DECLARACIONES DEL TITULAR DE INTERIOR

Jorge Fernández Díaz dice que la 'guerra de banderas' de Barcelona le recuerda a "cuando ETA estaba plenamente operativa"

El ministro ha vinculado el hecho con el proceso independentista, "un absoluto disparate" que "está alterando profundamente la convivencia"

El ministro del Interior Jorge Fernández Díaz asegura que la guerra de banderas de Barcelona le recuerda cuando ETA estaba plenamente activa y operativa,  sembrando regueros de sangre y terror por todas partes / EFE / VÍDEO: ATLAS

Se lee en minutos

El ministro del InteriorJorge Fernández Díaz, ha afirmado que la 'guerra de banderas' vista en el Ayuntamiento de Barcelona "tiene connotaciones muy negativas" al recordar a la que se vivió años atrás en el País Vasco "cuando ETA estaba plenamente activa y operativa, sembrando regueros de sangre y terror por todas partes".

El titular de Interior se ha referido de este modo al incidente ocurrido en el balcón del ayuntamiento cuando el edil de ERC Alfred Bosch ha colgado una 'estelada' y el portavoz del PP y hermano del ministro, Alberto Fernández Díaz, ha respondido colgando una bandera española durante un acto de la fiesta mayor de la ciudad.

El ministro ha relacionado esta situación con el proceso independentista impulsado por Artur Mas, "un absoluto disparate" que está alterando "profundamente la convivencia", y ha advertido del efecto imitación que puede generarse con un presidente de la Generalitat que anuncia "su disposición a saltarse la ley".

Noticias relacionadas

"No nos puede extrañar que otras personas, a otros niveles, intenten secundarle y consideren que no deben respetar la ley", ha señalado Jorge Fernández, que ha incidido en que si no se respeta la ley entonces rige la "ley de la selva". "La ley de la selva es la ley del más fuerte; no creo que les convenga ir por ahí", ha apuntado.

En este sentido, ha hecho hincapié en la necesidad de respetar la ley como "garantía de una convivencia civilizada, democrática y libre" y lo ha contrapuesto a un Artur Mas dispuesto "a saltarse la ley contraponiendo legalidad y democracia" como si en un país democrático como España las leyes no fueran democráticas", cuando lo son "porque emanan de Parlamentos elegidos democráticamente".