la nueva legislatura

ERC y CDC: 'No' sin el referéndum

Unidad de acción entre los principales partidos soberanistas cara a la investidura

Los convergentes ofrecen en Madrid unas formas un poco menos adustas que las de los republicanos

Gabriel Rufián se abraza con Oriol Junqueras, en presencia de Joan Tardà, tras el buen resultado de ERC en las elecciones del 20-D. 

Gabriel Rufián se abraza con Oriol Junqueras, en presencia de Joan Tardà, tras el buen resultado de ERC en las elecciones del 20-D.  / EFE / ANDREU DALMAU

2
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

El complejo momento que vive la política española es recibido por ERC y CDC, adalides del proceso independentista catalán, poco menos que como agua bendita. Tras tres meses, entre el 27-S y el pacto que ha aupado a Carles Puigdemont como 'president'Carles Puigdemont, en los que el proceso soberanista ha corrido serio riesgo de ser asimilado, en el imaginario colectivo, a algo bronco y que conduce a la ingobernabilidad, que la más o menos siempre estable política española se halle ahora mismo ante la misma piedra que se cruzó en el camino de las fuerzas catalanas, los problemas para hallar una mayoría que elija un presidenteun presidente, les supone todo un alivio. Es tal la comodidad que ninguno de los dos partidos parece muy dispuesto a implicarse, algo que siempre pasa factura, por el bien de España.

Si a eso le sumamos que entre los que les piden apoyo se hallan, precisamente, los que les ganaron, a ambos, las elecciones del 20 de diciembre, es decir Podemos (con su marca catalana, En Comú Podem), cualquier atisbo de colaboración quedaría anulado. Los socios de Govern en Catalunya, vía Junts pel Síse desgañitaron en campaña alertando de que la propuesta estrella, que arrastró multitudes, la del referéndum de autodeterminación, era irreal y poco menos que una ensoñación. Y siendo ese el banderín de enganche de los podemistas el 20-D, ERC y CDC se han conjurado para que no puedan desprenderse de él tan facilmente en una posible negociación. Los soberanistas se sienten cómodos tensando uno de los extremos de la cuerda, cuyo otro cabo se encuentra en manos del PSOE. Los socialistas españoles dicen 'no' a un pacto que ponga en peligro la unidad de España. Los soberanistas ya han espetado que sin referéndum no hay apoyo.

Esquerra recuerda  que ha pedido el referéndum 16 veces en el Congreso y siempre ha topado "con el mismo muro"

Pero la de la consulta no se trata de una reivindicación en sí de los partidos cartalanes. Para ambos se trata de de una 'pantalla pasada'. "Somos los campeones del referéndum. Lo hemos intentado hasta en 16 ocasiones en el Congreso y siempre hemos topado con el mismo muro", acostumbra a afirmar el presidente de ERC y vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras. "No nos manejamos sobre hipótesis", señala una fuente republicana. "De momento no hay opción a referéndum. Si deciden ponerla sobre la mesa, que avisen y ya la estudiaremos", sentencia. 

Noticias relacionadas

CAMBIO DE REFERENTE

Nótese que en la composición del Congreso salido de las urnas de diciembre hay una sustancial novedad. La principal referencia del soberanismo catalán ya no es, como siempre había sido, Convergència, sino Esquerra. Y que, si bien comparten una unidad de acción con su 'no' a toda opción de investidura, las formas que emplean ambas fuerzas son bastante distintas. Los republicanos, a diferencia de los convergentes, y como respuesta a la negativa de Felipe VI a recibir a la presidenta del Parlament, Felipe VI Carme Forcadell, no ha participado, al igual que Bildu, en las rondas de contactos llevadas a cabo por el Rey. No solo eso. Los republicanos han mostrado todo el desinterés posible en fomar parte de una eventual ponencia para la reforma de la Constitución. Es también una pantalla pasada para Gabriel Rufián y Joan Tardà.