma. Una cosa es que hablemos y otra es que haya unas decisiones para unos y otras decisiones para otros", avisó.

 

El acuerdo que alcanzaron este martes los dirigentes señala que, para poder cumplir con el deseo de tener listo el nuevo modelo antes de diciembre, en el plazo de un mes se debe crear una comisión de expertos que estará integrada por los que proponga el Estado y uno por cada comunidad.

"NINGÚN REPROCHE"

Rajoy aseguró que la Generalitat "tiene abierta la puerta" para nombrar a un especialista cuando quiera. "Ahora, cuando las negociaciones estén en la mitad o al final. Estaría bien que [la Generalitat] estuviera presente […] Cuando quieran pueden hacerlo, a cambio de nada. No puedo hacer ningún reproche", comentó el presidente. Según fuentes de Hacienda, el Ejecutivo de Puigdemont deberá informar en el seno de un próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera el nombre de esa persona. Por ahora, la Generalitat y Baleares han dicho a través de la prensa que compartirán al catedrático de economía Guillem López Casasnovas.

La portavoz del Govern, Neus Munté, comentó que, pese a no haber participado en la reunión, la Generalitat "no va a desentenderse" de los trabajos que se realicen en esta materia próximamente. Unos meses, no obstante, que pueden ser complicados a la hora de negociar con el Ejecutivo catalán si Puigdemont convoca unas nuevas elecciones, según temen fuentes de la Moncloa.

Rajoy hizo un llamamiento para que las comunidades hagan el "mayor esfuerzo" posible para lograr un nuevo marco de financiación que responda a los retos del envejecimiento, el despoblamiento y el aumento del gasto en sanidad, pensiones, dependencia y educación. El líder del PP subrayó que, encima, el modelo de financiación, que debería haberse cambiado en el 2014, debe diseñarse cuando el Estado recauda 20.000 millones de euros menos que en el 2007, cuando empezó la crisis.

ARMONIZACIÓN FISCAL

El debate de los próximos meses será arduo. Para algunas comunidades, como Andalucía y Extremadura, cierta armonización fiscal entre territorios debe ser condición necesaria para llegar al nuevo sistema. Sus presidentes, los socialistas Susana Díaz y Guillermo Fernández Vara, alertaron de las diferencias entre autonomías en los impuestos de sucesiones y patrimonio. Fue uno de los asuntos que más división provocó en la conferencia, pero no por cuestiones de partido. La conservadora Cristina Cifuentes, la presidenta de Madrid, donde el impuesto de sucesiones está bonificado al 99% mientras en otros territorios se encuentra gravado, se manifestó en contra, al igual que la presidenta de Baleares, Francina Armengol, del PSOE.

"Tenemos que saber cuál es la media de los tramos autonómicos de los impuestos. En Andalucía debemos tenerlos altos para pagar los servicios sociales. Puede que otros no porque estén hiperfinanciados. Eso tiene que condicionar el nuevo sistema. Yo no quiero que haya paraísos fiscales en mi país", dijo Díaz, sin citar a Madrid. "En Extremadura hay gente que para poder heredar una casa la tiene que vender para poder pagar el impuesto de sucesiones", dijo Fernández Vara.

Pero Rajoy optó por no implicarse demasiado en este espinoso asunto. "No se ha tomado ninguna decisión. Está todo abierto, se tiene que estudiar", explicó.

Te puede interesar

Tanto el Gobierno como las autonomías querían que esta fuese una cita decisoria, no meramente declarativa, y los acuerdos no solo se centraron en la financiación. Así, se decidió también sumar a las comunidades al pacto por la educación, mejorar los mecanismos de participación de estos territorios ante la Unión Europea (UE) y abordar la puesta en marcha de una tarjeta para los desempleados para que conozcan las prestaciones a las que tienen derecho. Entre el 2011 y el 2015, durante la legislatura de la mayoría absoluta del PP, la conferencia de presidentes solo se reunió en una ocasión. Ahora las administraciones se comprometen a celebrar una cita de este tipo al año.