Ir a contenido

CAMINO DE LAS URNAS

Colau negocia con Podemos un pacto para ir juntos al 20-D

Barcelona en Comú exige un candidato independiente para sumarse a la coalición

'Catalunya en Comú' o 'Podem en Comú', posibles nombres de la confluencia

IOLANDA MÁRMOL / Madrid / JOSE RICO / Barcelona

La confluencia de Pablo Iglesias y Ada Colau cara a las elecciones generales empieza a tomar cuerpo. La dirección estatal de Podemos negocia con Barcelona en Comú un acuerdo para que la plataforma que dirige la alcaldesa confluya con la candidatura lila en Catalunya para el 20-D. El partido de Iglesias, que en julio llegó a un pacto con ICV y EUiA para concurrir unidos a esos comicios, busca que la fuerza que lidera Colau dé un paso adelante y cristalice la sintonía que existe en una lista conjunta para las legislativas. Las «conversaciones informales», como prefieren llamarlas en la cúpula de Podemos, no están cerradas todavía y se están produciendo al más alto nivel desde hace semanas. El secretario político del partido lila, Íñigo Errejón, y su secretario de organización, Sergio Pascual, han asumido las riendas de las negociaciones y han desembarcado en Barcelona esta semana para avanzar en el diálogo con Colau.

Fuentes conocedoras de las conversaciones han explicado que Barcelona en Comú ha puesto sobre la mesa la condición de que el cabeza de lista sea un perfil independiente, fuera de la órbita de los partidos, y que la candidatura se nutra de un buen porcentaje de nombres procedentes de «espacios ciudadanos de confluencia» no contaminados por siglas. La línea roja de Colau es que se trate, en definitiva, de una lista de marcado carácter ciudadano, similar a la que la aupó a ella misma hasta la alcaldía de Barcelona en mayo.

GRUPO PARLAMENTARIO PROPIO

No obstante, dado el carácter estatal de las elecciones, las huestes de Colau entienden que la candidatura debe ser sostenida por PodemosICV y EUiA. Otra de las reivindicaciones de Barcelona en Comú es que los diputados que obtengan se constituyan como grupo independiente en el Congreso, petición que no supone para Podemos problema alguno porque este punto estaba incluido en el pacto sellado en verano con ICV y EUiA.

Ese acuerdo, del que ninguna de las partes difundió documento alguno en su día, puede decirse que quedó ayer en suspenso. Los portavoces de Podem Catalunya, Marc Bertomeu y Jéssica Albiach -máximos dirigentes provisionales tras la dimisión de Gemma Ubasart-, dejaron a las claras ayer que todos los compromisos suscritos entonces pueden revisarse si se trata de fortalecer la coalición con nuevos socios. Uno de los extremos que cambiará será el nombre de la marca, tras el fracaso de Catalunya Sí que es Pot. ¿Qué nombres se barajan? Según fuentes de la negociación, las posibilidades con más peso ahora mismo son 'Catalunya en Comú' y 'Podem en Comú'.

En cuanto al candidato, la exigencia de Colau de un independiente como número uno cerraría la puerta al nombre que sonaba con más fuerza para encabezar la lista, el coordinador de ICV, Joan Herrera. Bertomeu también indicó que en este punto todo queda abierto a la espera del desenlace de las negociaciones con Barcelona en Comú. Pese a los esfuerzos para mantener estas negociaciones en la máxima discreción, las declaraciones de Colau ayer en TV-3, reclamando una «mayoría transversal» y un referéndum como única vía efectiva para resolver el dilema soberanista, espolearon el runrún hasta convertirlo en un secreto a voces.

Oficialmente, Barcelona en Comú tiene convocado para este viernes por la tarde un plenario con un único punto en el orden del día: decidir si la plataforma debe o no «intervenir» en las elecciones del 20-D. Si el resultado del debate es favorable, se convocaría de inmediato una nueva reunión para resolver cuál ha de ser la fórmula más efectiva de implicarse, y se pondría sobre la mesa la posibilidad de una candidatura conjunta.

BUENA PREDISPOSICIÓN

En Podemos confían en llegar a un acuerdo en breve porque no ven escollos sustanciales en la negociación y perciben que «la predisposición es buena». Fuentes de la fuerza lila reconocen que estarían «encantados» de contar con el aval de Colau para el 20-D, pero tienen muy claro también, que no pueden repetir el error del 27-S de diluirse en una marca donde no sean reconocibles. Bertomeu afirmó que hay que modificar «estrategias y formas de comunicar el mensaje», con muchos más «actos de proximidad» al margen de los mítines.

Podemos considera que, pese al mal resultado cosechado el 27-S, Catalunya será un granero de votos decisivo el 20-D y aspira a captar parte del voto de la CUP, que no se presenta a las generales, e incluso de ERC. Con las encuestas en contra y tras la ruptura de relaciones con IU, confían en que el pacto con Colau movilice a votantes potenciales adormecidos y repesque a los que el 27-S migraron a Ciutadans en los barrios más populares.