elaboración de una norma pendiente

La ley electoral supera las enmiendas a la totalidad pero sigue sin lograr el consenso necesario

CiU y ERC permiten que el texto prospere antes de la votación definitiva tras intercambiar duros reproches con el resto de grupos a cuentas del sistema electoral

4
Se lee en minutos
RAFA JULVE / BARCELONA

La ley electoral catalana entra en la fase decisiva tras rechazar en el pleno del Parlament de este miércoles las enmiendas a la totalidad, tanto la presentada por Ciutadans como las del PSC, el PPC e ICV-EUiA, que iban acompañadas de textos alternativos. Los votos de CiU ERC han permitido que se empiece a tramitar en comisión la redacción elaborada en ponencia para que se incluyan los retoques necesarios antes de volver al pleno de la Cámara. Las expectativas de que la norma vea la luz en esa batalla final son prácticamente nulas.

Será en julio cuando el proyecto se someta a la votación definitiva y salvo sorpresa allí volverá a sufrir el enésimo revés. Para aprobar la ley electoral son necesarios los votos favorables de 90 diputados de 135, por lo que la negativa segura del PSC (19 escaños), del PPC (19) y de Ciutadans (9) impedirá que prospere. El texto alternativo presentado por los socialistas lo han apoyado el PPC, ICV-EUiA y Ciutadans; el del PPC ha obtenido el respaldo del PSC y de Ciutadans, y el de ICV-EUiA, el del PSC, el del PPC y el de Ciutadans. La CUP se ha abstenido en todas las votaciones salvo en la de Ciutadans, que no ha obtenido respaldo ninguno más allá del de sus propios diputados.

SIN MECANISMO PARA CONTAR VOTOS

Como a lo largo de las tres décadas de demora que lleva la aprobación de la norma, las discrepancias en torno al sistema electoral, el mecanismo para contar los votos, suponen el principal obstáculo para el acuerdo. El texto de la ponencia, suscrito por CiU, ERC, la CUP e ICV-EUiA (pese a que esta después presentó una enmienda a la totalidad con texto alternativo), no entra a modificar la actual fórmula, heredada de la ley electoral estatal. En cambio, con ligeras variaciones entre ellas, las propuestas del PSC, el PPC e ICV-EUiA abogan por un sistema con circunscripción única para toda Catalunya; una persona, un voto, sin 'correcciones' como las actuales para favorecer a territorios menos poblados. La razón de la discordia: a unos partidos les interesa que el área metropolitana de Barcelona tenga el peso exacto que le corresponde por habitantes y a otros les conviene que se siga primando a las otras demarcaciones.

Cuestiones de menor calado que sí incorpora el texto que ha superado las enmiendas a la totalidad son por ejemplo la prohibición de compaginar el cargo de diputado del Parlament y senador, la eliminación de los bloques electorales en los medios de comunicación públicos, la obligatoriedad de que los parlamentarios estén censados en la circunscripción por la que concurran y el voto anticipado en los ayuntamientos la semana previa a unas elecciones.

"SUCEDÁNEO" QUE "FAVORECE" A CiU

Durante el debate en la Cámara, el diputado del PSC Celestino Corbacho ha culpado a CiU de querer aprobar un "sucedáneo" de ley electoral basado en la normativa española y ha señalado que a lo largo de estas tres décadas y media los nacionalistas se han visto "sobrerrepresentados" con 34 diputados, mientras que el PSC ha tenido 5 diputados menos de los que en su opinión le hubieran pertocado, ICV-EUiA 14 menos y ERC, uno más. "Ese es el motivo por el que CiU quiere mantener el sistema actual", ha espetado el dirigente socialista. Y ha añadido: "¿Cómo quieren hacer unas elecciones plebiscitarias si al margen de las cuestiones jurídicas conculcan la igualdad de voto?"

Santi Rodríguez, del PPC, prácticamente ha calcado los argumentos del interviniente anterior y ha querido ensalzar, como Corbacho, que el modelo que ellos proponen, basado en el sistema alemán," no significa reducir la representación de las provincias de Lleida, Tarragona y Girona. Las únicas discrepancias con el parlamentario del PSC ha sido rechazar la mayoría de asuntos menores que incluye la  propuesta; cuestiones que sí ha defendido Jaume Bosch, de ICV-EUiA, quien no obstante ha insistido en la necesidad de crear un nuevo sistema de recuento de votos sin que por ello se afecte a las comarcas de fuera del área metropolitana de Barcelona, algo que la CUP tampoco acaba de ver mal, aunque su diputado Quim Arrufat ha afeado que el resto de partidos no tienen en cuenta la posibilidad de otorgar el derecho de voto a los inmigrantes.

Como el PSC, el PPC e ICV-EUiA, el diputado de Ciutadans Carlos Carrizosa ha defendido la circunscripción electoral única, y ha añadido duros reproches a CiU y ERC por querer impulsar la ley sin abordar el sistema electoral. En su opinión, nacionalistas y republicanos tienen "prisa" marcadamente partidista para que el nuevo reglamento se aplique en las próximas elecciones autonómicas. "Debe dejarse un año desde que se cambia la ley electoral hasta que se celebren las siguientes elecciones. Hace falta una campaña de información seria", se ha quejado.  

CiU Y ERC SE DEFIENDEN

El diputado de ERC Roger Torrent ha acusado de hacer "demagogia" a los partidos que rechazan la proposición y ha subrayado el fomento de la participación, la mayor transparencia, el ahorro en trámites y campañas y la incorporación de las listas desbloqueadas; además de la obligatoriedad de que los candidatos vivan donde se presentan "para evitar los espectáculos que hemos visto en los últimos días", en alusión a las listas fantasma listas fantasma. Sobre el sistema electoral ha alegado que cada partido podrá presentar su propuesta a través de las enmiendas parciales. Este sistema, ha dicho, se ha de basar en la "proporcionalidad", porque "representa mejor la pluralidad del país", y también en la "territorialidad". Es decir, nada de circunscripción única.

Noticias relacionadas

Por último, el convergente Lluís Corominas ha defendido también que en el proceso de enmiendas se pueden debatir los sistemas electorales y ha arremetido especialmente contra la "actitud a la contra a lo largo de toda la ponencia" del PSC, pieza clave para que la ley salga adelante. También ha defendido que la fórmula de contar los votos es una de las más proporcionales del mundo y ha afeado a ICV-EUiA que presentara una enmienda a la totalidad después de haber firmado el texto. "Quedamos en que cada grupo presentaba su propuesta sobre sistema electoral una vez superado el debate a la totalidad", le ha recordado.